Hablemos de manifestaciones pacíficas

He seguido con interés los acontecimientos sucedidos con motivo del cese de la concesión del espectro radioeléctrico al grupo 1BC. En esta lucha, se presenta como actores políticos a un grupo reducido de estudiantes universitarios, en su mayoría de universidades privadas, quienes pretenden hacer creer que están haciendo una lucha pacifica y sin violencia. En este sentido, amparados por los medios de comunicación nacionales e internacionales, este grupo irrumpe en nombre de la LIBERTAD!!!, el acontecer diario, violentando la ciudadanía al cerrar calles, invadir espacios peatonales, cercenar derechos fundamentales como la educación, el libre tránsito y, jugando con la paz de la nación y el bienestar colectivo, sin siquiera detenerse a pensar, por que no le interesa ni es su objetivo, que están violando la libertad de miles y miles de venezolanos, quienes tienen el sagrado y constitucional derecho a vivir en paz y donde se respete la decisión de la mayoría.

De acuerdo a la tesis estudiantil universitaria, ellos tienen el derecho de salir sistemáticamente todos los días a manifestar pacíficamente por restaurar la señal de un canal de televisión que dejaron de ver cuando apareció la antena parabólica y luego la señal satelital, sin que se les toque ni con el pétalo de una rosa. El propósito final mantenerse en las calles hasta que el Presidente Chávez abandone el gobierno, es decir, cinco años y nueve meses, por ahora, o sea, 1825 días de asalto a la paz social, avalados por todos los organismos internacionales.

En un ejercicio de imaginación, pensemos por un minuto que los siete y medio (7,5) millones de bolivarianos nos pusiéramos de acuerdo y, sistemáticamente, de forma pacifica, sin violencia, saliéramos diariamente por unas pocas horas a tomar las calles de todas la ciudades venezolanas; nos presentásemos en los conciertos de figuras internacionales a cantar el himno a la paz, a Ávila Mágica a volar papagayos, a los juegos deportivos de los colegios católicos privados, a los estadios universitarios a formar palabras, a las discotecas, a los restoranes, a los clubes, a las iglesias, a los canales de televisión, a la OEA, a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en fin a todos los espacios opositores, reclamando nuestro derecho a ser respetados como seres humanos, nuestra necesidad de dejar de ser invisibles, nuestra libertad de existir, de pensar, de decidir querer vivir en un país socialista, solidario, progresista, nuestra visión de la información veraz y oportuna. Cual sería el titular de la prensa nacional e internacional “EL PUEBLO CHAVISTA RECLAMA PACÍFICAMENTE SU DERECHO A LA LIBRE EXPRESION” o “LAS HORDAS CHAVISTAS ATENTAN CONTRA LA PAZ SOCIAL”. Todos sabemos cual sería el titular, porque el pueblo venezolano tiene ocho años haciendo una revolución pacifica y todavía, hoy, los periodistas de Globovisión llaman atentado a las pintas en las paredes que un grupo de revolucionarios efectuó recientemente, y no solo eso, la Fiscalía investiga este atentado y dos de sus protagonistas fueron asesinados.
Esta es la mayor contradicción que he observado en esta lucha, un pequeñísimo detalle del cristal a través del cual se ve y se entiende la libertad de expresarse de los venezolanos.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1633 veces.



Rusalki Alvarado


Visite el perfil de Rusalki Alvarado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Rusalki Alvarado

Rusalki Alvarado

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /medios/a35849.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO