Grano de mostaza

Las relaciones internacionales de la República Bolivariana de Venezuela en esta primera década del siglo XXI han sido sumamente dinámicas; en especial se han abierto al encuentro e intercambio con otros países del orbe con los cuales se han logrado mucha aceptación de las propias cualidades y limitaciones, fortalezas y debilidades en el actuar. Son las expresiones de pueblos y sus dirigentes acompañados de sencillez y justicia. Se han dejado de lado el exceso de la propia estimación que a veces esconde el interés de sumisión y arrogancia, productos del balance económico, político, tecnológico y militar de cada nación, para dar paso a una relación transparente de razonable equilibrio y armonía. Ha sido un esfuerzo por valorar y defender la adecuada dignidad o los valores patrios de cada nacionalidad sin afectar u ofender al otro. Las carencias no son percibidas como inferioridad, ni las abundancias esconden la prepotencia que vulnera el decoro de los pueblos. La diplomacia arrogante, propia de imperios con sus continuas penalidades, llenas de complejos de superioridad, es un legado del pasado oprobioso de los que parecen ser fuertes e inexpugnables, y hoy demuestran soberbia y orgullo cuando cada vez más naciones se alejan de sus pretensiones y amenazas. Los gobiernos de Estados Unidos de América no tiene moral de acusar a ninguna nación del mundo ni a nadie, de narcotraficante, armamentista y terrorista porque su seno se ha llenado de drogas, guerras y armas nucleares que han acabado con ciudades enteras. El sueño americano hoy sólo ofrece vanidad que se le puede comprar con halagos, lisonjas o fama, como otros se compran y se venden por dinero, drogas, poder, sexo o placeres de la vida. Fue doloroso e inhumano la destrucción de las torres gemelas, pero también lo fueron las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki, como lo han sido las devastaciones sobre Vietnam, Irak o los distintos lugares donde ha llegado la bota militar yanqui con fines de dominación. Estamos en tiempos de ruptura de muros y actualmente más bien los gringos y sionistas lo han construidos para que los hermanos mexicanos y palestinos no ingresen.

Los tiempos de ahora no son de orgullo, soberbia, arrogancia y prepotencia, son tiempos de la gratitud sincera y del reconocimiento del otro: son signos de humildad. Desde esa noble actitud de poder reconocer con profundo respeto los valores exóticos de otros, bien conscientes de que así construiremos juntos el camino que nos hace andar entre los demás, con la hidalguía de que todo se puede compartir, en una conciencia muy clara de nuestras limitaciones, pero que nos hace delicados y poderosos en la mente de los que compartimos, en la total plenitud de su sustancia y de su configuración; es lo que nos permite conceder con franqueza y magnanimidad esos mismos valores al prójimo. Con la Cumbre de los países de África y Sudamérica, no me cabe la menor duda, necesitamos de estos dignatarios; mejor aún de damas y caballeros andantes, como venidas del verdadero ordenamiento interior del cosmos, capaces de oler el buen sentido de la confraternidad de la vida humana, que nos permita lograr una orientación y realización de mujeres y hombres buenos para la necesaria paz del mundo. Y así encender esa luz tan necesaria en nuestro medio actual, y aliviar la desfachatez de tanto orgullo herido y nunca satisfecho, que hoy mata hasta los recuerdos más tiernamente sentidos, como pueden ser aquellos en los que conscientemente nos constituíamos en familia humana. Dios que nos acompaña a todos se agradara de ello; tal como se escribe en (Eclesiástico 3, 17-20). “Muchos son altaneros y orgullosos, pero Él revela sus secretos a los humildes. Porque grande es el poder del Señor, y por los humildes será glorificado”. Bienvenidos hermanos de África y Sudamérica a la II cumbre del ASA en la isla de Margarita. Venceremos!


arizaidaarcia1@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1180 veces.



William Fariñas

Diputado a la Asamblea Nacional


Visite el perfil de William Fariñas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: