Televisora Venezolana Social (Tves) la mediocridad y el machismo de buena parte de los venezolanos

A propósito de la publicación de algunos escritos defendiendo a la Televisora Venezolana Social (Tves), es indudable que este medio de “comunicación” ya es similar a Venevisión, Televen y otras basuras televisivas que día tras día envenenan a millones de venezolanos, y en el proceso sus propietarios y directivos acumulan más y más capital. Tristemente Tves, que nació como un medio con una línea anticapitalista, y por tanto tendiente a difundir contenidos humanos, solidarios, ecologistas y educativos, terminó siendo otra televisión de porquería,  cuyo objetivo no es entretener sanamente a los televidentes, sino perpetuar el embrutecimiento de los venezolanos con programación basura, tendiente, además, a distraer a las masas (pan y circo) de los diversos problemas que le afectan cotidianamente. En realidad no podíamos esperar otra cosa de un medio televisivo que al fin y al cabo responde a los intereses del Estado burgués, cuya prevalencia mantiene a millones en la pobreza material y mental, incapaces de reaccionar contra el Statu Quo capitalista” http://www.aporrea.org/medios/a197924.html

Al día de hoy Tves ya refleja el consumismo, la ignorancia, la estupidez y la alienación que tienen esclavizados a numerosos venezolanos, todo en el contexto del Estado burgués prevaleciente. Su directiva la puso a competir con otras televisoras, la transformó en una empresa comunicacional y comenzó a difundir telenovelas rosa, eventos deportivos profesionales, shows “humorísticos” y de farándula, y otros programas tendientes a perpetuar la idiotez y la mediocridad procapitalista que gobierna la vida de millones.

En cuanto al trato a las mujeres Tves también siguió la línea de otros medios, y sin duda alguna exhibe a las féminas como objetos sexuales, como mercancía y como anzuelo para la comercialización de diversos productos, satisfaciendo así el morbo de una sociedad predominantemente machista. Se considera a la mujer como un pedazo de carne y no como un ser pensante y sentimental, y lo más patético es que algunos que se califican de socialistas, defienden el triste papel de Tves en este sentido, y no ocultan su gusto cada vez que este medio exhibe mujeres con senos, nalgas y otras partes del cuerpo operadas:

En tiempos de socialismo venezolano, vivimos también la época de las divas, entiéndase por estas personas las vedettes, las bombas sexy, símbolos sexuales, escorts, acompañantes, modelos eróticas, "chicas tuning", "las fitness", "las explotadas", etc. Es decir, un nuevo estereotipo de mujer con prótesis mamarias de gran tamaño, trasero inyectado con células expansivas o metacol, costillas modificadas (quebradas) quirúrgicamente para afinar la cintura, lipoescultura, liposucción, lipoaspiración, gimnasio, spinning, cardio, aerobics, tae bo, además peeling facial, dermo-abrasión, lifting, levantamiento de cejas, rinoplastia (conversión de la nariz a la usanza del prototipo europeo), blefaroplastia (modificación de párpados), inyección de botox en labios, pómulos y mentón, etc.; que simboliza a Venus, Afrodita o Adara, es decir, las diosas del sexo, quizás del amor, encaramadas en zancos, acrílicos, plataformas o agujas de 12 centímetros.

Antes que criticarlas a las famosas divas, debemos criticarnos a nosotros mismos ¿Por qué las vemos tanto?” http://www.aporrea.org/actualidad/a214384.html

En pocas palabras, el contenido que transmite día tras día Tves dista de ser socialista, como algunos pretenden hacer creer en su afán por mostrar al capitalismo con rostro humano. Y es que no puede haber socialismo, comunismo, o algo distinto al capitalismo, mientras se continúe, por ejemplo, tratando a la mujer como un simple objeto digno de exhibición en la televisión, cuyo consumo visual por centenares de miles de machistas beneficia al bolsillo de una minoría.

Por cierto, en la cita de arriba se da a entender que todos los hombres vemos con gusto a las tales divas en la televisión. Verdad a medias lo mencionado por el autor del párrafo citado, pues en mi caso no necesito estar observando mujeres semidesnudas en televisión, menos si están operadas; nunca me han llamado la atención las damas que responden a estereotipos físicos impuestos por el Statu Quo capitalista-.machista. Me basta y me sobra con una morena divina y linda que afortunadamente tengo a mi lado desde hace un poco más de tres años, amorosa, dulcita, deliciosa en la cama, no es de figura 90-60-90 o algo parecido, pero es mil veces más mujer que todas esas divas que exhiben a cada instante las empresas televisivas, incluida Tves. Y lo más importante es que no significa para mí una simple cosa sexual, sino un ser humano valioso. Una dama bien completa, una hembra que me ha hecho vivir momentos mágicos no sólo en la intimidad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3525 veces.



Rubén Alexis Hernández

Licenciado en Historia, Magíster en Historia de Venezuela. Antiimperialista, izquierdista y ateo

 ruhergeohist@yahoo.com

Visite el perfil de Rubén Alexis Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: