3R-2 a las Cadenas y la Política Comunicacional

Todo está confuso ahora y lo que antes parecía un hecho ventajoso desde el punto de vista comunicacional, conviene revisarlo porque también puede estar captándose o percibiéndose como uno de los elementos o variables que explican la perdida de espacios electorales. Lo cierto es que desde una perspectiva comunicacional las cosas no van bien, pero ese no van bien, parece explicarse por las deficiencias nuestras y la habilidades de los que organizan este asunto desde el frente de la oposición. Dos obstáculos por superar en este campo.

Hay colas públicas y colas privadas. Si vas a un banco privado a retirar el dinero que tienes en una cuenta, te ves obligado a realizar una larga cola. Si va a un laboratorio en una clínica a realizarte un examen médico debes hacer dos colas; una para pagar y otra para tomarte la muestra y si vas a una hipermercado privado (Sigo, Makro) también debes calarte la respectiva cola. Si estas en esas colas y agudiza el oído para conocer de los temas de conversaciones que trazan en esos momentos, notaras que la opinión insiste en endosarle a Chávez y al proceso la existencia de las cualquier cola. Es falsa esta conclusión, pero muestra una contundente prueba de la efectividad de la política comunicacional de la oposición y la efectividad de su propaganda. Todos los opositores terminan convencidos que es así y este hecho, que es enteramente privado, se convierte en un extraordinario argumento para enamorar a los llamados ni-ni.

Haga su propia evaluación revisando diariamente los medios de comunicación escrito y observe la abundante publicidad “diseñada” y pagada por el gobierno para promocionar sus productos. En esa revisión, deténgase un poco para encontrarle un elemento o aspecto que entusiasme su lectura y revisión. Al culminar el examen, probablemente sacará como conclusión, que la publicidad tiene mucho color rojo, una que otra fotografía pero fuera de esos aspectos, no hay otro elemento que destaque y que invite a detenerse un poco en la página para “mirar” un producto de la revolución. No soy especialista en este asunto tan complejo de la publicidad, pero creo que la intención de una actividad como esta no se reduce a ocupar simplemente los espacios o páginas más importantes de un medio comunicacional escrito. En los medios audiovisuales sucede algo parecido; la publicidad no es efectiva porque se diga una verdad o porque se use unos muñequitos (comic: Yo te aviso chirulí). El asunto no está en lo que se dice; más importante que esto, es lo quiere decirse, lo que no se dice, cómo se dice y lo que quiere o no quiere decirse.

 En estos días y en una de sus últimas cadenas largas, el Presidente puso en el tapete una noticia no tratada por los medios privados y donde el PNUD anunciaba un importante logro de este proceso. El Presidente cuestionaba que este acontecimiento no fuese destacado por los medios privados, pero precisamente ahí, es donde no debe colocarse o centrarse el cuestionamiento porque ya eso lo sabemos. Es tonto pensar que los medios opositores reconozcan este evento y los destaquen en sus noticieros y programas de opiniones. Esto no debe extrañarnos porque es lo que debe esperarse de ellos y es lo que tienen que hacer: ignorar las noticias buenas y sacarla de circulación.

Si los medios escritos y audiovisuales privados tienen como política remarcar que estamos en un estado de caos y que Venezuela se cae a pedazos, cómo es que esperamos que destaquen que la distancia entre ricos y pobres se redujo al 2008 a un 8,4% o que la indigencia pasó de 21,7 en el 1999 a 9,9% en el 2008. Este evento o noticia debe servirnos para hacer reflexión y aplicarle las 3R2  a la política comuncacional del gobierno. Es importante conocer por ejemplo, ¿cuántas nuevas personas se enteraron de esta noticia a partir de la información que se generó en la última cadena? ¿cuántos vinculados con el proceso conocieron la notica a partir de esa cadena? ¿cuántos ni-ni se enteraron de este importante hecho a partir de esa cadena?

Pienso que el alto gobierno debe tener claro lo que sucede al abrirse una cadena. Pienso además, que el alto gobierno también debe tener información de lo que sucede en el mundo no chavista cuando se anuncia una cadena. Debe además saber, si ese esquema es hoy por hoy un efectivo canal  de comunicación o un muro que se ha estado elevando tan alto, que hace imposible entrar en sectores que fueron y están siendo condicionados para responder ante el estímulo de la cadena. Las tres erres debe también aplicársela al esquema de las cadenas y la “política” comunicacional del proceso. To tiene que ser evaluado rigurosamente y rapdito.

evaristomarcano@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1720 veces.



Evaristo Marcano Marín


Visite el perfil de Evaristo Marcano Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Evaristo Marcano Marín

Evaristo Marcano Marín

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N Y ab = '0' /medios/a111101.htmlCd0NV CAC = Y co = US