¿Alguien me puede indicar dónde encuentro…a esa cosa llamada La Comunidad Internacional?

Estamos buscando a la comunidad internacional desde hace mucho tiempo, para que trabaje solidariamente en la búsqueda de una paz duradera. El país que requiere tratamiento urgente, se encuentra ubicado en el sur de América, y limita con Brasil, Perú, Ecuador, Venezuela y Panamá. Es necesario que si alguien ve a esa tal comunidad internacional, le explique, por favor, que éste territorio tiene costas en el Caribe y en el Pacifico. Bueno, si no encontramos a la comunidad internacional, entonces , no sería mala idea llamar a todos los hombres y mujeres que, a través de los años, han obtenido el premio Nóbel de la Paz… (bueno, no importa si entre ellos se encuentra el señor Barack Obama, pues entonces se le podría explicar, que ningún africano inteligente, se atrevería a instalar bases militares en ese país por respeto a la juventud de su propio país y por la juventud del mundo. La comunidad internacional, llegará a donde se encuentren y les recordará a estos ilustres señores y señoras, que con el dinero recibido ya podrían poner en marcha un plan conjunto para que se cumpla la voluntad y las buenas intenciones humanistas del señor Alfredo… cuyo espíritu seguramente presidirá la reunión de los laureados.

Cada país por cuenta propia envía una comisión que averigua sobre las despariciones forzadas, o tras veces lo hace la Unión Europea, interrogando minuciosamente a las viudas o visitando las fosas comunes y constata las fechas de las ejecuciones. La Organización de las Naciones Unidas han trasladado ya, a muchísimas personas de buena voluntad a ver qué pueden hacer; (Olara Otunú, Maurice Glelele Hahahanzo, Almudena Mazarraza, Anders Kompas), la O.E.A, no se ha quedado atrás, y se sabe que instalaron oficinas, si, señores, muchísimas oficinas, dialogaron, entrevistaron a las victimas y a sus familiares, y siempre buscan aquí y allá, con un rigor policiaco, luego salen a los medios de comunicación, sobre todo por la tele… y los entrevistan en periódicos y en la radio… pero siempre comienzan y terminan sus discursos diciendo: “Notamos con profunda preocupación… “Se observa gran progreso por parte del Estado y el gobierno en materia de protección de los Derechos Humanos… “ Y sería bueno para el país que atiendan las siguientes… Recomendaciones…

… Y es entonces cuando uno se da cuenta que uno copia las del anterior y este a su vez, las del más anterior y este las de su antecesora… Una mujer, la mamá de un niño asesinado en un positivo falso, comentaba entre sollozos alguna vez, que la Comunidad Internacional, quizás sirva para algo en otras partes, pero que a juzgar por los resultados de sus pesquisas, y recomendaciones, aquí no ha servido para nada… y concluyó con esta pregunta que todavía da vueltas en mi cabeza: ¿cómo explicar pues que las cosas se hayan agravado en tan poco tiempo?...

Los habitantes del país… también notamos con profundo dolor cómo la guerra ha desplazado a cuatro millones de campesinos, que es como si el doble de todos los ciudadanos que fueron, el 20 de enero a la posesión del señor Obama, en el National Mall de Washington, estuvieran rodando sin rumbo por el país, y sin la menor esperanza de volver a sus hogares… es como si todos los asistentes al concierto de Juanes y Olga Tañón y sus amigos en la Habana, multiplicados por tres, fueran violentamente desplazados a Miami y se produjera una emergencia humanitaria.

Si alguien sabe dónde se encuentran los Premios Nobel de Economía y Literatura, bien pueden llamarlos, de manera urgente, porque ellos hablan un lenguaje florecido y reluciente de metáforas, que nos haría mucho bien a todos.

No es bueno alarmarlos, pero si alguien teme visitarnos, lo mejor es que se compre un perro, o llame al Consejo de Seguridad, para que le asignen a un par de jóvenes de los Cascos Azules como guardaespaldas porque este país está en guerra desde hace más de un siglo y su gente ya no sabe qué hacer.

Nadie le garantizaría que estará a salvo de un secuestro, pero algo debemos hacer pues no ha sido suficiente con nuestras nobles acciones: Hemos recurrido a toda suerte de ilusiones, hemos sido declarados el país más feliz del mundo, como Suiza, en épocas distintas y con los mismos argumentos, pero nada; casi ganamos el mundial de futbol de los Estados Unidos, y nos eliminaron en el primer partido. Teníamos al mejor humorista de América, Él nos ayudaba a soportar las angustias, y un hombre malhumorado lo asesinó porque no soportaba ya la risa. El presidente, señor bien educado en Harvard y de excelente expresión, resolvió el problema de un plumazo cuando dijo que en el país guerra no hay, que nunca la hubo… y su mejor amigo manifestó sin pestañear, que a los cuatro millones de desplazados debe llamárseles “migrantes voluntarios”… y se acabó el conflicto …

Ah, si acaso usted conoce a alguien que pertenezca a esa cosa llamada la comunidad internacional, dígale, en el nombre de nosotros, que aquel país que necesita su real apoyo, se llama Colombia… y es la tierra en donde alguna vez fue perseguido y tuvo que salir huyendo Gabriel García Márquez…

franciscoamin@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2075 veces.



Francisco Amin Mosquera


Visite el perfil de Francisco Mosquera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: