Lo que le faltó al Análisis de Mario Silva sobre el Grano de Maíz del viernes 25 de enero


Inicio este escrito con la publicación del Grano de Maíz y más adelante los análisis.

Un Grano de Maíz

OLIGARCAS Y OLIGARQUÍA (Viernes 25-01-2013)
Un sistema social es una relación determinada, espiritual y económica, entre los hombres.
El sistema feudal, por ejemplo, es constituido por la relación de propiedad y la espiritualidad con ella enlazada, propia del feudalismo. Los hombres son feudales porque viven en esta relación. Sustituir a un sistema no es sustituir a los hombres que lo forman, es sustituir las relaciones materiales y espirituales que lo determinan. Un nuevo sistema social es una nueva espiritualidad que se entrelaza con la nueva relación económica.

Desconocer lo anterior ha llevado al fracaso a muchos esfuerzos revolucionarios. El 23 de Enero fue derrotado, no se pudo avanzar, por desconocimiento, por confundir al sistema con los hombres que lo componen. Fabricio se dio cuenta de esto y lo escribe en su carta de despedida al Congreso: "El 23 de enero, lo confieso a manera de autocrítica creadora, nada ocurrió en Venezuela, a no ser el simple cambio de unos hombres por otros al frente de los destinos públicos".
Después de medio siglo nos encontramos en una encrucijada similar, es posible avanzar hacia el Socialismo, pero de manera obstinada se repite la confusión entre nosotros: cándidamente pensamos que desplazar a algunos conspicuos oligarcas es acabar con el sistema capitalista. Creemos que es Socialismo expropiar algunas tierras, unas pocas fábricas, hacer correr a zuloaga, a mezerhane o pelear con mariacorina, y simultáneamente alimentar a otros oligarcas, crear nuevos capitalistas, proteger su propiedad de los medios de producción y dejar intactas las condiciones, las relaciones materiales y espirituales del sistema oligarca.

La historia y la mínima sensatez nos indican que esa confusión es camino al fracaso, así ahogamos a la posibilidad socialista, nos deslizamos a la contrarrevolución y terminaremos en el fango de los socialdemócratas, que aún se venden como anticapitalistas y antiimperialistas.

La medida del avance revolucionario es la sustitución de las relaciones sociales, las materiales y sobre todo las espirituales. Este cambio incorpora a la conducción de la sociedad a lo mejor de las clases, a lo más sano, de las dominadas y de la dominante.

Recordemos que la batalla principal es en el alma del pueblo, en la cultura, es allí donde se ancla el viejo sistema y se resiste a morir. Todo el esfuerzo de la Revolución debe ser dirigido a cambiar la última barrera de protección del viejo sistema: la cultura, los valores que sustentan el viejo sistema son muralla donde se estrellan los intentos revolucionarios, en esa hoguera se incineran dirigentes y pueblos.

Los dirigentes deben tener el coraje intelectual y material de renacer, de despojarse de lo viejo y asumir lo nuevo imaginado, ser hombres del futuro. Su vida toda debe ser asombro, resplandor del nuevo mundo, sorprender, mostrar la nueva manera de vivir, proyectarla al pueblo, cambiarlo todo, desde la manera de vestir hasta la manera de comer. Es el ejemplo el mayor instrumento educativo.

¡Irreverencia Chavista!

MI ANALISIS: Mientras no entendamos que no se cambia un sistema con solo cambiar a los hombres que la forman, sino que debe existir en los hombres un cambio a nivel de lo espiritual para que el sistema funcione con el deber ser, vamos rumbo al fracaso. Estos hombres “lideres” que vienen dirigiendo a la Revolución Bolivariana sigan renuentes al cambio (valores, conciencia del deber social). No podrán ser ejemplo en las masas para lograr el objetivo de esta revolución que es eliminar el viejo esquema de la dominación y el cambio estructural del Capitalismo. ¿Cómo formar al hombre nuevo? ¿Cómo serás ejemplo a las nuevas generaciones y de los que ya estamos involucrados en ella? Estos señores prefieren vivir y seguir saboreando las mieles del capital. Y así ¿Cómo dar el ejemplo? Estamos cometiendo el mismo error.
Ahora bien, Mario Silva en su programa de la Hojilla del viernes 25 de enero, leyó este Grano de Maíz y dio el siguiente análisis:

“Toby se refiere a lo siguiente, hay un señorito vasco de apellido que no recuerdo el nombre ahorita. El hecho claro es, que la derecha venezolana, sobre todo el poder económico que la sustenta, esta disfrazándose, siempre esta disfrazándose. Dice soy revolucionario y cuando revisa sus cuentas, encuentra que detrás de cada fortuna hay un robo, Pero no solo es eso, sino con quienes están relacionados. Porque ellos aparentemente vienen y dicen, nos vamos a restear con la revolución, pero cuando ven sus relaciones, detrás del escenario que están mostrando, comienzas a ver los mismo oligarcas, que se montaron en el coroto el 23 de Enero, a los mismos oligarcas que protestaron al gobierno de Pérez Jiménez, a los mismos oligarcas que le tiraron un golpe a Medina Angarita, a los mismos oligarcas que estuvieron detrás del golpe de estado de Juan Vicente Gómez y son los mismos oligarcas que siempre han estado allí.
Alguno de ellos incluso, escúchenme bien, desde tiempo de la colonia, porque son de apellidos connotados de ese mantuanismo criollo, que nos trajo el Imperio Español, y que sigue estando por allá atrás, disfrazándose ahora de revolucionario.

Lo peor de todo es que tenemos gente, que considera y cree posible conciliar con esa oligarquía, la misma que tiro el golpe de estado en el 2002, la misma que lanzo el golpe petrolero, la misma que ha estado conspirando desde que comenzó la revolución bolivariana, la misma que ha estado detrás financiando a la oposición golpista y ahora se presentan con el tema del dialogo, concertación, incluso la misma que en este momento se esta asesorando con el departamento del estado y utiliza a gente que estuvo trabajando detrás de Obama en su campaña electoral, es la misma que protege a las trasnacionales.
Eso es lo que trato de explicar Toby. Por eso ya esto es enseñanza del Comandante Chávez, a través de Gramsci “ese es el Sistema que no acaba de morir y el Sistema que no acaba de nacer.

Lo que me da risa detrás de todo esto es que algunos nos sentimos tan inteligente, pero no reconocemos lo que es un avance: el pueblo en la lucha sobre todo bajo la conducción de Chávez. Creemos ser tan inteligente y creemos que el pueblo no nos esta observando.”

Esto fue el análisis de Mario, unas palabras mas y palabras menos, después que oí nuevamente y detenidamente el audio para publicarlo.
Mi opinión al respecto:

Como verán hay una diferencia en lo que pude interpretar del grano de maíz con el análisis de Mario.

La idea central de su análisis es hacer ver que en la Revolución hay personajes que se están haciendo pasar por revolucionarios. Entre otros, acusa que la oposición golpista que anda en una de disfrazarse, me imagino por ejemplo el caso Capriles y las Misiones por mencionar uno y advierte que dentro de las filas revolucionarias hay quienes pudieran tener la buena fe de escuchar a la oposición para lograr acuerdos.

También dice que entre nosotros hay muchos inteligentes, que no quieren ver que la vaina es con Chávez. Pues el pueblo sigue en la lucha bajo su conducción. Y que ésta misma gente inteligente no se ha percatado que el pueblo los esta esperando en la bajadita.

Lo que no dice Mario claramente, es que hay gente que dirigen y representan a la revolución como Ministros, Gobernadores, Alcaldes y Funcionarios dentro de las Instituciones que igual están disfrazados de revolucionarios y no han querido entender que cambiar el sistema no es el cambio de hombres y se niegan a enfrentar los cambios internos que la revolución exige.

Toby no escribe el Grano de Maíz para la oposición, hemos visto como a través de sus líneas, nos trata de direccionar hacia el sentido de la revolución, la lucha de clase obrera, los valores, lo humano, la solidaridad, deslastrarnos del poder de dominación en el mundo “el Capital” y recordándonos donde han estado las fallas de las otras revoluciones.

Por eso Toby dice que desconocer que sustituir un sistema no es sustituir a los hombres por otros, sino que es cambiar en esos hombres lo espiritual (conciencia, valores, la conciencia del deber social), para determinar un nuevo sistema social. Es ir rumbo al fracaso. Pues lo antes expuesto es la esencia de todo.

Camarada Mario, creo que es necesaria y urgente la crítica y usted antes era crítico y oía al pueblo. Ahora se ha convertido en darle propaganda y hacer correr a la oposición y entrar en polémica con María Corina por nombrar uno de esos seres como lo dice Toby: eso no es Socialismo ni Revolución. Mucho menos creer que si cambiamos, desplazamos algunos oligarcas es acabar con el sistema capitalista.

A veces queremos tapar cosas que vienen pasando por salvar ¿no se a quien? Lo cierto es que hay una realidad que necesitamos esclarecer y quitar las mascaras, para que el proyecto bolivariano que lideriza el comandante no se desmorone. Con el silencio y la tapadera lo que hacemos es dañar lo que se viene construyendo. Por eso el dicho NO ACLARES QUE OSCURECE.


Recomiendo leer como complemento de este artículo El Grano de Maíz del día 16 de enero TODO EL PODER A LA CONCIENCIA DEL DEBER SOCIAL.
Construyendo Patria!

elivaldiviezol-66@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4182 veces.



Elizabeth Valdiviezo


Visite el perfil de Elizabeth Valdiviezo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Elizabeth Valdiviezo

Elizabeth Valdiviezo

Más artículos de este autor