Chao Vladimir, que te vaya bonito y regresa pronto

De entrada, puedo decir que lamento la renuncia del periodista Vladimir Villegas al canal por cable, etc., donde venía transmitiendo su programa de entrevistas "Vladimir a la una" y por redes sociales, porque a veces lo veía. Sobre todo, en Facebook y cuando VTV retransmitía los fragmentos más polémicos de sus reflexiones o preguntas a políticos, sobre todo del segmento opositor. Siempre crítico y de talante democrático, si bien nunca erudito como quien pontifica de sociología y filosofía, tipo Juan Barreto-Cipriani (Caracas, 1959) al que siempre se le nota que fue discípulo de Rigoberto Lanz (CIPOST-UCV). Y tal vez sin querer suele asumir poses profesorales en sus intervenciones en los medios, como si estuviera dando una conferencia en alguna universidad de "París-de-Francia", que decía Manuel Bermúdez; La Sorbona, por ejemplo.

Por cierto, no sé si oí mal a Pedro Calvajalino, su compañero en una propuesta audiovisual en esos sistemas nuevos de transmisión de contenidos, pero asomó que Vladimir se iría a España, que a cursar una Maestría o Doctorado. Aunque "Vladi" no asomó nada de eso en su declaración sobre la renuncia, sino que alude a una "reingeniería" porque está cansado de tanta quincalla doxográfica que ofrece. Será, pues, una especie de "Sabático", hablando en términos de la academia universitaria que seguramente conoce bien como egresado universitario que es.

Hely Vladimir Villegas-Poljak (Caracas, 1961) es en Venezuela una figura pública destacada. Lo recordamos la madrugada del 13 de abril de 2002 en la reapertura del Canal 8 o VTV, cuando el pueblo caraqueño con la aquiescencia de la Fuerza Armada, para alegría de una inmensa mayoría de venezolanos celebramos desde nuestras casas familiares, celebramos jubilosos el rescate del comandante Hugo Chávez Frías. Fueron unas jornadas impresionantes que de alguna manera tuvieron como voceros, precisamente al periodista Vladimir Villegas y a su colega Juan Barreto-Cipriani en Venezolana de Televisión. Reabrieron esa ventana de la comunicación que unos golpistas habían cerrado y dañado equipos e instalaciones, claro, siempre junto a ese inmenso personaje que es fama fue don Jesús Romero Anselmi, de voz ronca como de un fumador empedernido.

Fue ese, creo yo, un gran gesto. Luego, creo que fue embajador o encargado de negocios ya no recuerdo dónde, lo cierto fue que al parecer tuvo graves diferencias con el gobierno chavista o algunos sectores de éste y renunció a esa militancia; regresó al periodismo y también al protagonismo político como jefe de campaña del candidato presidencial Henry Falcón-Fuentes, dado que este saliera con las tablas en la cabeza, vuelve al periodismo y creemos que ha contribuido con el debate democrático y denunciado, casi siempre sin alzar la voz pero muy acuosamente a ciertos sectores políticos supuestamente "radicales", pero a los que más bien no son sino propaladores del discurso y activistas de la violencia. En ese sentido, se hubo de comportar como un intelectual incómodo y, como tal, pincha la nalga a los sectores del poder. Se ha tornado incómodo, ingrata tarea de la que se siente algo cansado.

Por cierto, cuando por estos días su gran amigo Falcón fue defenestrado de su tolda política y funda otra de absurdo nombre ("El futuro vuelve", como si fuera eterno admirador de aquella ya vieja película "El retorno del Yedy" (¿?) o "Recuerdos del futuro"), Vladimir asume su año sabático, retirándose de la pantalla chica y una y otra cosa nos ha hecho recordar aquel título de Teodoro Petkoff en Tal Cual por esos días de abril de 2002: "Chao Hugo"…, pero regresó pronto a la silla de Miraflores, ¿Cuándo regresará Vladi a los medios audiovisuales de Venezuela? Como fuere, que la vaya bonito y gracias por sus aportes al periodismo que se puede considerar tal. Cuando lo haga, le sugerimos hacer un programa con Juan Barreto Ciprini que tiene título de Doctor, o para entonces tal vez ya Pedro Calvajalino tenga al menos una licenciatura certificada por alguna universidad, la Universidad Pontifica Santa Rosa de Lima, que tenemos entendido certifica experiencias; y ese muchacho Pedro se nota que es leído, lo malo es su "estridencia audiovisual", pero bueno …

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1820 veces.



Luis B. Saavedra M.

Docente, Trabajador popular.

 luissaavedra2004@yahoo.es

Visite el perfil de Luis B. Saavedra M. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: