Mezquindades deportivas

A la ya sempiterna manía mediática opositora de manipular declaraciones y convertirlas en titulares amañados, alejados del contexto y manipulados para sacarles otro filo, se suma el enfermizo furor por intentar convertir en fracaso cualquier acción que de alguna forma pudiera beneficiar la imagen del país y, por añadidura, la del gobierno.

Ha habido empeños de todo tipo por empañar hasta las celebraciones deportivas. Ya en el pasado presenciamos cómo algunos fanáticos de la vinotinto le han dado la espalda a la batalladora y joven selección de fútbol nacional, por el exclusivo hecho de que al presidente se le ha ocurrido ligar su triunfo públicamente.

Los peloteros venezolanos que han descollado más últimamente, Oswaldo Guillén, en su rol de manager campeón de las grandes ligas, y el doblemente laureado con el "Cy Young", Johan Santana, han sentido en carne propia el desprecio de unos cuantos fanáticos derechistas por haber expresado, uno, sus simpatías chavistas y, el otro, por haber aceptado homenajes gubernamentales por sus hazañas en la pelota gringa.

Esta semana hubo toda clase de intentos por minimizar la importancia de la celebración de la Copa América en nuestro país y para poner en entredicho nuestra capacidad de montar un buen espectáculo. Muy a regañadientes, los medios del fanatismo terminaron aceptando que por lo menos el acto del sorteo de los grupos fue impecable.

Claro, no faltaron algunas críticas cínicas al espectáculo.

Me anoto entre las personas que se alarmaron ante la noticia publicada hace poco en el sentido de que el gobernador Acosta Carlés pretendía realizar una suerte de allanamiento y expropiación de la divisa magallanera.

Me pareció un enorme exabrupto. Poco después, me entero de que en Valencia es abiertamente conocida una tesis que asegura que los navegantes han perdido sorprendentemente los dos últimos campeonatos, a pesar de sus holgadas victorias precedentes, simplemente porque los dueños de ese equipo no querían darle al gobierno local la posibilidad de una celebración oportunista.

Ocho carreras en un noveno inning, con dos out, dan mucho que pensar en realidad.

mlinar2004@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2846 veces.



Mariadela Linares


Visite el perfil de Mariadela Linares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mariadela Linares

Mariadela Linares

Más artículos de este autor