Los derechos humanos de Granier

El bigote entorchado, de una blancura impoluta, el pelo engominado,
con cada cabello en su santo lugar, le dan al Dr. Marcel Granier un aspecto
oligopólico que lo distinguen de la gente común. En definitiva luce como un
potentado altivo pero condescendiente que, no sin cierta aprensión, se digna
en ocasiones a mezclarse con la plebe.

La fórmula adecuada para tratarlo es doctor Granier, nada de
llamarlo abogado, término que se utiliza para los profesionales del derecho
con menos alcurnia o cachet. Se trata de una deferencia elegante, una
cortesía entre colegas; no de una petulancia como la de los tenientes
coroneles a quienes algunos tarados denominan comandantes.

El Dr. Granier acaparó la atención colectiva durante el largo
proceso de eliminación de la concesión de RCTV lo cual no lo convierte
precisamente en desempleado, pues es directivo de múltiples corporaciones.
Casi casi iguala a su concuñado, Gustavo Cisneros, que no es doctor en nada,
en eso de quebrar empresas. La diferencia es que Cisneros con cada quiebra
gana más dinero. Son los intríngulis de las altas finanzas.

El caso es que Marcel Granier anunció públicamente y con toda la
humildad del caso que, a falta de otro entretenimiento, se abocará a la
defensa de los derechos humanos. La noticia fue recibida con lágrimas de
agradecimiento por los actuantes en el velatorio de RCTV, quienes lloraron a
moco tendido cada capítulo de la última teleculebra, donde se rompió el
cursilómetro con los despliegues peripatéticos.

Pero, ¿cuáles derechos humanos defenderá el Dr. Granier? ¿Se
ocupará de presos políticos, velará por torturados o desaparecidos.?
¿Protegerá a las niñas que disfrazan de prostitutas en supuestos programas
infantiles?

De acuerdo a mis informantes sus esfuerzos se concentrarán en los
siguientes rubros: 1) El derecho a las concesiones radioeléctricas
vitalicias y hereditarias. 2) El derecho a ser gerente eterno de las
empresas familiares, así quiebren o produzcan pérdidas. 3) Por último,
cuando le devuelvan el canal 2, el Derecho de Nacer, de Felix B. Caignet, en
reposición, con Raúl Amundarai como Albertico Limonta.

augusther@cant.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3517 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor