Correo del Orinoco ejemplo a seguir

Necesitamos una prensa imparcial, para que refleje el espíritu de los pueblos oprimidos, no una prensa que se doblegue a la calumnia orquestada por la mísera oligarquía apátrida.

Estos medios se han convertido en desestabilizadores de las instituciones democráticas, permitiendo a sus dueños difamar y calumniar a nuestro presidente sin motivo y sin razón y decir todo lo que le viene en ganas.

En los gobiernos de la IV. Republica permaneció enmudecida esa prensa, no por su voluntad, sino por la de los gobiernos del Pacto de Punto Fijo.

Ningún país de América latina goza de tanta libertad de prensa como en la Republica Bolivariana de Venezuela. No ha habido censura para ningún comunicador social, a ellos se les ha respetado ese derecho.

Yo solo he escrito artículos de opinión. Los enviaba a un diario de Guayana para su publicación, allí fui victima de la censura y no se le dio más cobertura a mis artículos en ese medio comprometido con la oligarquía apátrida.

Ellos utilizan su ataque mediático para hacer sentir sus burdas maniobras en la consciencia nacional, contra la revolución Bolivariana.

El día del golpe del 2002 la prensa mantuvo un silencio profundo, haciendo creer tranquilidad en el país, pero ese silencio no era la paz.

Los medios enmudecieron antes la actitud desestabilizadora de unos dementes y serviles oligarcas que buscaban derrocar a nuestro gobierno revolucionario, ignorando la verdad y así callar los horribles crímenes de Puente LLaguno.

Estos medios que han sido cómplices del ocultamiento de crímenes cometidos en nuestro país, ahora no quieren que se hable de esa historia y su tenebroso pasado.

Eternos declamadores no hacen más que hablar de demagogias y de tumultos, porque no se quieren convencer que ya ellos no son los hombres del siglo XXI. Y en sus cráneos apolillados se le ha secado el germen de las ideas, y se contentan con repetir como un idiota, los anatemas que nuestros antepasados nos enseñaron: La Libertad. Nada nuevo pueden decirnos, porque nada nuevo han aprendido estos mercenarios vende patria.

Hoy se ha demostrado con el Correo del Orinoco, que no solo honra la prensa, sino que ama la Republica Bolivariana de Venezuela. Es una prensa que da cabida a todas las noticias y a la verdad que al pueblo le interesa saber.

Es un diario veraz y objetivo en sus manifiestos y no centro crítico, calumnioso, para quienes dicen la verdad a cambio de sus mentiras.

Ningún rayo de gloria del pasado, llego a iluminar la ruta de estos barbaros, inventores de sueños trágicos, empujados por fuentes extranjeras, sin ética y sin dignidad periodística.

Sobre ellos reposa el imperio de las mentiras y las infamias, por su nefasto proceder ya que nadie les cree las mentiras; razón por lo cual su periódico se queda abollado en los puestos de revistas.

La prensa seria se ocupa de que la verdad refleje y sea diáfana como la visión de la existencia, y dispuesta a desmentir cuando se sabe que no es cierta la información. “Nada sería igual, sino hay verdad”.


Patria socialista, Viviremos y Venceremos

Rangeljuan1@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2243 veces.



Juan Rafael Rangel Ortiz


Visite el perfil de Juan Rafael Rangel Ortiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Juan Rafael Rangel Ortiz

Juan Rafael Rangel Ortiz

Más artículos de este autor