El estercolero mediático y sus crímenes contra el mundo

Quienes a lo largo de la vida en ejercicio del periodismo hemos transitado más allá de las cuatro décadas en este noble oficio, no podemos menos que sentir nauseas, cuando advertimos que lo que por años, con aciertos y desaciertos fue un mundo de luchas al lado de las causas más dignas y de resistencia contra quienes siempre pretendieron romper los principios de la ética y el pundonor profesional, ha devenido en un estercolero que casi arropa a todo el universo comunicacional, ya que con contadas excepciones podemos sentir orgullo de la conducta de comunicadores sociales y de quienes han asumido la explotación de la noticia y la información como negocio.

No pretendemos hacer pensar que la comunicación social en épocas pasadas estuvo libre de pecados, porque siempre ha existido el palangrista, quien tirando al cesto de la basura el Código de Ëtica del Periodista, pone su pluma al servicio del mejor postor, sin importar la conducta criminal de quien paga. Pero nunca estuvo tan generalizada esta práctica, como ahora con el surgimiento del estercolero mediático que se ha tragado a centenares de profesionales de la comunicación social que de la manera más vergonzosa se prestan para la publicación de falsas informaciones, con plena conciencia de lo que hacen.

Los editores tampoco eran santos venerables, pero al menos tenían algunos rasgos de verguenza y en ocasiones cuando algún colega por pereza o por salir del paso lanzaba una información sin verificar la fuente, a través de los responsables de redacción le exigían al periodista dar fe de la fuente para poder publicar la información o le instaban a retractarse si la publicación carecía de veracidad y en oportunidades le costaba hasta el puesto.

Y no es que no existiera compromiso político por parte de los propietarios y editores, podemos recordar en la Venezuela de la segunda mitad del siglo XX algunas publicaciones con etiquetas partidistas o con posturas solidarias, casos de El Heraldo y La Esfera, que fueron incondicionales de la dictadura militar de Marcos Pérez Jiménez y que a la caída del régimen desaparecieron. Pero hubo diarios que como El Nacional, Ultimas Noticias y El Universal, pese a sus discrepancias con el gobierno, mantuvieron su línea informativa dentro de las normativas éticas. Luego en el período del bipartidismo, periódicos como La República, dirigida por Luis Esteban Rey, tuvo una clara identidad con el gobierno de Acción Democrática, pero jamás incurrió en calumnias y falacias contra los adversarios, como las que vemos hoy. El Nacional, bajo la dirección del siempre recordado Miguel Otero Silva, con una identificación con el campo de la izquierda, jamás cayó en una barrabasada, como lo hacen hoy quienes lo dirigen. El Universal, con su tendencia de derecha desde su nacimiento, tampoco cayó en ese basurero y el Clarín, órgano de la izquierda insurgente, fustigó con fuerza a los gobiernos de AD y COPEI; que lo persiguieron y clausuraron repetidamente , pero siempre con argumentos irrebatibles, nunca con calumnias y publicaciones vergonzosas, que lo expusieran al desprecio y descrédito ante el lector.

En la decana de la organización de los periodistas venezolanos, la Asociación Venezolana de Periodistas, fundadora del Colegio Nacional de Periodista, se daban discusiones en profundidad sobre la ética y los deberes del periodista como apóstol de la verdad y en la defensa de la dignidad y soberanía de la patria y, si bien es cierto que chocábamos los de izquierda con los de AD y COPEI, siempre había un punto donde coincidíamos en la defensa de la dignidad del ejercicio profesional. Aquí tenemos que recordar las polémicas posiciones de Ana Luisa Llovera, maestra de periodistas y digna militante de Acción Democrática, quien nunca escatimó ni antepuso intereses poliqtiqueros a la hora de entrar a defender la profesión.

Pero ahora vemos, como la prostitución de este medio ha llegado a fomentar bajo la batuta de la CIA y el Pentágono un gigantesco estercolero que está ahogando la dignidad de la profesión, en el mundo. Una muestra evidente y patética, es lo que acaba de hacer “El País” de España, con la publicación en primera plana de una supuesta foto del Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, entubado, moribundo (claro es el anhelo de los lacayos que desde los laboratorios de guarra sucia en Miami reciben basura para publicarla en España), eso por supuesto no es gratis, todo lo contrario es bien pagado con papelitos verdes de la CIA, a través de NED, la USAID y las tantas fachadas que el Departamento de Estado y su agencia criminal han montado en el mundo para promover desestabilización y asesinatos selectivos de gobiernos y líderes políticos incómodos para sus operaciones de rapiña.

Pero mas triste aún resultó ver en las pantallas de un canal de TV , a dos presuntos periodistas, títeres, dando marchas y contra marchas, frente a esa aberración Comunicacional de El País de España. No podían condenarla de frente, porque ambos son “Cachorros del Pentágono” (Uso el termino con la venia del maestro Angel Raul Guevara autor de la novela testimonial con ese título), porque para eso les paga el amo y por eso concluyeron que la culpa de esa publicación es del gobierno bolivariano, porque no ha colgado en la red, un dossier desde que el Comandante, entró a quirófano hasta su satisfactorio proceso de recuperación en la Habana Cuba. Cuidado, como el muerto se les aparece el 4F a echar el cuento de su “por ahora”, al cumplirse 21 años de la rebelión de la dignidad.

Este estercolero en que ha devenido la comunicación social en el mundo en las últimas décadas ha cometido crímenes contra la humanidad que son imperdonables, porque sus campañas de mentiras han servido para que Estados Unidos de Norteamérica y sus aliados imperiales de Europa, invadan, masacren y saqueen naciones indefensa, casos mas recientes son: las armas de destrucción masiva en Irak, allí está ese noble pueblo pagando las consecuencias de esa criminal campaña, pasa justificar las ambiciones del imperialismo por saquear sus riquezas petroleras, allí está Libia y el asesinato de su líder Mohamar Ghadafi, el país con el nivel de calidad de vida más alto de África y de buena parte del mundo, hoy sumido en una cruenta guerra civil y aniquilado por el hambre y la miseria, mientras los buitres del norte y de Europa se reparten el botín. Afganistan, país asiático asolado por la criminal acción de la OTAN. Ahí está otro ejemplo, Siria, valiente, digno y trabajador pueblo, hoy envuelto en llamas, gracias a la criminal campaña mediática y a ala alianza EEUU y EU, con su sicario, la OTAN.

Pero no conforme con masacrar a los pueblos africanos y del mundo árabe, ahora quieren hacerlo con la América Hispanoparlante, que también tiene el pecado de poseer muchas riquezas energéticas, vegetales y acuíferos, pero además ha cometido la osadía de hacer causa común con el Eje del Mal Caracas - La Habana, oyendo las prédicas de Fidel y Chávez. Por esa razón, el Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, el pueblo venezolano y este país, llamado Venezuela, cuna de libertadores y escenario de batallas libertarias para el Continente y el mundo, es blanco de El estercolero,mediático y sus crímenes contra el mundo.

Periodista*

CNP 2414 cd2620@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1609 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: