Aniversario del pasquín Tal Cual

El pasado Marte 3 de abril el pasquín Tal Cual arribo a un nuevo

aniversario. Es decir, que EDITORIAL LA MOSCA ANALFABETA, C.A.,

Sociedad Mercantil inscrita por ante Registro Mercantil V de la

Circunscripción Judicial del Distrito Federal y Estado Miranda en fecha

20 de enero de 2000, Bajo No. 53, Tomo 383-A-Qto, y su editor TEODORO

PETKOFF, venezolano, mayor de edad, de este domicilio y titular de la

cédula de identidad No. 613.358, celebraron los primero 7 añitos de

difamación, manipulación y trinchera política mediante el pasquín Tal

Cual. Efectivamente, pocos ejemplos como este existen en la historia

del mal llamado periodismo independiente, sobre la utilización de un

medio para atacar a un Gobierno, chantajear y ocultar intereses

particulares.



LA MOSCA ANALFABETA es la mampara para la cual Hans Neumann prestó su

nombre a Petkoff. La manera de justificar el lavado de dinero

proveniente de la corrupción a través de un medio de comunicación

impresa: Tal Cual.



¿Quién era Hans Neumann y por qué se prestó a dicha jugada? ¿Cuál fue su

relación con Los Petkoff? Comencemos por decir que la historia de los

hermanos Hans y Lotar Neumann Haas es la historia de Corimon o de

Pinturas Montana. Nacidos en Praga, de origen judío, llegaron a

Venezuela en 1949. Fue titánica la primera empresa de los Neumann,

desenvolverse en Caracas sin conocer el idioma y con muy pocos paisanos

por estas tierras. Pero ya en 1962, la astucia los llevó a tener un

complejo industrial de de nueve empresas.


Ambos, con sus títulos de ingenieros químicos en el equipaje, llegaron

huyendo de la falta de libertades económicas, principal característica

del régimen comunista que imperaba en Checoslovaquia, la tierra que los

vio nacer.



Cuando Los Neumann llegaron a Caracas, la familia Petkoff-Malek: Petko,

Ida, Teodoro y los gemelos Luben y Milko, vivían en la Urbanización Los

Ravelos, en lo que hoy se conoce como el Municipio Chacao.



El cabeza de familia de Los Petkoff se había desempeñado como químico en

el Ministerio de Fomento. Hans, Lotar y Petko, judíos con la misma

profesión, coincidieron en la ciudad de los techos rojos. Los checos

contaban con las habilidades y recursos para montar una industria. El

búlgaro conocía a perfección la permisería industrial y ya había

incursionado con su propio negocio en el mercado local, también conocía

a perfección los sistemas de financiamiento del Estado. Muchos aspectos

en lo social, laboral y comercial originaron una relación casi familiar

entre estos inmigrantes.



En relación con el caso Corimon, fue la tercera vez que la dinastía

Neumann perdió sus medios de fortuna. La primera fue en 1939, cuando los

nazis invadieron Checoslovaquia. Esto tuvo graves consecuencias para los

Neumann, cuyo origen judío les costó perderlo todo. La segunda

oportunidad se remonta a 1945, cuando los comunistas rusos sometieron a

los checos. Historias estas que inspiraron y financiaron los primeros

libros de Teodoro contra el comunismo soviético.



En 1992, la Corporación Industrial Montana inició una carrera suicida

hacia la internacionalización de sus operaciones, lo cual en un par de

años terminó con el embargo del complejo químico. En 1996,

afortunadamente para los Neumann, Teodoro estaba en el poder. Todas las

circunstancias que en un país capitalista serio hubiesen llevado a la

cárcel o al exilio a Hans y a Philippe Erard, yerno y heredero de Lotar,

fueron manejadas desde el gobierno por Petkoff.



Fue muy efectiva la actuación del búlgaro. Logró salvar muchos de los

bienes de la familia Neumann, cuya propiedad sobre Corimon se había

“inteligentemente mermado”, no sólo por la quiebra técnica, sino porque

antes de hacerse público el desastre, éstos y el resto de sus

directivos vendieron un buen lote de acciones, ADR y GDR, viveza que,

como ya apuntamos, en otros países se paga con cárcel por el manejo

indebido de información privilegiada.


Teodoro se encargó de encubrir los negocios de Philippe Erard, las

asesorías de Moisés Naím y Ramón Piñango, del Iesa, y la mano ejecutora

de Arthur Broslat, vicepresidente de finanzas de la corporación. Gestión

que, en su conjunto, resultó ser para estos checos más devastadora y

violenta que las dos guerras mundiales.



Ahora en este séptimo aniversario de Tal Cual, Teddy, como lo llaman en

los círculos financieros estadounidense, nos presenta en su edición

aniversaria un editorial para despotricar, criticar y salpicar la

reciente colocación de bonos realizada por PDVSA. Claro, cada ladrón

juzga por su condición. No recuerda Petkoff cómo se hizo de una gran

fortuna para mantener ese bodrio que ahora exhibe como paladín del

periodismo sin compromisos.



Olvidó el ex ministro de Cordiplan de Caldera cómo en complicidad con

Luis Raúl Matos Azócar hizo aquel fraudulento canje de bonos Brady por

bonos Globales; borró de su disco duro que en aquella ocasión Miguel

“Paquetico” Rodríguez, ex jefe de Cordiplan, quien también se llevó su

buena tajada en dólares con la operación de los Brady en 1990, afirmó

que la banca acreedora le haría una estatua a los involucrados en el

canje por haber procurado 60 millones de dólares en comisiones y el

cobro anual de 120 millones de dólares más por concepto de intereses,

¡una boloña, Teo!



Y qué de las emisiones de bonos Von Matos y Bonosuchi que agilizó luego;
o no recuerda Teochoro su cierre con broche de oro al emitir bonos a

plazo de 20 años, a una supertasa de interés fija de 13,62%, un costo

que, además de ser récord para Venezuela, superó con creces el interés

que por tradición han pagado países en situaciones en ese entonces casi

de guerra, como Rusia (11,75%) y Turquía (9,9%). Para mayor detalle, los

llamó bonos Ven18.



Ahora cabría preguntarle a Petkoff: ¿quién asumió el mandato legal del

BCV como asesor de crédito público en la colocación de los Ven18? ¿Habrá

sido un portero o un vigilante del instituto emisor? La respuesta: toda

la operación la realizó Petkoff, Alesia Rodríguez y Armando León. Ellos

solitos lo hicieron todo.



Otro aspecto a resaltar en el aniversario de Tal Cual se refiere a la

libertad de expresión y al triste episodio que protagonizó Teddy

persiguiendo periodistas, censurando e invitando a los anunciantes a no

publicitar en los medios de comunicación anti-gobierno. ¿Recuerdan?: fue

un lunes 17 de febrero de 1997, Teo asistió como invitado a un evento

organizado por el Consejo Nacional de Promoción e Inversiones y durante

su charla no logró contener su boca de jarro y delante de propios y

extraño dijo: ``Ustedes como anunciantes tienen un enorme poder, que

al contrario de otros países no es utilizado en Venezuela. Tienen la

posibilidad de decirles a los medios de comunicación social: Yo tengo un

interés y si ustedes publican en contra de ese interés, yo no anuncio

más en ese medio”, decretó Petkoff.



El ministro de Planificación quedó al descubierto. Rechazó las críticas

y preguntó si la libertad de expresión ``es sólo patrimonio de los

diarios''. Afirmó que: "La libertad es un camino de múltiples sentidos.

Un medio tiene derecho a publicar lo que quiera, pero si yo soy

anunciante de ese medio y a mí no me gusta lo que publica, tengo todo el

derecho de decirle yo no meto más anuncios en tu periódico o en tu

televisora. ¿Yo no tengo derecho a anunciar en dónde me dé la gana?", se

preguntó Petkoff.



Teddy, en el séptimo aniversario de su bodrio y a días de que se venza

la concesión a RCTV pretende borrar de las hemerotecas públicas la

interpelación a la que fue sometido por la Comisión de Medios de la

Cámara de Diputados el 2 de abril de 1997, para que aclarara su

posición sobre la libertad de expresión. Allí reiteró: “La sociedad

tiene derecho a protegerse y cuidarse de los medios (...) ¿quién

controla la línea informativa de los medios? Porqué cuando el Estado

actúa, o cuando un gobernante habla, todos lo controlan. Pero cuando un

canal veta o desveta, o cuando un periódico veta o desveta, ¿quién

controla eso?”. Cuestionó el exceso de la violencia en la programación:

“La sociedad tiene derecho de decirle a la televisión: yo no quiero

seguir viendo esa basura, porque son mis niños, quienes lo están

mirando”, frase celebre de un converso.



Cabe preguntarse, ¿quién ha controlado a Petkoff y sus campañas

antigobierno, no sólo durante los ocho meses que dirigió El Mundo,

junto a su mancebo Juan Carlos Zapata, sino después al frente de Tal

Cual.



En conclusión. En el nuevo aniversario del bodrio Tal Cual, Teddy merece

dos condecoraciones: una por haber sido el ministro más versado en

comprometer el futuro de miles de ciudadanos de un país con los Ven18, y

asegurar con el producto de ese asalto a la nación hasta la quinta

generación de su descendencia; y otro, por mantener a flote el

excremento periodístico más censurable del continente, el cual sólo en

un país con verdaderas libertades puede seguir circulando sin ninguna

restricción. La doble moral y la mentira encontraron en Tal Cual piernas

largas.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 12579 veces.



Armando Guerra


Visite el perfil de Armando Guerra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: