Las vías de escape del periodismo

Como quiera que aquí se robaron, secuestraron, pisotearon y deformaron el periodismo y lo convirtieron en un artero instrumento para la desinformación, la confusión y la manipulación, de todas formas la noticia ha encontrado sus caminos verdes, sus recovecos por donde colarse, sus espacios donde expresarse. Ya son más de quinientos los medios de comunicación alternativos que se han multiplicado por todo el país.

El 12 de abril de 2002, desde los celulares hasta los tambores y las señales de humo, sirvieron para mandar mensajes, ante el inquebrantable muro de silencio que levantaron los medios de comunicación tradicionales, para ocultarle al venezolano que los cimientos sociales habían comenzado un terremoto que habría de derrumbar, en tan solo dos días, un andamiaje político que contó con poderosos apoyos.

El Colegio Nacional de Periodistas aprobó en su convención, en el mejor estilo de las aplanadoras cogolléricas, una gestión de diez años que había sido ampliamente cuestionada y que ni siquiera presentó balance financiero de ese período. Pocos días después, en rueda de prensa, anunció acciones contra supuestas coacciones a la libertad de expresión y agresiones a los periodistas, pero no hablaron del secuestro de la verdad, ni de los insultos diarios al Presidente, ni de las manifestaciones de repudio racial y social que muchos de ellos propician.

El sesgo fue reelecto para que continúe su gestión al frente del Colegio, ahora de la mano de aventajados discípulos de los patrones mediáticos.

Mientras eso sucede, la muchachada que emerge de otros espacios académicos de la comunicación social, están haciendo su trabajo y construyendo las páginas alternativas del periodismo. De estudiantes de la Bolivariana, por ejemplo, es la revista Patria Grande y de ellos mismos el portal que va por el mismo sendero (www.pe riodismopg.com.ve). Pretenden sumar donde otros restan. Esta batalla es de largo plazo: mientras el poder económico sigue moviendo piezas para preservar su hegemonía, el poder popular se remoza, se reagrupa y se fortalece. Los tambores seguirán sonando; nadie los va a callar.

mlinar2004@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2096 veces.



Mariadela Linares


Visite el perfil de Mariadela Linares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mariadela Linares

Mariadela Linares

Más artículos de este autor