De Radio Caracas Televisión a El Nacional ¿Rumbo al Granma?

Cuando cerraron a Radio Caracas Televisión, el país estaba conmocionado. Imagínense si con la suspensión de Directv se creó aquella gran tristeza en los hogares venezolanos, con la desaparición de RCTV el vacio fue casi de luto nacional.

Días antes muchos eran los que pensaban que el gobierno no se iba atrever. Nos decía una profesora de la UDO quien había huido con su padre de un país con características de régimen totalitario. Que ingenuos son, esos se atreven a mucho más de eso. Franklin Virguez, lloró arrodillado en un programa de televisión suplicándole a Chávez que reabriera el canal,

Posteriormente después de muchos años, el actor se arrepintió de esa actitud, comentó que fue un gran error humillarse frente a esa decisión. Al parecer se sentía más orgulloso de vender papel sanitario en los burdeles cercanos a su población en sus años de adolescentes, que de suplicarle a una gente que había perdido el corazón.

Simplemente no le renovaron la concesión. Con El Nacional, la cuestión fue la ejecución de un seguimiento ante la política editorial del diario, el gobierno lo tenía en la mira. Esperaban el momento preciso acompañado de un error de los redactores para caerle encima. La publicación de un artículo de un diario español fue el detonante para la demanda.

Los constantes chistes del demandante hacían pensar que no sería algo firme. Especialmente por el destino que manifestaba le daría al periódico y sus instalaciones. Afirmando en ocasiones que le cambiaria el nombre por el de El Furrial Jornal, y que en el edificio le daría cabida a una universidad.

Total, sale la primera sentencia por el pago de un millardo de bolívares, no la ejecutan y hace pocos días el TSJ dictamina un pago 13 millones de dólares. Lo que implica de por sí la expropiación del diario, pues sus condiciones económicas no dan para cancelar esa inmensa suma de dinero.

Pareciera que con este acto el demandante está demostrando que todavía tiene poder y peor aún está acumulando más. La sentencia sale en momentos de la crisis de las vacunas, las pocas que han llegado como si solamente han sido para vacunar a miembros del gobierno nacional y regional.

Oíamos al mediodía de este martes a la periodista Mary Pili Hernández ya en la parte final de su programa, entrevistando al director general de Radio Rumbos, quien denunciaba la visita de un juez a las oficinas de la emisora ordenando la suspensión de la programación y la entrega de las instalaciones.

Expresaba Manuel Isidro Molina, que en comunicación con la presidenta de la Sala Constitucional del TSJ, lograron un retardo en la acción, mientras ellos tenían una audiencia con la magistrada. Dejando a Radio Rumbos en el aire pero solamente con música.

Lo que más le extrañaba al director de la emisora es que la sentencia tenía cuatro meses, es decir desde el mes de diciembre del año pasado, y que fuese ahora cuando fuese ejecutada. Uno sin pretender ser estudioso del madurismo, se pregunta, acaso será para que la gente vaya olvidándose del caso de El Nacional. Sabrá Dios.

Lo cierto es que si unimos toda esta estrategia comunicacional, no se nos quita de la mente que nos están conduciendo lentamente hacia el camino del Granma, periódico oficial del partido comunista cubano.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 829 veces.



Claudio Schiveci

Exdirigente juvenil en el Liceo Cajigal de Barcelona, Cofundador de la revista Horizonte, redactor de la revista cultural Candilejas. Columnista en los diarios El Metropolitano, La Nueva Prensa de Oriente y Diario Impacto en Anzoátegui.

 claudioschiveci@gmail.com

Visite el perfil de Claudio Schiveci para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Claudio Schiveci

Claudio Schiveci

Más artículos de este autor