El FMI no ha cambiado

La gravedad, profundidad y alcance de la crisis financiera mundial iniciada en 2008 hizo presumir la posibilidad de modificaciones del sistema financiero mundial, particularmente una reforma o adecuación del papel y el mandato del Fondo Monetario Internacional. Lo ocurrido hasta ahora no abona en esa dirección, no hay ni cambios cosméticos.  

Desde la Cumbre del G-20, en abril de este año, el FMI salió fortalecido. Se priorizó reforzar su posición financiera y no su reforma; esto último habría permitido una mayor presencia decisoria en esa institución de las economías emergentes como China, Rusia, India y Brasil.  Recuérdese que la China con 1.300 millones de habitantes y la primeras reservas monetarias del planeta, cuenta sólo con 3.7% de las acciones con derecho a voto del FMI.   

El G-20 acordó buscarle 500 mil millones de dólares adicionales, de los cuales Estados Unidos aportarían 100 mil millones de dólares y la Unión Europea 75 mil millones de euros, con el objetivo de estimular a la economía mundial y ayudar a los pobres en los países pobres.

Al auxilio acordado por el G-20 deben sumársele los 200 mil millones de dólares que posee actualmente y 100 mil millones de dólares en reservas de oro. Es un monto histórico que jamás había administrado el FMI en su existencia. 

Ocurre que este fortalecimiento financiero del FMI no se corresponde con reformas estructurales que le democraticen  sino que lo mas grave es que continua dominando en su seno el viejo modelo de relaciones sustentados en acuerdos de políticas económicas monetaristas impuestas a los países que requieren la ayuda financiera. El FMI no ha cambiado. En acuerdos negociados desde septiembre de 2008 han incorporados elementos de la política contractiva, tales como, ajustes del presupuesto fiscal (recorte de gastos), incremento de las tasas de interés, congelamiento salarial para los trabajadores del sector público y otras medidas que en general tienden a reducir la demanda agregada. Nada nuevo bajo el sol. 

El CEPR con sede en Washington denunció que países de Europa del este, El Salvador y Pakistán han sido sometidos a estas condicionalidades crediticias y que el monto prestado a los países pobres es pequeño. De 16 acuerdos negociados menos de 46 mil millones de dólares es para apoyar balanza de pago.  El FMI aferrado a su ortodoxia neoliberal niega la aplicación de programas de estimulo económico en el contexto de la actual depresión económica mundial.  Ninguno de los dos objetivos del G-20 se ha cumplido. 

Los países en vía de desarrollo deben y pueden replantear el tema del FMI. El grupo BRIC y el MERCOSUR, entre otros, están obligados. Deben retomar las propuestas que apunten a una reforma sustancial del FMI que permitan arreglos institucionales que eliminen el veto de los países ricos, eleven el peso del voto de las economías emergentes en su seno e instalen una cultura de rendición de cuentas extraña por ahora.  De igual manera, el apoyo a los países pobres y endeudados debe concretarse en la propuesta de que el FMI venda parte de sus 100 mil millones de dólares en reservas de oro, y utilizar este dinero para la cancelación de la deuda pública de los países pobres/endeudados de manera inmediata. No puede, no debe permitirse que las grandes potencias destinen la inmensa cantidad de recursos que tendrá el FMI  para rescatar de la quiebra a la banca europea. El propósito debe ser estimular las economías para combatir la recesión mundial y ayudar a los países y pueblos pobres del planeta. Lamentablemente por ahora, y en estricto apego a las leyes del capitalismo universal, el FMI no ha cambiado, se esta saliendo con la suya.  

rodrigo1cabeza@yahoo.com

 




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1679 veces.



Rodrigo Cabezas

Economista. Profesor de la Universidad del Zulia

 rodrigo1cabezas@gmail.com

Visite el perfil de Rodrigo Cabezas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: