¡Zape gato! Aporrea…

Esa expresión –¡Zape gato! Aporrea…— es la que se formularía sin lugar a dudas y con impotente arrechera, un fracasado opositor o un envidioso escuálido, que desde su psicodisociada actitud no le queda otra salida que calarse a regañadientes los excelentes artículos que a diario se publican por este exitoso periódico digital. Y digo ‘impotente arrechera’, porque para ellos Aporrea.org es también el obligado referencial de consulta, de información, de necesario análisis político o de actualidad noticiosa, tanto nacional como internacional.

En aporrea, gracias a Dios, tenemos la oportunidad de expresar lo inexpresable, no hay exclusión sino inclusión, no hay olvidados sino recordados, no hay ignorados sino conocidos, no hay relegados sino atendidos, y no hay mediocres sino magníficos humanistas a los que se les dio la oportunidad de expresar en forma llana y descarnada, lo que desde su interior nunca se pudo expresar –a soto voces— con rayana libertad.

Desde adolescente, o sea desde que comencé a interesarme por lo que ocurría en el país –hablo a partir de los años 60’— era lectura obligada lo que a diario se publicaba en los diarios El Nacional o el Universal, Ultimas Noticias... Y era tanta la veracidad y credibilidad de lo que se publicaba en esos diarios, de amplia circulación nacional, que si después de pasada las 2 de la tarde no comprabas la emisión de ese día, te quedabas sin poder leer las noticias o los acontecimientos noticiosos que con cierta ética y asertiva veracidad, se decía en esos medios escritos… Después, con el pasar de las próximas décadas el tiempo hizo lo propio, porque la línea editorial no obedecía al buen juicio de sus editores, y se fue imponiendo soterradamente una abyecta línea editorial basada en medias verdades, que obedecía ciegamente al celestinaje de esos medios con los gobiernos de turno y, más allá extrafronteras, obedecían al vasallaje que le fue impuesto desde los centros de poder del Gran Capital, o valga decir, desde los centros de poder del nefasto imperio norteamericano… Tengo más de 15 años que no leo lo que otrora fueron periódicos serios y bastante veraces (El Nacional, El Universal….), y que de alguna manera eran para muchos venezolanos el referencial obligado y necesario de lectura informativa.

En Aporrea.org todos aquellos inconformes –con cualidades valiosas— que viviendo en las tinieblas y sin poder expresar el velado potencial de rabia e impotencia, sobre el estado de cosas que se sucedían y se vivía en la Venezuela represiva de las décadas de los 60’, 70’, 80’ y 90’, a partir del 2002 se hizo la luz y brilló en el entendimiento de muchos venezolanos una esperanza y una oportunidad única –el portal de Aporrea.org— en la que no se cuestionaba, no se mutilaba, no se negociaba, no se rechazaba, no se extorsionaba, ni se le cercenaba lo que le estaba vedado al pueblo, como lo es expresar per sé y libremente a través de un portal de noticias, el conocimiento y la sabiduría del pueblo.

En fin, de cuanto provecho no ha sido para muchos el que se les ofrezca una oportunidad de oro, para expresar sin tapujos ni cortapisas, por un portal virtual como lo es Aporrea.org, sus reclamos, su análisis político, económico, cultural, social o internacional… Sí, expresar libremente desde ese dormido potencial interiorizante que nos fue legado por el Creador, y que ahora tiene a través del portal –Aporrea.org, el más visitado en Venezuela y el mundo— la noticia y el acontecimiento fresco, y la lectura verás y noticiosa, que sobre el proceso de la revolución bolivariana se vive actualmente en nuestro suelo patrio…

¡Zape gato! Aporrea… ¿Qué sería de Venezuela si no existiera aporrea.org?

josegapo@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6502 veces.



José Agapito Ramírez


Visite el perfil de José Agapito Ramírez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: