En el 2010 más revolucionarios, menos románticos

No hemos impuesto a nadie nuestra forma de pensar, hemos sido solidarios con nuestro petróleo a cambio de bienes y servicios integrando a naciones hermanas, y desde la ONU nos han dado reconocimiento por mejorar la salud de la población. La OMS, UNESCO, UNICEF, aplauden nuestra responsabilidad con la población y su aumento en la calidad de vida, a pesar de ello, todos los procesos al socialismo están en la picota. 

Por el tiempo que atravesamos, lo que se nos viene en el 2010 desde Colombia y EEUU, naciones que nos endosan el delito de negar el derecho a la libre expresión, o de ser amigos de terroristas iraníes, por lo tanto enemigos de la democracia norteamericana, haciéndonos responsables de la violencia por no estar dispuestos a aceptar cualquier compromiso, sino únicamente aquellos que, a nuestro juicio, es el verdadero sistema social que mas nos conviene, somos reos de las guerras justificadas por el Nóbel de la paz, por lo tanto, no basta comprometerse con las causas colectivas, sino que es necesario no equivocarse en las soluciones que se ofrecen. 

Entre nosotros este problema ha merecido amplias discusiones en conversaciones de café, conferencias, talleres y artículos, se ha puesto sobre la mesa lo que se considera un problema crucial, puesto que no atañe solamente a la significación de la política internacional, sino a la responsabilidad de sostener la revolución, porque nos quieren abrir brechas profundas, ya que saben que hemos vivido adheridos por fuerza de las circunstancias a los problemas que constantemente nos plantea el imperio y nuestra realidad convulsa. 

Hemos descuidado meditar sobre nuestro proceso romántico y su presencia del socialismo en el mundo. Lo que quiero decir es que, debe existir una oposición entre la filosofía romántica y el vivir revolucionario. Aunque el objeto de la filosofía nunca será definido para siempre, puede expresarse en términos más concretos para ayudar a la conciencia del pueblo de lo que nos espera en el 2010, hasta la reelección presidencial del 2012, y las inevitables situaciones de desestabilización en términos para militares de intentos de golpe reaparecerán,  revestidas en un nuevo tono de voz de la oposición tratando de ocultar los intentos militares. 

Siempre los procesos revolucionarios se encuentran entre la gloria y el olvido. No podemos seguir siendo revolucionarios a medio tiempo, muchas veces de una manera tal que mas bien párese que, ser revolucionario es un oficio de contrabando, una actividad subrepticia plenamente disimulada en las marchas, casi vergonzosa, que es preciso realizar robando el tiempo, a hurtadillas, como si se tratara de una actividad prohibida, sin apoyo porque no hay camaradería y conocimiento. 

Sin embargo, la masa sabe que han heredado una gran tradición de sus antepasados. Son nada menos que las grandes figuras que en toda la historia nos abrieron la senda de la libertad y a América la contribución de su talento y rebeldía para definir revolucionariamente la esencia de las nacionalidades sin rendirse a los imperios. Prestigio que nos entrega las revoluciones armadas del pasado. 

Pero si el gobierno no entiende que la libertad no es solo proclamarla, porque para las masas, pan, techo y empleo, es lo único positivo para apoyar con la vida una revolución reorientando la acción, en vano también, sin cambiar los valores del espíritu, no podremos ser una nación socialista de verdad, ni tener una patria real. No basta el alivio para el hambre sin vivienda y empleo. 

Las condiciones económicas colectivas con tanta crisis y con tanta desorganización son un lujo ofensivo para quienes, por no entenderlo, piensan que seria dedicar esas energías a solucionar los problemas sociales en vez de equilibrarlos con la producción de cultura revolucionaria. 
 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4713 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Venezuela en el Exterior


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad