Pullas entre camaradas

Entiendo que, así como en materia penal debe presumirse siempre la inocencia del encausado (hasta prueba en contrario, claro), también en materia de traición, felonía, infidelidad, perfidia, deslealtad o ‘brincadera de talanquera’ -sinónimo acriollado y continente de todos los anteriores-, debe presumirse la inocencia no obstante los indicios y presunciones, incluso vehementes, que los recelados o receladas vayan obsequiando con sus particulares criterios o análisis, dentro del fragoso clima de la faena política de hoy, que muestra al menos, como lo veo, un pronunciado tinte revolucionario, y creo que no exagero.

Hay que entender que aquí se busca, y que sobre todo se quiere hacer, una revolución democrática socialista, porque simplemente la inmensa mayoría del pueblo venezolano, así lo auspicia con su voto, que, para más yerbas aromáticas, se expresa en límpidos procesos electorales, donde por ejemplo, no son fuerzas paramilitares, como en otro país, las que modelan la “intención” de voto con su espeluznante crueldad, a pesar de que sí, con el terrorismo mediático. Y proceso que, paso a paso, va exhibiendo las bondades de sus aspiraciones y concreciones, que no son más que las de redimir de la pobreza a la determinante mayoría del pueblo venezolano, y la de hacer del país una referencia mundial de humanidad, dignidad y progreso, con un eficiente liderazgo a la cabeza que se la juega, y que además, se parte las posaderas por lograrlo… Y vuelvo a creer, que tampoco exagero.

Pero hay que entender, también, que las aspiraciones de los que apoyamos el proceso, tiene diversos niveles de revoluciones por minuto, como los motores de carro, que van quizás, de las 3.000 en uno convencional, a las de un bólido de fórmula 1 que podría llegar hasta las 8.000, o más, y eso es normal, porque influye en el nivel de velocidad.

Siempre expreso, que dentro de las varias categorías de revolucionarios, hay los que critican o reprueban al líder indiscutible, a quien casi siempre le dicen que es muy dado a creer en pendejadas, que es muy confrontacional, o muy blandujo; que es muy virginal en política o zamarro en demasía, que no es bolchevique lo suficiente, que no acaba de una vez con la corrupción ni con el resto de las maldades del mundo, que no le gusta la sangre, que no tiene la más mínima crueldad necesaria para poder ejercer el poder con éxito revolucionario, que se deja engatusar por el entorno, categoría donde pudiera escucharse, incluso (o mejor dicho, se ha escuchado), que habría que joder al maestro Abreu porque es un presunto burgués, cuando la mismísima Bolchevique le respetara el laboratorio a Pávlov, siendo el famoso fisiólogo muy contrario al comunismo, así como que, habría que preservar a Globovisión, porque allí hay bellas carajitas que garantizan la libertad de expresión, hasta para volverse loco, por ellas, o por lo que ellas dicen, manejadas por respetables viejos verdes y acaparadores. Pero eso es considerable, debido al furor que pudiera embargar a cada quien por la potencia de sus hormonas intelectuales.

Ahora, la presunción de inocencia debe tener un límite dentro de la Revolución, dado que, no hay un juez individual que la ratifique o la niegue, sino un juez colectivo que vendría a ser la propia masa revolucionaria que lo dilucidara. Y pienso que, la raya amarilla, para identificar a un traidor, felón, infiel, pérfido, desleal o ‘brincador de talanquera’, debe ser aquella donde su discurso se identifique con el de la contra revolución, como es el caso de los ilustrísimos y reverendísimos dirigentes de Podemos. Aunque, viéndolo bien, hay un discurso magno que se identifica con el de la contra revolución, que es aquel que dice que, sólo la ineficiencia, la torpeza política y el razonamiento atropellado y atropellador de los revolucionarios en función de gobierno, y de liderazgo, es lo que pudiera derrotar a la Revolución; y eso no es cuento de escuálido o escuálida, queridos camaradas.

canano141@yahoo.com.ar


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2457 veces.



Raúl Betancourt López


Visite el perfil de Raúl Betancourt López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Raúl Betancourt López

Raúl Betancourt López

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Medios de Comunicación


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición