Politica fiscal, tasa de ganancia e inflacion

El Gobierno venezolano que lidera Nicolás Maduro “enfrenta una recesión1, una alta inflación y precios del petróleo en mínimos de cinco años, --asi describe la situación-- del “difícil contexto” en que se encuentra Venezuela, José Antonio Gil director de Datanalisis. (“Director de Datanálisis revela que popularidad de Maduro cae a 22%”, EL UNIVERSAL, 2-1- 2015, http://www.eluniversal.com/localizadores/gobierno?p=GOBIERNO). Por eso es necesario enfrentar los problemas estructurales de la política económica. El diputado Omar Barboza considera que el gobierno venezolano ha fracasado,  señala que responde “al fracaso del modelo económico que el Gobierno pretende implementar y cuyas consecuencias sufre hoy el pueblo de Venezuela”.  (Omar Barboza, “Rectificación económica”, Panorama, 05 de mayo de 2014). Sería oportuno que contrastara estas opiniones con las consecuencias que vive el pueblo venezolano en el artículo “Los misteriosos milagros gozosos en que no cree el Monseñor Padrón” de Alexander Acosta en http://www.aporrea.org/oposicion/a200325.html, donde se explican las consecuencias sociales de las políticas sociales del gobierno, a causa de la inversión social como producto delos resultados económicos.

Sin embargo, tenemos una realidad más reciente, una recesión económica, una alta inflación y un bajón de los precios internacionales del petróleo que exige revisar el modelo estructural de desarrollo, en particular, el productivo dado que hasta ahora la política económica se ha sostenido con los altos precios del petróleo, se ha disfrutado de programas sociales insospechados para la población de América Latina e inclusive para los EE.UU, envidiables para sus pueblos que de saberlos exigiría a sus gobernantes disponer de programas que tuvieran la oportunidad de gozar de amplios derechos sociales y humanos tales como: Gran Misión Vivienda, Barrio Adentro, Alma Mater, Alimentación, Madres del Barrio, En Amor Mayor, entre otras y por no decirlo Misión Sonrisa y Misión Milagro. Todas forman programas sociales que atienden la salud, la educación, el trabajo, la infancia, la juventud, a la tercera edad, en aras de dar la mayor suma de felicidad social. Por supuesto estos programas espantan por el gasto social a los políticos y economistas neoliberales, de allí que estigmaticen las políticas del gasto fiscal, monetaria y cambiaria.

Asombrosamente debería estar el diputado Barboza  si  los resultados anteriores plasmados en las Misiones contrastan con sus opiniones y buenos deseos si apreciamos que sus ideas de principio de año del 2015 indican: “Creemos sinceramente, pensando en el bienestar de las futuras generaciones, que esta crisis debe convertirse en la gran oportunidad histórica para poner en marcha un cambio profundo en la nación venezolana que rescate los valores de la honestidad, del trabajo, del sincero amor al prójimo, a la Patria incluyente, el respeto entre los ciudadanos, y el respeto al estado de derecho, con instituciones públicas independientes capaces de garantizar la vigencia de todos los derechos humanos, donde la garantía de su eficiencia sea la honorabilidad de sus integrantes y no por quienes reconociendo su falta de méritos para integrarlas tratan de compensarlo con incondicionalidades vergonzosas. De la profundidad de los cambios que implementemos depende el futuro de Venezuela”. Omar Barboza, “El 2015 y el futuro”,  http://www.partidounnuevotiempo.org/inicio/index.php/articulos-de-opinion/2040-el-futuro.  ¿Será la mayor suma de felicidad social, como las que reciben el pueblo venezolano, incondicionalidades vergonzosas?. No lo creemos, tendría que haber mucho de cinismo.

Sin embargo el diputado no cree en los resultados sociales, en el bienestar de las presentes y futuras generaciones prefiere que se rescaten los valores aun cuando pone en duda el respeto a los ciudadanos y el estado de derecho con sus instituciones públicas, pese a que es representante de ellas como diputado, de allí su feroz crítica al gobierno. Por ejemplo; según el diputado de la República Bolivariana de Venezuela,  Omar Barboza señala que en relación a los problemas recientes de inflación, recesión y bajos precios del petróleo que afectan el poder adquisitivo del ciudadano, los productores y la circulación monetaria (tipo de cambio) del país considera que “las causas del fracaso del gobierno obedecen a cincos razones: 1) Política fiscal contraria al ahorro, y en favor del endeudamiento; 2) Política monetaria creadora de inflación; 3) Política cambiaria generadora de escasez y promotora de corrupción; 4) Políticas contrarias a la producción nacional; y, 5) La utilización de Pdvsa para fines que no le son propios. (Omar Barboza, las causas del fracaso económico”, Panorama, 01-12-2014).

Analicemos puesto que lo cuenta para el diputado Barboza tomaremos al pie de la letra sus palabras: “Creemos sinceramente, pensando en el bienestar de las futuras generaciones…amor al prójimo, a la Patria incluyente, el respeto entre los ciudadanos, y el respeto al estado de derecho, con instituciones públicas independientes capaces de garantizar la vigencia de todos los derechos humanos, donde la garantía de su eficiencia sea la honorabilidad de sus integrantes”. Dado que una de sus ideas es criticar al gobierno en materia fiscal entonces revisemos esta política. Sabemos que el gobierno de Maduro ha propuesto una Reforma fiscal, de acuerdo con Asdrubal Olivero propuso: “El Presidente anunció horas antes de que culminara su período habilitante un conjunto de reformas tributarias que conducirían a que “paguen más los que más tienen”. Bajo esta filosofía, se comunicó la reforma del Impuesto al Valor Agregado (IVA), que mantendría las alícuotas para todos los bienes, salvo los bienes de lujo, que pasarían a tener una alícuota mayor.Sobre el Impuesto Sobre la Renta (ISLR), se anunció la suspensión de los ajustes inflacionarios en el sector financiero y la eliminación de las exenciones sobre las cooperativas, fundaciones y asociaciones. Adicionalmente se incrementarían las multas a los contribuyentes especiales en 200,0% y se abre la posibilidad de confiscar bienes a las empresas declaradas en quiebra que tengan deudas con el Seniat.Finalmente, se modificó la ley de Impuestos sobre Cigarrillos y manufactura de tabaco, que comenzara a pechar a los derivados del tabaco y a la producción artesanal, y se decidió incrementar los impuestos al consumo y venta de bebidas alcohólicas”. (Asdrubal Oliveros, ¿Ayudan las nuevas leyes a reducir el déficit fiscal?; Prodavinci, 26 de noviembre, 2014).

En verdad no representa esta propuesta fiscal amor al prójimo, una reforma progresiva, que pague más el que más tiene” ¿no es en verdad, un compromiso con las generaciones futuras si somos una sociedad, una sociedad que brinde solidaridad al que gane menos?, no es parasitismo, sino solidaridad humana, “amor al prójimo, amor a la Patria” Pero no, el diputado cree que la “razón del fracaso principal del modelo en lo económico, tiene que ver con la acción populista irresponsable de repartir sin producir para comprar el apoyo electoral y político al precio de destruir nuestra economía y crear la cultura de la dependencia del gobierno en buena parte de la población como fórmula de preservar el poder como un fin en sí mismo, y no como un instrumento de bienestar social estable”. (Omar Barboza, “Repartir sin producir”,  Panorama, 14 de julio de 2014).

Entonces ¿cuál es el problema? Qué modelo auspician estos caballeros, Asdrubal Oliveros y Omar Barboza, se puede resumir en apoyar el modelo capitalista, para contrarrestar la contracción económica (y sin querer queriendo, elevar la inflación) respecto a la política fiscal señala Oliveros: “La estructura de regulaciones que ha mantenido el Gobierno nacional también reduce las recaudaciones que se pudieran generar a raíz de la aplicación de la Reforma Tributaria. Particularmente, la Ley de Costos y Precios Justos que coloca a las empresas un margen de ganancia de 30,0% limita los ingresos que pueda recibir el Estado por concepto de ISLR. De igual forma, la regulación de precios reduce la base imponible del IVA, lo que disminuye las posibles recaudaciones y la efectividad de cualquier incremento en las alícuotas impositivas”. No hay duda un modelo que desregule al capital, no controle la tasa de ganancia, que la Leyes fiscales permitan ganar más a los que más tienen, con la esperanza que ellos inviertan, pretendiendo hacernos creer que los códigos capitalistas suponen hacer el bien social por encima del bien económico. (Asdrubal Oliveros, ¿Ayudan las nuevas leyes a reducir el déficit fiscal?; Prodavinci, 26 de noviembre, 2014). Veamos si realmente ellos, los capitalistas dedicados a los negocios estarían dispuestos hacer bien al mercado, pese a que Estado (El Gobierno de Maduro) reduce su tasa imponible aun cuando ellos no reducen su tasa de ganancia.

Para despejar esta duda añade Oliveros que en “El mercado secundario de bienes, en el que se tranzan productos escasos (en buena parte como consecuencia de las regulaciones) a un precio mayor que el establecido por los órganos que regulan los precios de venta, no solo impone precios exacerbados a los productos (lo que afecta a la población), sino que deja de pagar impuestos por la reventa de los mismos. Consideramos que bajo las condiciones normativas actuales del mercado venezolano…”A todas luces se está diciendo que los empresarios capitalistas distribuidores de bienes o mercancías o productos escasos de primera necesidad, imponen precios exacerbados (afectando a la población con la inflación, la nota es mía) y que evaden impuestos por la reventa de los mismos, en verdad son estos empresarios capitalistas que rinden “amor a la patria” como espera el diputado Barboza?. Para colmo dado que el diablo dela inflación anda suelto, Olivero es partidario de que “una reforma tributaria no traerá todos los beneficios que podría si se eliminaran todos los desequilibrios”, en particular con el tema de los precios justos o injustos en el mercado, preferiría que se liberaran los precios y desatara el diablo de la inflación y no porque el gobierno regule dichos productos sino porque los empresarios evaden los controles que permiten regular la economía y estabilizarla, mejor dicho no están dispuesto a bajar la tasa de ganancia.

Notas:

1 De acuerdo con las cifras suministradas por el Banco Central de Venezuela, en el tercer trimestre del año se registró una caída de -2,3% en el PIB, pese al esfuerzo del gobierno por contrarrestar las causas de tal comportamiento. Tal cifra se vio afectada por el comportamiento de actividad manufacturera la cual experimentó una variación de -4,4%, mientras que la comercial mostró una contracción de -9,5%. El informe destaca que la actividad económica se contrajo a pesar del esfuerzo sostenido del gobierno por limitar las acciones adversas. No obstante, la actividad asociada, principalmente a servicios de salud, administración pública y defensa, enseñanza y seguridad social, refleja un crecimiento de 2,1% para el tercer trimestre de 2014, superior al observado en trimestre anterior, de 1,6%. Destaca el crecimiento de "Instituciones financieras y Seguros" y "Comunicaciones", con variaciones positivas en el tercer trimestre de 2014 de 13,2% y 4,1%, respectivamente. (EL UNIVERSAL, 31 de diciembre de 2014, “Actividad económica decreció 2,3% en el tercer trimestre”).

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6187 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Medios de Comunicación


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a200843.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO