La discriminación, la intolerancia, la ofensa y la agresión gratuita

Estamos frente a una realidad que mucha gente no la asume por el temor a "herir suceptibilidades", pero yo voy a correr ese riesgo y la voy a asumir. Aquí en Venezuela sucede algo similar con lo que está sucediendo con el "antisemitismo" y el llamado "holocausto", que han sido excusas que le han servido durante sesenta años a los israelíes para chantajear al mundo, para siempre presentarse como las víctimas que permanentemente están siendo atacados. Usted no puede dar la más mínima opinión adversa a los judíos porque inmediatamente le encasquetan la etiquetica de "Antisemita", lo acusan de racista o de discriminador porque estás atacando al pueblo elegido de Diós y no hay gente más dsicriminadora que los judíos. Uno se pregunta: ¿Para que sería elegido ese pueblo por Dios?...¿Será para exterminar al pueblo palestino que en un momento les abrió los brazos cuando toda Europa los rechazó?, porque no solo fue Hitler quién los despreció.

A propósito del holocausto, los rusos perdieron durante la segunda guerra mundial 20 millones de personas, pero como no eran hijos de Dios, no tenían ningun valor, ¿Verdad?. Pero volviendo al tema que nos ocupa, que es el caso de ese infelíz programa transmitido por Televen, moderado por una no menos infelíz mujer, llamada Beatríz del Majo, una basura que tengo entendido que ni siquiera es venezolana, que presentó a una italiana no menos basura que ella; este par de infames se dieron a la tarea de ponerse a ofender al pueblo venezolano de la manera más deportiva como si estuvieran en Italia o en otro país y utilizaron de monito a Coquito para humillarlo y pisotear su dignidad ¡Ah!. ¿Qué puede decir esta miserable vieja italiana en contra del venezolano?.. ¿Quién se cree que es esa advenediza?, que seguramente como ella misma dijo llegó a Venezuela hace cuarenta años muriendo de hambre y con una mano delante y otra atrás.

Desafortunadamente a Venezuela (no digo que todos) en el pasado llegaron muchos europeos en las mismas condiciones y tuvieron oportunidades que ningún país en el mundo les hubiera ofrecido y trabajaron duro es cierto y lograron una posición económica envidiable, pero muchos de ellos nunca han sabido agradecerle a este país lo que hizo por ellos, por el contrario, han hecho familias aquí, han tenido hijos y nietos aquí y ¿Saben qué?, aparte de que muchos de ellos han sacado esos recursos logrados a sus paises, a esos hijos y nietos les han enseñado a amar a su paises de origen. Es por eso que hoy vemos a muchos de esos muchachitos desarraigados, de universides privadas y públicas, hijos de europeos que marchan contra el Presidente Chávez y muestran su desprecio por nuestra bandera y por nuestro gentilicio, porque no siente a este país, porque su orgullo es el apellido que llevan: italiano, alemán, español, francés, portugués, etc. Yo soy de descendencia española y no por ello voy a querer a España por encima de mi país, porque ni siquiera la conozco y afortunadamente mis padres no me esnseñaron a amarla. Por otro lado resulta lamentable y vergonzoso, ver "negros" marchando en apoyo a gente como Marcel Granier uno de los máximos exponentes de ese apellido extranjero, de esa oligarquía rancia que siempre se ha creido dueña de Venezuela y por ende tiene derecho a hacer lo que les da la gana, entre otras cosas pisotear a los más débiles. A esos "negros" yo les digo que revisen la historia, porque si no lo sabían, el fiel sirviente del Libertador: José Palacios, tenía ese apellido porque era el apellido de sus amos, la familia de la madre de Bolivar y todos los negros con apellidos como Hernández, Rodríguez, Martínez, López, González, Pérez, gutierrez, etc., etc., etc., llevan apellidos de esclavos, porque vamos a estar claros, esos no son apellidos africanos.

Lamento desde lo más profundo de mi corazón tratar ese tema con tanta dureza, pero esa es la realidad. Existe en los Estados Unidos un caso emblemático de un señor que una vez se llamó Cassius Marcelus Clay y se convirtió al islamismo y al hacerlo cambió su nombre y ese hecho le hizo tener una fuerte discusión con su padre y le dijo que el no podía seguir llevando ese nombre porque era una ofenza, porque ese era un nombre de esclavo y adoptó el nombre de Muhamad Alí. Así que yo invito a esos compatriotas negros que marchan solidarizándose con Marcel Granier, no a que se cambien el nombre ¡por favor!, a que se revisen y se pregunten si no es una ofenza para sus raices lo que están haciendo y ¡ojo!, no digo su raza porque la raza humana es una sola. Todos somos iguales aunque a Marcel y a Aberto Federico no les guste.

arnomartinez@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3580 veces.



Arnó Martinez


Visite el perfil de Arnó Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: