El destape colonial de la ONU y de los medios de propaganda

Si la flamante y sesentona Organización de las Naciones Unidas, fuera seria y se preocupara por la democracia y los derechos humanos, así como sus dueños del eje USA/OTÁN - incluyendo al maltrecho Japón nuclear- y fueran los paladines de la democracia, la justicia y sobre todo los derechos humanos, esa famosa resolución 1973, la hubiesen aplicado sin dilaciones en hechos mucho más concretos de genocidio, protagonizados por el engendro colonial sionista de USA en el mediterráneo oriental, en los inicios de los años 80 del siglo XX.

Precisamente, es en 1982 cuando Ariel Scheinerman - alias Ariel Sharon- realizó la masacre de los refugiados en Shabra y Shatila, acto terrorista que tuvo como preludio la masacre de 40 personas con su auspicio militar, en la cual cayó Bashir Gemayel, el presidente Libanés de la época, en unos hechos censurados como genocidio por la ONU con la resolución 37/123, texto que fue usado como papel higiénico por estos criminales de guerra con licencia, gracias al aristocrático derecho a veto de USA, el amo imperial de tan colonialista esperpento surgido después de la segunda guerra mundial, para disfrazar un colonialismo de nuevo cuño.

Pero sin ir tan lejos en el pasado, no es la primera vez que esta antidemocrática organización colonial, se despoja de su máscara beatífica para agredir a las naciones y pueblos más débiles. Allí tenemos los casos de la operación Plomo Fundido, en la cual esta vez, la poderosa aviación militar sionista con helicópteros Apache, varios F-16 y sus Kafires, bombardearon a la población civil desarmada en la Franja de Gaza, el otro campo de concentración que junto a los de Guantánamo y las decenas de cárceles secretas, poseídas por USA para realizar secuestros “buenos” y por supuesto torturas “buenas” y terrorismo beatífico en toda Eurpa, sin que los medios de embustería masiva o de propaganda hegemónica, monda y lironda, rasguen sus vestiduras, ante el derecho al veto que prohíja, a tan célebres estados canallas con licencia para matar.

La pomposa operación de invasión “Preludio del amanecer”, cobija para cobardes montoneras de hienas con vestidos caros y armamento de punta, en la cual baten bravura y pose de paladines de la justicia, los gobiernos de Francia, España, Inglaterra y USA, debió empezar hace rato en otros lares del Mediterráneo si la ONU, sirviera para los fines que rezan en sus estatutos e incluso en los de la famosa Organización del Tratado del Atlántico Norte.

Debió empezar contra Tel Aviv, cuando el Mármara, una embarcación de civiles de un país miembro de la OTAN como Turquía, la cual llevaba ayuda humanitaria para los civiles del campo de concentración de la Franja de Gaza, fue agredida por comandos sionistas, con asesinatos de civiles a bordo, en la cual no sólo operó de nuevo el cómplice derecho a veto, sino la burla del nombramiento de Álvaro Uribe Vélez como parte de una comisión investigadora de los hechos, pese a sus antecedentes por hechos similares en Colombia, de los cuales es señalado por varios perodistas como Joseph Contreras, Gerardo Reyes, Fernando Garabito y el ex senador del PDA, Gustavo Petro.

Pero el prefacio del preludio de criminales y genocidas del nuevo coloniaje y su desgastada “justa causa”, comenzó con el bombardeo de los medios informativos de embusterías y propagandas noticiosas, que hoy cobija con aíres de héroes a quienes se ufanan de disparar misiles desde portaviones, submarinos y una aviación militar multinacional sobre el territorio de Libia. CNN, Fox, EFE y los demás de la reconquista española y sus satélites – El Mundo, ABC, El País- anunciaban meses antes de la invasión, de pilotos desertores que nunca mostraron ni confirmaron, anunciaron aviadores que estrellaban sus aviones para no masacrar a la “indefensa población civil”, que además de operadores políticos, mercenarios, aparecen en cada reporte, con sus respectivos AK-47 y sus misiles portátiles tierra/aíre Stinger.

RCN de Colombia y Caracol, las antenas repetidoras de cuanto embuste abortan los centros de la guerra psicológica, hoy 20 de marzo de 2011 confirmaba que un misil había impactado “cerca de una casa del líder Libio Mohamar Khadafi,” cuando en realidad lo hizo pleno sobre la residencia del mandatario beduino, asesinando a uno sus hijos, asesinato presentado por el canal Caracol, con el mismo estilacho de EFE, CNN Y Fox: “ el ataque fue realizado por un piloto que prefirió estrellar su nave antes que cumplir una orden de bombardeo a la población civil”.

Estos medios de embustería masiva como que aún piensan que están solos para decir lo que se les antoje, y cómo si no estuviera por esos lados una cadena internacional con toda la barba como Al Jazeera. Este canal de televisión del emirato de Qatar, un día antes del inicio de la invasión al suelo Libio, so pretexto de proteger “los derechos humanos - del eje USA/OTAN a robarse el petróleo” de Libia- había entrevistado al vocero rebelde Ben Saud, el cual se jactaba en sus declaraciones de los aviadores militares que desde Benghaz, habían bombardeado convoyes de tropas leales a Khadafi.

Jordán Rodríguez de Telesur desde el lugar de los hechos, confirmaría que una de estas aeronaves rebeldes fue la primera abatida por esa patente de corso, para los piratas del siglo XXI, autorizada por la resolución 1973 a “realizar lo necesario” para proteger a “la población civil”. Estos ventos, serían distorsionados por EFE, Caracol y RCN, entre otros, medinate titulares como este: “Libia Viola el Cese al Fuego”, el cual se había decretado como tregua para facilitar una comisión de la Unión Africana, que intenta una solución dialogada a la guerra civil en este país norafricano. Por esos antecedentes, las protestas de las mujeres y la actitud de la población libia contra los “periodistas internacionales”.

Todo ello hace presagiar la urgencia de sacar al periodismo y al periodista como actores de la guerra psicológica, pues todo el que participa en la guerra con y sin uniforme, tarde o temprano no sólo será considerado objetivo militar, sino blanco legítimo de la ira de una etnia o de una nación agredida por el imperio a su turno, sobre todo en una región donde las pasiones se desbordan con frecuencia. Total, USA ya lo ha hecho en Irak en los sucesos del Hotel Palestina, asesinando al súbdito español José Couto y en los casos protagonizados por los pilotos psicópatas de un helicóptero Apache, que masacraron a mansalva a los camarógrafos de Reuters y a quienes vinieron en su ayuda, lo cual denunció Wikie Leaks en el Club Nacional de la Prensa en su momento.

La hipócrita celeridad de Ban Ki Moon, el administrador del gran ministerio de colonias que es la ONU, más la marca mundial diplomática en velocidad batida por el aquelarre de Paris, con todos los presidentes del eje USA/OTAN o sus delegados con intereses en Libia, donde no invitaron a los delegados de la Unión Africana, por sus posturas pacifistas enfocadas el diálogo, y donde no esperaron ni la discusión del informe de la misma comisión enviada al suelo libio a indagar sobre los hechos, ni el pre informe de la misma UE que desmintió las versiones mediáticas sobre bombardeos en Trípoli, demuestra la necesidad que tienen las naciones con pretensiones de independencia, soberanía y autodeterminación de hacer esfuerzos para cambiar esta mascarada inaceptable de los saqueadores de siempre.

El primer paso, es la necesaria reunión urgente del ALBA con los países de la Unión Africana, para iniciar una desafiliación en masa de ese ministerio de colonias, que ya no resiste más canalladas por muy elegante vestido de palabrerías que le pongan. Con UNASUR, no se puede contar de a mucho, con un Brasil que le vendió el alma al diablo por un puesto permanente en el Concejo de Seguridad del coloniaje llamado ONU y con el peligroso cupo logrado por Santos para María Emma Mejía en la presidencia protémpore. Argentina ni se diga, con una Cristina que se apresuró a ofrecer tropas para los supuestos cascos azules, que no interesan mucho en este caso, porque se trata de invadir y saquear a un país, que ha cometido el pecado mortal de poseer uno de los petróleos de más calidad sobre la tierra.

El aviso es para Venezuela, que tiene el pecado de poseer las mayores reservas del planeta, con un campanazo de alerta: no esperar mucho de China o Rusia, quienes pudieron con su voto evitar una debacle y quienes a su turno también, pueden despertar una operación “humanitaria”, el día que se descubra algo de mucho valor energético estratégico en Chechenia o en el Tíbet. En caso de Venezuela, las manitas blancas en “juergas de hambre” descubiertas alimentándose en los baños y financiadas en todo por USA y la OEA de Insulza, son una tarea pendiente y urgente para desmontar este mecanismo caduco que debe desaparecer ante las nuevas realidades independentistas, si en verdad se desean cristalizar.

Chávez debe revisar con mucho cuidado este caso, porque basta con el apoyo de tan ilustres malandros de sacoleva, para que los paramilitares del Zulia y Táchira, se conviertan en “indefensa población civil”, para decretar una invasión que trasnocha con orgasmos múltiples a la oposición entreguista local encabezada por Fedecámaras y a sus amos del Pentágono, cuyo vocero anoche, el general William Gortney es desmentido hoy, en lo que se refiere al bombardeo a la casa de Gadafi y con la declaración de Obama: "nuestro objetivo sí es sacar a Gadafi del poder"- dijo el premio nobel de la guerra que ahora no sólo tiene los conflictos heredados de Bush – como dijera anoche en Dossier Walter Martínez- sino que ahora cuenta con guerra propia”.

Cómo epílogos de esta crisis quedan dos hechos que baten la marca mundial de la hipocresía y el farisaísmo: la de Amir Mousa vocero de la liga árabe y ex canciller de la tiranía Mubarak que sigue en el poder con el apoyo de USA y los mismos actores, pese al malestar de unas mayorías de la Plaza Tahrir, quienes se abstuvieron de votar el referendo gatopardista apoyado por doña Hilaria a quien se negaron a recibir. Se queja Mousa de los asesinatos de civiles en Libia causados por los supuestos defensores de “la población civil”, que desde Trípoli reportan, pasan de 90 asesinatos más 200 heridos.

¿Acaso este aprendiz de bobo no sabía que en la resolución 1973, esa autorización a hacer “todo lo necesario” no incluía intervención militar para montar en el poder a los rebeldes de Benghazi como su vocero Abdelhafid Ghoga, que acaba de declarar a la marcha de reconciliación que saldrá de Trípoli, “objetivo militar”? ¿Acaso no sabía Mousa que su puesto de Constituyente garantizado por Hilaria de Clinton en su reciente visita, no incluía callar como Judas Iscariote, cuando recibió por allí cerca sus 30 monedas? ¿Acaso los gobiernos chinos y rusos, no sabían que abstenerse era apoyar una invasión y una masacre, y que ellos también pueden sufrir?

Mientras los medios de embustería masiva y la ONU, se quitan sus máscaras para enseñarnos su rostros coloniales de siempre, con el imperialismo genocida de siempre, las poblaciones civiles en Yemen, Jordania, Irak, Afganistán, Pakistán y el emirato de Bahréin, son masacrados por tropas de asalto hasta de los países vecinos – como sucede en Bahréin- sin que a la ONU se le ocurra siquiera decir esta boca es mía o emitir, una resolución de condena. Muy seguramente no la conozcamos, y si acaso se da, por el solo hecho de tener bases militares de USA, eso los exonera de toda culpa y el derecho a veto de esta potencia, si es que las agallas del petróleo no lo hacen cambiar de parecer junto a tan insaciables socios.



makromokamboniko@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2532 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Revolución en Países Árabes e Intervención Imperialista en Libia

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Revolución en Países Árabes e Intervención Imperialista en Libia