Reflexiones en el Día del Periodista

¡Ay, los periodistas! ¡Ay, el Código de Ética!

Miren, amigos queridos del alma. No soy periodista, ni soy comunicador social. Solo soy un profesor universitario con un programa de radio Sabatino que trata de hacer de la comunicación una razón de vida. Les confieso que espero el día Sábado con mucho deseo de transmitir a mis queridos colegas y a la población de Ejido en el Estado Mérida las informaciones mas recientes, mas nuevas, mas veraces, mas honestas. Aunque les pido disculpa por redundar, porque creo que la información en su esencia es veraz.

Hoy los periodistas están celebrando su día, aunque por decisión del Tribunal Supremo de Justicia en el año 2004, ese día es el 27 de Junio de cada año. Hoy muchos de esos titulados comunicadores sociales o periodistas estarán animadamente comentando con sus colegas cómo es que hay que hacer para que me "llegue" el bono por "hacer el trabajo" para la gente de la MUD o para la gente de la USAID, o para el imperio. Ellos estarán descuidadamente deslenguándose, con los humos en la cabeza y con un Blackberry  Touch sonándole a cada instante, narrando sus aventuras informativas sobre las lluvias y la incapacidad de Chávez para decirle a Diosito Santo que deje de mandar tanta agua para la Patria de Bolivar; ellos estarán contando cómo es que hay que especular sobre el Rodeo I y II, sobre los PRANES, sobre la actuación de los Guardias Nacionales, sobre la credibilidad del Ministro Tarek El Aissami, sobre los nombres y los sobrenombres de los Jefes Pranes, sobre la necesidad de usar toda la fuerza del Estado en contra de esa escoria social y la excesiva debilidad del Gobierno para solucionar un problema tan sencillo como es "acabar con todos esos malandros."; ellos ya no hablan de ética, de la noble labor del periodista, de la imperiosa obligación de decir la verdad, por sobre todas las cosas.

La verdad no estará presente en esa celebración. Ellos la han mandado de vacaciones hace ya varios años y no permiten que regrese. La ética no estará presente en esa fiesta. Ellos la han expulsado de toda reunión y tiene la prohibición expresa de intentar recuperar espacios y ha sido condenada a alejarse a 500 metros del lugar donde se encuentre uno de ellos. La prontitud no estará presente. Ellos ya no manejan esa palabra. Lo de informar a tiempo depende del dueño del negocio. Lo de informar a tiempo es una forma de decir la verdad porque no dá tiempo de editar, de manipular, de "preparar" la información, y ellos tienen la orden de manipular, de retrasar, de editar, de preparar, de banalizar, de MENTIR.

Me encantó conseguirme en la WEB con un artículo de una profesora, quien es coincidencialmente periodista o cumunicadora social y quien se llama Ana Cristina Chávez (¿será familia del Comandante?) donde habla de la necesidad de asumir el periodismo, que es así como titula su artículo. Miren lo que dice esta profesora:"

"Quien comunica pensando en el otro, en los otros, que a su vez son él mismo, sabe que no puede convertirse en un traidor a la patria; quien comunica es un maestro, puesto que bajo su responsabilidad está la siembra de valores, la enseñanza del idioma, la difusión de lo estético, de lo bello, así como la transmisión de información veraz y oportuna que contribuya a generar en los ciudadanos el sentido crítico y reflexivo que se requiere en tiempos de revolución."

¡Ay, Ana Cristina! Ojalá te oyera la jovencita y bella Marianita  Reyes de Globovisión. Ojalá te oyera Ana Vaccarella, Román Lozinski, Del Valle Canelón, Kiko Bautista, Leopoldo castillo y su par  Pedro Pablo, Carla Angola, El Torrealba del Radar de los Barrios, Echeverria, y tanto periodista de periódico que escribe tanta mentira, tanta basura, tanta manipulación.

Y continúa,

"Pero en realidad, el ejercicio periodístico debe trascender hasta convertirse en la propia voz del pueblo. El periodista debe ser, en definitiva, el pueblo mismo; ser la sangre que corre en las venas de la patria, porque la idea, la palabra hablada, escrita, convertida en imágenes o sonidos, tiene que representar el palpitar de la tierra."

Nada más cierto que eso, querida profesora.
¿ Saben quien si estará en esa celebración, al lado con ellos? Estará presente la banalidad, la opulencia, los aduladores, los jefes, los que deciden qué decir y cuando decirlo, quienes pagan, quienes reclutan fichas para el trabajo. Mañana? La resaca, el ratón, las encomiendas, los pedidos, el recuerdo de las órdenes, la terrible conciencia de saber que no estoy cumpliendo con mi labor de periodista, pero "todo sea por salir de este infierno".
Seguro se compartiran frases y slogans
"Algunas personas piensan que......", "Mucha gente dice que los pranes......"; "De manera extraoficial supimos que..."; "Una fuente desconocida informó que....."; "Un interno, quien no quiso dar su nombre, dijo que un guardia cuyo nombre no sabe,...."; " De fuentes confiables supimos que la Guardia Nacional...."; "Los Venezolanos opinan que...."; "Se dice que........"
¡Que certeza de información! ¡Que credibilidad expresan esas frases! ¡Que calidad de periodistas!
¡Qué tristeza hasta donde ha bajado la labor de un periodista!
felicito a esos periodistas verdaderos, quienes informan y no deforman, quienes aman a su profesión y quienes dan la vida por decir la VERDAD!

Patria Socialismo o Muerte.

(*)Prof. Brigada de Comunicación de la FBEU del IUTE
     Ejido, Mérida.

villegas_41@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1944 veces.



Oswaldo Adelis Abarca(*)

Profesor de la Universidad Politécnica Territorial de Mérida

 oswaldoabarcam@gmail.com

Visite el perfil de Oswaldo Abarca para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oswaldo Abarca

Oswaldo Abarca

Más artículos de este autor