Carta abierta al Director de Últimas Noticias, Lic. Eleazar Díaz Rangel

Por medio de la presente me dirijo a usted a fin de que a través del prestigioso medio de comunicación que dirige, se haga pública mi verdadera posición frente al acto con empresarios realizado el 11 de junio, convocado por el Gobierno Nacional, denominado “Reimpulso Productivo”.

Esta solicitud la hago debido a que en la edición del pasado domingo 29 del mes de junio, apareció en Ultimas Noticias un artículo firmado por usted, titulado: “El reto de los sindicalistas”, en el que se afirma equivocadamente que yo habría adherido al comunicado publicado en dicho diario, el domingo 22 del mismo mes, por diversos sindicatos de la corriente Colectivo de Trabajadores en Revolución (CTR), que encabeza la coordinadora de la Unión Nacional de Trabajadores, Marcela Máspero.

Nada más lejos de la realidad. Efectivamente, en comunicado hecho público a través de la página web Aporrea.org, el día 23 de junio fijé posición frente al comunicado del CTR, y en el mismo me limité a solidarizarme con el rechazo de dicha corriente al acto del 11 de junio. Sin embargo, es propicia la ocasión para extenderme al respecto, y dejar claramente sentada mi posición personal y la de Unidad Socialista de Izquierda, organización política en la que milito, sobre el acto del pasado 11 de junio, así como con respecto a las opiniones vertidas por usted en el artículo de marras.

En primer término, en ningún momento me solidaricé con el contenido completo del comunicado publicado por el CTR, mucho menos me adherí al mismo, como se afirma en su artículo. Por otra parte, públicamente hemos rechazado categóricamente el sentido de colaboración de clases del acto en el que el presidente Chávez insistió en proponerle a un grupo importante de altos empresarios del país, una “alianza estratégica” por el reimpulso productivo de la economía nacional. Desde nuestro punto de vista, es imposible congeniar los intereses inmediatos e históricos de los industriales, terratenientes y banqueros con los del pueblo y los trabajadores venezolanos, por lo que consideramos que es una utopía intentar transitar el camino del socialismo, de la mano o en alianzas –y mucho menos estratégicas- con el empresariado. Este es un contubernio tan antinatura como el que “hermanó” a la CTV con Fedecámaras en las aventuras golpistas del 2002 y 2003, respaldadas por el imperialismo norteamericano. “Alianza estratégica” que en ninguna ocasión hasta ahora, ni en ninguna parte del mundo, ha conducido al socialismo.

Por otra parte, creemos que no es otorgándole beneficios y privilegios a los sectores empresariales, como los ofrecidos en el acto del 11 de junio por el presidente Chávez, que se podrá construir una sociedad sin explotadores ni explotados, una sociedad socialista. El acuerdo estratégico debe ser con el pueblo y los trabajadores, que se echaron al hombro a este gobierno, enfrentando el golpe fascista del 2002 y el lock out patronal y el sabotaje a PDVSA. Es dándole respuesta a sus necesidades y reivindicaciones todavía postergadas.

Asimismo, coincidimos con usted en algo, coincidencia que nos distancia del comunicado publicado por el Colectivo Trabajadores en Revolución, que dirige Marcela Máspero. Por supuesto que la paternidad de ese acto no se le puede achacar a una misteriosa y etérea “pequeña burguesía”, como dice el comunicado. Compartimos con usted, que un acto de esa importancia y naturaleza, en el que estaban presentes más de 500 capitanes de industrias, agroindustrias, terratenientes, ganaderos y banqueros, es imposible que haya sido organizado a “espaldas del presidente Chávez, cuando él fue el orador esa noche y quien le hizo a los empresarios el llamamiento y las proposiciones ya conocidas”, y en ese sentido tomamos sus palabras que hacemos nuestras.

El comunicado del CTR intenta separar al presidente Chávez de un acto que él mismo presidió, además, los firmantes del documento se ofrecen para “ponerse a la orden del Comandante” para enfrentar al reformismo y reforzar la opción socialista, cuando en realidad es el propio Presidente quien viene impulsando los puentes de diálogo y acuerdo con la burguesía venezolana, a través de actos como el del pasado 11 de junio. Eventos que desde nuestro punto de vista, no tienen nada que ver con el socialismo, ni del siglo XXI ni de ningún otro siglo.

Por ultimo, nos queremos referir a una frase de su artículo, que reza: “las posiciones de la ultraizquierda que apoyaban la Unidad Popular fueron factores que incidieron en la derrota de ese proceso, como quedó claro no sólo en los posteriores análisis de esos hechos, sino en los documentos desclasificados de la CIA y del Departamento de Estado”. Diferimos totalmente con esta afirmación temeraria y unilateral. Es completamente absurdo y limitado en cuanto a la realidad de los hechos históricos, atribuirle a la “ultraizquierda”, como usted la llama, la responsabilidad del golpe fascista de Pinochet y la liquidación del proceso revolucionario que vivió Chile en los primeros años de la década del setenta. En realidad, fueron las acciones de importantes sectores de la burguesía chilena, junto a sus principales partidos (Democracia Cristiana y Partido Nacional), las Fuerzas Armadas y el imperialismo norteamericano, así como las vacilaciones de la Unidad Popular, los principales responsables del derrocamiento y muerte de Salvador Allende, y el establecimiento de una feroz dictadura durante 18 largos y tenebrosos años. Si algo queda claro de los documentos desclasificados de la CIA y el Departamento de Estado es la participación directa y decisiva de Estados Unidos en el golpe, y en todos los acontecimientos desestabilizadores que le precedieron.

Sin otro particular a que hacer referencia, y agradeciéndole de antemano la publicación de esta comunicación, se despide de usted,

Atentamente,

Orlando Chirino

trabajadores2008yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4285 veces.



Orlando Chirino


Visite el perfil de Orlando Chirino para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: