El diario El País y el cerco mediático a Venezuela

Lo que pasa en Venezuela hoy en día interesa a todo el mundo y no tan solo a los que viven en ese país latinoamericano. Interesa a los que luchan por la justicia social, tanto en los países periféricos del capitalismo como en el interior de los propios países capitalistas desarrollados, puesto que Venezuela ha devenido en una luz que muestra otro camino posible que no el del neoliberalismo salvaje, que tanta miseria y marginación ha generado para la mayoría de los trabajadores de los países del antes llamado Tercer Mundo.

Ya para los representantes de los conglomerados empresariales multinacionales y sus servidores en los países periféricos, Venezuela se ha transformado en un pésimo ejemplo, que tiene que ser destruido antes de que se consolide por completo y sirva de inspiración aun más fuerte a todos los demás pueblos de los países económicamente subyugados.

Así que, las fuerzas del capital oligopólico multinacional han decidido jugar pesado en el objetivo de abortar el proceso de democracia participativa que lleva adelante el Gobierno popular de Venezuela. Saben que no pueden contar mucho con la eficacia de los sectores oposicionistas locales, los cuales, aunque detengan mucho poder económico y sean dueños del 85% de los medios de comunicación, han perdido toda su credibilidad fuera de sus círculos cautivos (la gran burguesía y varios sectores de las capas medias). Como todos estos sumados nunca les podrán ofrecer la posibilidad de salir de Chávez por la vía democrática, han decidido apelar al cerco internacional, en especial a través de los medios de comunicación (periódicos, TVs y radios) con el propósito de generar una opinión pública internacional que vea con buenos ojos una intervención directa de los E.E.U.U. y/o de otros países para tumbar el gobierno bolivariano y devolver el poder a las oligarquías que representan sus intereses en Venezuela.

El diario El País (propiedad del conglomerado empresarial Prisa, de España), que suele presentarse como um medio identificado con el pensamiento de “izquierda” de España (desde que esa “izquierda” sea defensora del capitalismo neoliberal y demuestre tener odio a todo lo que huela a pueblo, claro) desempeña un papel importante en el intento de crear una imagen negativa del proceso revolucionario venezolano (también los de Bolivia, Ecuador, Nicaragua, etc.) y de su comandante Hugo Chávez. Para tal no escatiman esfuerzos, aun cuando tengan que lanzar mano de falsificaciones de la verdad.

Todo lo que ocurra en Venezuela recibirá una manipulación por parte de los editores de El País para que el Gobierno venezolano y sus partidarios sean vistos como absolutistas e intolerantes, para no decir criminales. Uno de los muchos ejemplos de las manipulaciones de El País puede ser constatado en la manera como han divulgado la muerte de dos personas ocurrida en la Universidad del Zulia el 02/11/2007. En Venezuela está claro para todos (incluidos los medios opositores) que lo que allí ocurrió fue un enfrentamiento entre dos bandos de opositores al Gobierno bolivariano en una disputa por el poder en un Centro Universitario por ellos controlado. Tanto es así que ni siquiera Globovisión (actual paladín de la lucha anti-Chávez) tuvo el coraje de presentar el hecho como una acción de los chavistas contra los opositores. Pero no importa, los editores de El País saben muy bien que fuera de Venezuela el gran público no tiene acceso a otras fuentes de informaciones para comprobar lo que de veras ha pasado. Entonces, en su portal en Internet del 03/11/2007, El País titula su materia sobre esta cuestión de la siguienta manera:

Al menos dos estudiantes mueren durante una protesta ente chavistas y antichavistas en Venezuela

Tampoco aparece nada en el artículo que demuestre la participación de apoyadores del gobierno el la balecera, pero el efecto del titular habrá sido sentido por muchos de los lectores en España y en el mundo. La imagen de intolerancia y salvajería del Gobierno de Chávez y de sus simpatizantes (la inmensa mayoría del pueblo, dígase) habrá sido reforzada junto a la opinión pública internacional. Claro que, a partir de ahí los otros medios de comunicación latinoamericanos (muchos de ellos propiedad del propio grupo Prisa) repercutirán el titular de El País con el objetivo de generar un efecto “bola de nieve”.

Para los editores de El País y de muchos de sus congéneres en latinoamerica y en los EEUU cada día tiene más validez el paradigma goebeliano para los medios de comunicación: “Una mentira repetida mil veces pasa a ser una verdad.”


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2890 veces.



Jair de Souza


Visite el perfil de Jair de Souza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: