De México al Perú

El capitalismo enfrenta, tal vez, la peor crisis de su historia. Sus contradicciones alcanzan niveles impredecibles a pesar de los rezos y conjuros de Obama, nuevo Sumo Sacerdote encargado de administrar el temor y la creencia, eficaces instrumentos del gobierno mundial.

Para distraer la opinión internacional de esa realidad económica, nada mejor que acudir al temor, al bioterrorismo. Frente a la crisis del capital ¿Por qué no inventar un “puerco virus”, colocarlo en México y así desviar la atención de su verdadero origen, los EE.UU., donde anualmente muren 36.000 personas por dicha causa? Si en México u otros países han muerto 140 personas afectadas por el virus y en los EE.UU. mueren 36.000 ¿Por qué la sede del virus es México y no los EE.UU. que ya en el año catorce, con la Primera Guerra Mundial, cuando las tropas gringas desembarcaron en España, contagiaron a Europa, al mundo entero, con el mismo virus aviar (ahora mutado), y le pusieron por nombre “gripe española”?

Para distraer la atención mundial de la profunda crisis del capital, la Casa Blanca le ordena al peón Alan Gracia agudice el enfrentamiento con las etnias indígenas de la amazonia peruana. ¿Dónde queda el indo americanismo del señor Haya de la Torre, el aprismo del señor Alan García, la defensa de los pueblos de “indo America”, con sus tierras y costumbres?

¿Qué hay detrás de estos dos hechos: la peste “mexicana y la guerra en el Amazonas peruano? Ante el avance de los movimientos populares en América Latina y el Caribe ¿Qué propósitos ocultos hay en la geopolítica de EE.UU. de internacionalización del territorio amazónico, “pulmón del planeta”, alegando incapacidad de los países vecinos, para protegerlo?

Entre las nuevas atribuciones de la Cuarta Flota, además de vigilar el Caribe y navegar por los mares, está el penetrar, “como Pedro por su casa”, en los ríos del continente (Amazonas, Orinoco, Paraná). En el caso mexicano, ya está en marcha la invasión militar, “pacífica”, para atacar el narcotráfico y para combatir el virus “porcino” que amenazan la “seguridad de los Estados Unidos”. En el pasado la amenaza provino de los “poderosos” ejércitos de Haití, Guatemala, Granada, Nicaragua, Panamá, Chile (Allende), Cuba. ¿La infamia de construir el muro no les resulta suficiente?

Si la auto demolición de las Torres Gemelas de Nueva York sirvió de pretexto para invadir a Afganistán; las falsas armas de destrucción masiva, para invadir a Irak; las lanchas cañoneras en el Golfo de Tonkin, para invadir a Vietnam; la construcción de un aeropuerto, para invadir la isla de Granada; ¿Qué tiene de insólito pensar en la invasión militar, “pacífica”, de México para “curar el “virus porcino” y tratar de frenar el avance incontenible de las mayorías nacionales mexicanas a la toma del poder político? ¿O intervenir en la amazonia para “salvar el pulmón del planeta” ante el repudio de las mayorías peruanas al señor Alan García? ¿Qué va a ocurrir en México o en el Perú junto a lo que ya ocurre en Colombia con Uribe?


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1014 veces.



León Moraria

Nativo de Bailadores, Mérida, Venezuela (1936). Ha participado en la lucha social en sus diversas formas: Pionero en la transformación agrícola del Valle de Bailadores y en el rechazo a la explotación minera. Participó en la Guerrilla de La Azulita. Fundó y mantuvo durante trece años el periódico gremialista Rescate. Como secretario ejecutivo de FECCAVEN, organizó la movilización nacional de caficultores que culminó en el estallido social conocido como el ?caracazo?. Periodista de opinión en la prensa regional y nacional. Autor entre otros libros: Estatuas de la infamia, El Fantasma del Valle, Camonina, Creencia y Barbarie, EL TRIANGULO NEGRO, La Revolución Villorra, los poemarios Chao Tierra y Golongías. Librepensador y materialista de formación marxista.

 leonmoraria@gmail.com

Visite el perfil de León Moraria para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



León Moraria

León Moraria

Más artículos de este autor