Yo no te entiendo Vladimir

Las veces que he escrito a través de Aporrea es movido por el interés  de aportar  a la formación de la organización popular  y por consiguiente de los nuevos cuadros revolucionarios,  estoy convencido que la tarea fundamental de un revolucionario tiene que ir en ese sentido y no en buscar espacio para la figuraración. Repito, la tarea en este momento histórico de un revolucionario es apoyar la construcción de la organización revolucionaria y de cuadros  revolucionarios. 

Fiel continuo en esa línea que me he trazado, de aportar al proceso de construcción  colectiva y no venir a opinar por opinar, a desgatarme en discutideras  como  las hormiguitas de la canción de Alí; no camaradas, yo apuesto a la suma, a recargar los fusiles, el mío y el  de los nuevos cuadros en esta batalla de  ideas. Solo en ese sentido me atrevo a opinar sobre lo dicho por el camarada Vladimir Villegas, en sus dos últimos artículos, publicados a través de este importante medio.   

En el articulo “Manual para callar a Globovisión” Vladimir  señala:

“La solución que el gobierno encuentra para resolver ese “problema político” llamado Globovisión es amenazar con el cierre, que pudiera concretarse de un momento a otro.Y no se pasea por otras vías para evitar que un canal de tan poco alcance nacional le siga amargando la vida. ¿No cree usted, señor Presidente, que una mejor manera de saltar esa piedrita en el zapato llamada Gloobovisión sería transformando radicalmente los medios del Estado y abriéndolos a la crítica, al debate sin cortapisas y a la difusión de los más diversos puntos de vista sobre la vida, la política, la cultura y la economía? “

Leyendo ese párrafo me salió expresarte; ¡yo no te entiendo Vladimir!,  bueno, debe ser una cuestión de enfoque, de ángulo para mirar las cosas,  tu eres periodista, eres  “hombre de medio”, sabes  más  de estrategias y tácticas  para ganar  tele audiencia; yo en cambio soy un ciudadano común intentando ser revolucionario, hace tiempo abandone las charlas de cafetín, y todas los días me voy a la zona rural ayudando al fortalecimiento de los consejos comunales. A diferencia de ti, que seguro estoy, participaras en tertulias con expertos en medios, yo en cambio me encuentro con  Roberto, no es alguien especial para los medios, para mí si, es un campesino  de Caripito, cuarenta años sembrando cacao y ocumo. Roberto me dice: “Amigo Ovalles, ayer vi un ratico ese canal Globovision y me asuste, esa gente dice unas cosas que dan miedo” otra veces me repite: “Amigo Ovalles, si el tribunal decidió que la gente del puente Llaguno no le estaba disparando a la marcha, ¿Por qué esa gente de Globovisión, sigue mostrando las imágenes y diciéndoles, pistoleros y asesinos? . 

Roberto me dio respuesta a tu análisis Vladimir;  el problema no es que un canal  le siga amargando la vida al gobierno, no es un problema de competencia, de rating; es sencilla y llanamente que desde 1999  los venezolanos decidimos democráticamente refundar la patria y tu lo sabes muy bien porque fuiste parte de ese proceso, acordamos las reglas fundamentales de convivencia y de construcción de ese nuevo país, esa es la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

 

El problema es, que quienes están siendo desplazados democráticamente del poder, se resisten con  prácticas fuera de la normativa legal pero  encubriéndose en derechos elementalmente humanos, que el gobierno revolucionario respeta, como es la libertad de  expresión. No se puede seguir permitiendo que esgrimiendo “ la defensa de libertad de expresión” que aquí en Venezuela se disfruta hasta el abuso, se llame a desconocer la decisión de la justicia, se mienta descaradamente, periodistas se conviertan en una especie de sicarios mediáticos; eso es un irrespeto y un atentado contra nuestra dignidad, si seguimos así, los nuevos comunicadores sociales asumirán estos antivalores como su código de ética; todo esto es contrario al basamento jurídico fundamental que sirve de guía para el país  que decidimos democráticamente construir. El estado esta en la obligación de intervenir en defensa de sus ciudadanos como lo dice el articulo 3 de nuestra constitución: 

   Artículo 3. °

El Estado tiene como fines esenciales la defensa y el desarrollo de la persona y el respeto a su dignidad, el ejercicio democrático de la voluntad popular, la construcción de una sociedad justa y amante de la paz, la promoción de la prosperidad y bienestar del pueblo y la garantía del cumplimiento de los principios, derechos y deberes reconocidos y consagrados en esta  Constitución.... 

Otra cosa que no entiendo Vladimir y a lo mejor tu me lo puedes explicar mejor, es cuando exiges tu derecho a replica. Primero; como ciudadano tienes el derecho a réplica y rectificación cuando se  te afecte por informaciones inexactas o agraviantes pero tu que vienes de un hogar comunista como yo, que  entendemos y practicamos la equidad, pretendes convertirte en un venezolano de primera; tienes columnas en prensa escrita, programas de televisión, de radio  y también quieres ejercer tu derecho a replica en el programa donde se comento tu postura  con relación al caso en cuestión; seria bueno  que busques  la decisión de La  Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, del 12  Junio de 2002 sobre un derecho a replica solicitado por Elías Santana al programa Aló Presidente. Segundo; es una cuestión de consecuencia, de estar a la altura de la palabra, no puedes ser que reclames un derecho a replica al programa Dando y Dando, pero a la ves lances improperios contra Mario Silva; ahí me hiciste recordar otra ves al viejo Roberto, que siempre me dice; “Verdugo no pide clemencia”.   
 

PATRIA SOCIALISTA O MUERTE. 

josehog13@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2753 veces.



José Ovalles


Visite el perfil de José Ovalles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Medios de Comunicación


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición