Piratería radial en Margarita

No es necesario remontarse al siglo XVI para que a usted lo asalte un
pirata en la Isla de las Perlas. Ubíquese en Porlamar o Pampatar y
recorra lentamente el dial del radio en la modalidad FM. Comenzando
aparece la 88.5 SOL, cual cañonera al asecho. A corta distancia le
sigue la 90.9 TROPICAL; a dos brazadas localizamos a la 92.9 MARINERA,
lista para abordar a cualquier cristiano desamparado. Ascendiendo en
orden encontramos a 93.7 PARAISO, 101.3 PLATINO, 103.7 MANÍA, 105.1
ACTUALIDAD y luego la 105.7 GLOBAL NETWAR, que debe ser un pirata
inglés, para finalizar con 106.1 URBANA y la 107.3 GALAXIA.

Estas radioemisoras “comerciales” transmiten sin el respectivo
permiso o habilitación de CONATEL. Eso les permite a) No pagar
impuestos de ninguna especie. b) No transmitir cadenas ni cuñas
obligatorias del Estado. c) Invadir zonas de cobertura de las emisoras
legales. d) Excederse en la potencia de los transmisores. e) Decir lo
que les dé la gana, pues nadie las controla. f) Integrar circuitos
nacionales y … ¡aunque Ud. no lo crea! g) Transmitir cuñas de
organismos gubernamentales, que anuncian preferentemente en emisoras
contrarrevolucionarias.

Siendo un pelín desconfiados, una o varias de estas emisoras pudieran
estar financiadas por la NED, USAID o la propia CIA.

Aquí es cuando pienso “A malaya, quien hubiera sabido que para
conseguir cuñas del gobierno hay que tener una emisora pirata y no,
como en mi caso, trabajar 7 años en la única radio chavista de la
región sin lograr tan siquiera que Pdvsa sepa que existimos”.

Naturalmente apoyo las reformas a la Ley de Telecomunicaciones y a la
Ley Resorte, reformas que propuse personalmente hace más de 5 años.
Solo temo que las vayan a aplicar los mismos funcionarios a quien les
ha tocado “eliminar” la piratería radial.

Se dice que algunas de esas emisoras chimbas pertenecen a jerarcas
del gobierno, lo que considero inimaginable. Ese es un típico pote de
humo para distraer. Lo que en efecto ocurre es que hay más de un
empresario privado que prefiere sobornar a un funcionario de Conatel
para cometer las marramucias señaladas.

Las nuevas leyes podrán ser mejores que las anteriores, cosa nada
difícil, pero si los encargados de aplicarlas son los mismos que se
han hecho los sordos y ciegos, quedaremos peor que antes.

Nueva Esparta es el estado más pequeño del país y suman más de 20 las
emisoras ilegales. Añada otras tantas por cada estado y tendrá un
cálculo de la piratería radial en Venezuela.

Creo que esto lo entiende a cabalidad el Vicepresidente Elías Jaua.

augusther@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2561 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor