La rebelión de las palomas (II)

Dossier/ Últimas Noticias - 02/11/03

El periódico israelí Maariv hizo recordar este jueves al Primer Ministro Ariel Sharon la reciente negativa a combatir en territorios palestinos por parte de 27 pilotos de la Fuerza Aérea. Entre los firmantes de la histórica carta colectiva se encuentran algunos de los más destacados oficiales de la fuerza considerada “La Elite” de los servicios armados. “Nuestra situación es más seria de lo que era la de los Estados Unidos en Vietnam”, dijo el Brigadier-General de la Reserva de la FAI, Yiftah Spector, uno de los pilotos más condecorados de Israel a quien, pese a ser instructor de vuelo, se le ha ordenado permanecer en tierra. La carta señalaba textualmente, entre otras razones, la negativa a “participar en los ataques aéreos contra la población civil” y reiteraba la oposición de los oficiales a “obedecer órdenes ilegales e inmorales” (Dossier, La Rebelión de las Palomas, Ultimas Noticias, 28-09-03) ; casualmente, las mismas calificaciones con las que Juan Pablo II fustigó la invasión de los Estados Unidos y el Reino Unido a Irak: “Guerra ilegal e inmoral”.

La carta de los pilotos militares israelíes siguió a la misma negativa por parte de 500 reservistas del Ejército y terminó con la expulsión de los 27 considerados “palomas” por parte de los “halcones” seguidores de las políticas guerreristas de Sharon. Ahora mientras el Primer Ministro se mueve hacia el exterior visitando Moscú, cuando las cosas se complican en casa, un “halcón”, y del más alto rango, es quien da un sonoro paso al frente en la causa de una solución negociada con los palestinos.

El canto del halcón.

El Teniente General Moshe Yaalon, Jefe del Estado Mayor de las IDF, convocó a tres de los más destacados columnistas de sendos periódicos nacionales, marcando en sus declaraciones una nítida separación con la línea del Gobierno Likud sobre el tratamiento militar y político del tema palestino.

Lo dramático del gesto de Yaalon, que siguió resonando durante todo el Shabat, lo constituye el hecho comprobado de haber sido considerado hasta ahora como uno de los más conspicuos representantes de la línea dura respecto de los palestinos; al punto de haber chocado en el pasado con la política de otros gobiernos.

Cuando en el año 2001 se opuso a la evacuación de colonos israelíes de Hebrón, en la Cisjordania ocupada, fue criticado por el propio Ministro de Defensa de entonces, Benyamin Ben Eliezer. Según el analista israelí Yoram Peri, el Teniente General Yaalom había exigido que la Intifada fuera “aplastada”.

Yaalon había sido noticia en julio, según Peri (citado por AFP), al considerar que Israel “consiguió llevar esta guerra compleja hasta un punto en el que el adversario comprendió que el recurso a la fuerza no le dará una solución... Todo esto refleja el malestar creciente en un Ejército que se da cuenta de que, a pesar de todos sus éxitos contra la violencia y el terrorismo, no hay solución militar para un conflicto que podría explotar si Israel sigue ejerciendo una presión semejante sobre los palestinos”. Y según Maariv: “A pesar de todo, la iniciativa de los pilotos forzó a la FAI a tomar más precauciones para no matar a civiles inocentes. Las declaraciones del General Yaalon podrían hacer que la opinión pública y algunos responsables se pregunten por los riesgos que entraña la represión contra la población palestina”.

El General Yaalon fue llamado de inmediato al Ministerio de Defensa donde, al parecer, mantuvo una acalorada conversación con el titular de la cartera, Shaul Mofaz, quien le habría ordenado retractarse, cosa a la cual el convocado se opuso verticalmente. Yaalon acusó al Gobierno de debilitar y provocar la caída del Ex-Premier palestino Mahmud Abbas.

Pidió la inmediata eliminación de medidas como el toque de queda en áreas tranquilas y exigió la entrega a la Autoridad Palestina del control de ciertas zonas. La artillería política de la Coalición Likud lo tomó de inmediato como blanco, acusando al Jefe de Estado Mayor de debilitar la posición del Gobierno en el extranjero. Si así fuera: ¿Qué hace Sharon hoy en Moscú? Bien es cierto que no se le ocurriría andar por Europa Occidental, y sería un convidado de piedra para Washington y su “Hoja de Ruta”.

Las paralelas “convergen”.

Por lo que respecta a George W. Bush, aliado automático de israel, está demasiado ocupado con la pérdida de apoyo en las encuestas debido al caos de la invasión a Irak y Afganistán, y el costo en bajas de sus propias fuerzas.

Al mismo tiempo, pone en duda a la CIA y a otros servicios de inteligencia. La Administración insinúa haber sido mal informada sobre las causas que el mismo Bush esgrimió en su Discurso sobre el Estado de la Unión para la invasión a Irak.

Ha logrado, no obstante, y mediante amenaza de veto, que la Cámara le aprobara 87.500 millones de dólares para Afganistán e Irak. Veremos qué dice el Senado. No debemos olvidar que George Tennet, actual Director de la CIA, fue designado por Bill Clinton. Al igual que el Pentágono, el Departamento de Estado, el Consejo de Seguridad Nacional, la Vicepresidencia y la propia Casa Blanca están bajo atenta observación de la Cámara Alta. Pese a la manipulación mediática, los comités especializados del Congreso van por la yugular de la Administración ante las opciones de un año electoral. Reclaman ante el descarado retraso por parte del Gobierno en brindarles “rápida, oportuna y completa información” sobre lo que aparentemente sabía el Gobierno, para justificar una campaña militar de altísimo costo económico y político. ¿No es, acaso, este escenario, a otra escala, el que tiene en sus manos Sharon?

Mientras vuela a la Federación Rusa, deja filtrar sibilinamente un posible contacto de diálogo con los palestinos y, al mismo tiempo, les limita el acceso a la Mezquita de Al Aqsa. Se diría que trata de hacer olvidar que esta semana fue interrogado durante varias horas por la Policía Israelí sobre presuntas millonarias contribuciones ilegales en dólares para su campaña, vía Sudáfrica, a las que no estarían ajenos sus dos hijos. De paso, el Ministro de Finanzas acaba de estimar que su criticado “Muro” con el que supera, con base en la más moderna tecnología, al de Berlín, costará más de 2.300 millones de dólares, lo que triplica cómodamente las estimaciones originales. El costo político y humano de esta separación forzosa de Israel y la Margen Occidental está por verse. De nada sirve en este momento que alguna vez, según se filtró en Washington, el VicePresidente Dick Cheney dijera que a Yaser Arafat habría que “colgarlo”. Los súperhalcones Donald Rumsfeld y Paul Wolfowitz están algo ocupados y enojados. El primero, porque tanto la ONU como la Cruz Roja Internacional reducen su presencia en Irak por falta de garantías; omisión del ocupante. El segundo, porque casi lo matan en el múltiple ataque con cohetes y granadas autopropulsadas, al Hotel AlRashid, bastión “seguro” de las fuerzas de ocupación.

En cuanto a Dick Cheney, verdadero monje gris de la Administración, sigue cobrando por cuenta de Halliburton. Designó a su hombre clave, vinculado al Cuerpo de Ingenieros del Ejército, como factor en la adjudicación “a dedo” de los más jugosos contratos para la reconstrucción de Irak, precisamente a las numerosas y variopintas filiales o colaterales de Halliburton. Recientemente hubo manifestaciones por la paz en 140 ciudades estadounidenses; algo que no se veía desde Vietnam. Anoche, decenas de miles de personas se congregaron en la Plaza Yitzak Rabin, de Tel Aviv, para honrar su memoria. Recordaron, entre otros temas, el Acuerdo de Paz de Washington de 1993 durante la Presidencia de Clinton, que le valió a Rabin el Premio Nobel de la Paz 1994 compartido con Yaser Arafat. El homenaje a Rabin fue en el mismo sitio donde el General y Ex-Primer Ministro convertido en “paloma” y mártir, fue asesinado por la espalda, por un extremista religioso israelí el 4 de Noviembre de 1995.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6774 veces.



Walter Martínez

Periodista, corresponsal de guerra y analista internacional. Productor y conductor del programa Dossier, que por muchos años se transmitió por Venezolana de Televisión (VTV) y luego por Telesur.

 @WalterDossier

Visite el perfil de Walter Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: