Hoy 27 de Junio 2020 día de la Periodista y del Periodista Venezolano: ¿Tenemos algo que celebrar?

¿Qué es lo que deberíamos los periodistas y las periodistas estar celebrando?

Deberíamos estar celebrando el contenido de la frase del incomparable Libertador Simón Bolívar´: "La Prensa es la Artillería del Pensamiento".
En una triste paradoja, ese pensamiento, en grandes letras doradas, está plasmado en el patio central de mi querido canal Venezolana de Televisión VTV como simple adorno, devaluado, hueco, vacío, sin verdadera ni real aplicación, esperando que alguien lo ponga en práctica.

Hablo por mi experiencia en Venezolana de Televisión: aludiendo al marco referencial temporal del período de 2013 a junio 2020. En este período hay un antes y un después: antes de Noviembre de 2017 y después de Noviembre de 2017.A partir de esta última fecha mi experiencia ha sido: censuras: previa y posterior; actos mafiosos contra mis invitados y, por ende, contra mi persona y mi producción, en los que resaltan dos a los cuales muy resumidamente aludiré más abajo; faltas de respeto de altas autoridades tanto de VTV como de personas asociadas a ellas que son de variado espectro de ocupaciones laborales en VTV utilizadas para hacer daño; alegación de situaciones, en forma falsa o de medias verdades, por parte de personas que no son autoridad y que nada saben de televisión, cuyo desenlace iba a pasar por la eliminación de mi programa Dossier, denunciado lo cual a Freddy Ñáñez, éste sólo procedió a justificar la falsedad; desatención; actitudes de desprecio manifestado, entre otras formas, con la falta de cumplimiento del precepto constitucional de la Oportuna y Debida Respuesta a legítimas solicitudes realizadas por este productor; agresiones; guerra económica contra mi persona para quebrarme y para que abandone la trinchera -lo que NO he hecho ni haré, por lo cual, en lo que a mí respecta: tengo un contrato VIGENTE con C. A. Venezolana de Televisión- efectuada dicha guerra no sólo desde Venezolana de Televisión sino desde muy altos despachos del Ministerio de Información y Comunicación; precarización ex profeso de las mínimas condiciones de funcionamiento de una oficina de producción; destrucción ex profeso, denunciada y jamás escuchada la denuncia, de elementos de mi escenografía -y digo mía por cuanto su concepto es original de este servidor y varios de sus elementos son de mi propiedad-; prepotencia; arrogancia; presiones telefónicas; presiones por redes sociales: en concreto por Whatsapp desde altísimos despachos del Ministerio de Información y Comunicación; conminaciones a acatar mandatos arrogantes y convenientes a un sector afortunadamente muy pequeño, minoritario, lamentablemente del gobierno nacional; acciones concretas que fueron dirigidas ex profeso y como meta: aplastar mi trabajo en Venezolana de Televisión.

En cuanto a los dos de los casos -anunciados arriba- de censura perpetrada por autoridades de VTV y/o del Ministerio de Información y Comunicación:

El primero: censura doble: el ya muy famoso sucedido a mediados de Agosto de 2019, el cual fue narrado en tuit fijado en mi cuenta Twitter @WalterDossier, de la expulsión, prácticamente a rastras, de Venezolana de Televisión VTV, del compañero evangélico Luis Reyes, de la dirigencia del Partido ORA integrante del Gran Polo Patriótico; hecha en forma horrenda, humillante, mafiosa, literalmente en la sombra, con una coordinación al estilo de un deshonesto servicio de inteligencia, con maniobras maliciosas pero torpes, ordenada por el Ministerio de Información y Comunicación de Venezuela.

Me disponía, según mi línea editorial, muy claramente demarcada por contrato, y en secuencia a programas inmediatamente anteriores, a entrevistar al compatriota evangélico Reyes para ofrecer al público la visión de un ciudadano de esa respetable religión por cuanto se ha venido denunciando la intensificación de la actividad etnocida en el Sur de Venezuela hecha por sectas evangélicas pro-estadounidenses con ya conocida alianza estratégica con el Sionismo y que lleva el nombre "Teología del Dispensacionalismo" (Measheimer, Walt, 2007), la cual -actividad- es financiada por organizaciones de Estados Unidos con el fin de provocar la partición de nuestro país con la secesión de nuestros estados Bolívar y Amazonas, casi la mitad de Venezuela, y donde casualmente están los grandes depósitos de minerales altamente estratégicos, los grandes ríos navegables, la riquísima selva amazónica, la principal reserva petrolera del mundo, la mina de oro más grande del planeta, las grandes reservas de diamantes certificados por la Kimberley, etc.

Esa expulsión contra el compañero Reyes, no obstante su revelada y presuntamente positiva y conciliadora conversación sostenida por él días antes con Jorge Rodríguez, Ministro de Información y Comunicación, fue acompañada de otra censura llevada a cabo apenas una semana después, ordenada, según una funcionaria de tercer nivel cuyo nombre no revelaré por ahora, por Freddy Ñáñez Presidente de VTV sobre quien, a su vez, ella refirió que éste ejecutaba la orden directa del Ministro de Información y Comunicación de Venezuela. El compañero Reyes sólo iba a declarar 25 minutos, por lo cual, ante tamaña y reiterativa inconstitucional acción, decidí suspender el resto de la emisión de esa noche.
El segundo de los dos casos a resaltar, también es doble. Y lo constituye el relativo a la represión llevada a cabo, dos veces, por un "vicepresidente", "de contenidos", nombrado por Freddy Ñáñez. Y fue hecha justamente en uno de los más temibles momentos de los segundos apagones que estaban siendo ordenados por funcionarios de Estados Unidos contra Venezuela.
La primera vez censuró una entrevista pregrabada, ya que para retransmitir la misma también tengo ese derecho por contrato.

A mi juicio, esa cinta contenía el mejor resumen, y la declaración más diáfana, ordenada, completa, pedagógica, eficiente, sobre la Guerra No Convencional; que han sido presentados en mi espacio; y que, con respeto a los sobresalientes expertos que tenemos en Venezuela, fue realizada en mi programa por el mejor expositor del tema. Y venía "de perlas" por el grave tema golpista y desestabilizador de los nuevos apagones.

Ese día, estando todo listo y en tiempo, no salió al aire Dossier. Al momento quise interpretar este episodio teniendo por norte la buena fe.

Sin embargo, al presentarme en VTV en la oportunidad inmediatamente siguiente, en vivo, yo, mi persona, presente en el Estudio 4 -y no en el 3 ya que los apagones determinaron el ahorro de espacios y de energía-, las autoridades de VTV hicieron espionaje para enterarse de mi pauta -acto que autoridades de VTV cometieron varias veces hasta que prohibí a mi personal que se conversara con persona alguna acerca de mis contenidos-, con lo cual el "vicepresidente", "de contenidos", se dio cuenta de que yo iría a transmitir partes del contenido de dicha entrevista, y inconstitucional y abusivamente, mandó de nuevo a censurar. Estando todo listo, y yo presente en el estudio, tampoco salió al aire Dossier.

Entonces se hizo evidente de que en ambas oportunidades no fue más que un acto de vulgar odiosa y patética censura. ¿Cuál realmente fue la autoridad que le ordenó a este peón esta aludida reiterada censura para este segundo caso doble?

Para estos dos últimos episodios perpetrados en plena emergencia patria de apagones, hay que agregar un punto en extremo resaltante: el expositor en esa entrevista es el compañero patriota venezolano exitosísimo Freddy Bernal. ¿Qué significa entonces eso?

Repito: he aludido a sólo dos casos de muchos: los de los emblemáticos compañeros: Reyes y Bernal.

Aquí hay que agregar: ese mismo "vicepresidente", "de contenidos", se presentó una tarde en la oficina de producción de Dossier, y en actitud "sobrada" requirió la lista de invitados para su aprobación. ¿Lo mandó Freddy Ñáñez? ¿Lo envió el ministro de Información y Comunicación? Le remití como respuesta que, como es mi tradición, yo primero dejo de comer antes que darle una lista de invitados a nadie. A Nadie.

A esto, se suma las tres situaciones que ya he venido denunciando desde mi cuenta Twitter: única vía de visibilizar y comunicarlas ya que, dolorosamente en nuestro gobierno que se supone es Bolivariano Antiimperialista y Revolucionario que gobierna en un presunto Estado de Derecho y de Justicia, no hay nadie que responda, que se comunique, que atienda, que escuche, que haga que se cumpla la Constitución y las Leyes que regulan las diversas materias relativas a las situaciones denunciadas: mis legítimos reclamos protegidos por el Derecho, y mis observaciones muy serias que hago como ciudadano de esta querida Patria Venezuela.

Y la última, que está sucediéndose en este momento: la sacada del aire desde Venezolana de Televisión de mi programa Dossier con el embuste, la coartada, la falsedad, la mentira, el fake, el montaje, consistente en que mi trabajo tiene que salir del aire dizque por "mi protección" para que dizque "no se me pegue el coronavirus", dizque "por tercera edad". A ver si entendí: ¿Un muy alto funcionario del Gobierno Bolivariano que le hace guerra económica y le manda a fabricar condiciones de producción a un adulto mayor periodista censurándolo y dañándole su producción y su trabajo, dice a su vez, que quiere "proteger" al mismo que ha pretendido aplastar?

Un periodista tiene derecho a trabajar, a no ser censurado; y menos, por motivos mezquinos, innobles, retaliativos, revanchistas.

¿Acaso alguien ha visto que programas emblemáticos del mundo sean suspendidos y sus presentadores o anclas sacados del aire dizque por "protegerlos del coronavirus?

¿Y tengo entonces prohibida la entrada a mi canal del que casi soy fundador: Venezolana de Televisión, tal como lo demostré por video del 1º de junio 2020 en horas de la tarde?

¿Exactamente por orden de quién se me prohibió la entrada a VTV?

¿Un funcionario VALIDO DE SU ENORME PODER POLÍTICO y de PROXIMIDAD al señor Presidente Nicolás Maduro, dice "protegerme", metiéndose con un adulto mayor, y permanentemente en forma camorrérica y conflictiva en lo que pareciera que no tiene otra forma de relacionarse con el Pueblo de Venezuela sino con conflictos, cometiendo infamias contra un adulto mayor pero le dice a este servidor que "lo está protegiendo"?

¿Acaso se estará revelando que la directiva de Venezolana de Televisión no ha acatado ni obedecido las medidas de bioseguridad y bioprotección a quienes estamos obligados a trabajar en las Telecomunicaciones las cuales se desarrollan en un establecimiento con actividades no susceptibles de suspensión?

El sueño dorado de esa cúpula es verme borrado. ¡No pasarán!

Y de paso, con ello también se atropelló a otros anclas materializándose contra ellos la discriminación por la condición en lugar de garantizarles su bioseguridad.

Si le diéramos crédito a esa canallada que en fraude a la Ley se me aplicó en el marco de programas de televisión, entonces mucho más de la mitad del gabinete de gobierno debería estar confinado en su casa.

Y me pregunto: ¿acaso el Ministerio de Información y Comunicación y las autoridades de Venezolana de Televisión, que tanto dicen acatar el supuestamente para ellos, sacrosanto, Decreto de Emergencia de Marzo 2020, pero violando el espíritu plasmado en ese mismo Decreto, según denuncias que reposan en mis manos, procedieron, sin ningún tipo de escrúpulos ni de humanidad, a desalojar, es decir, a dejar en la calle, en PLENA PANDEMIA, a las 13 familias que estaban refugiadas desde hace aproximadamente 5 años en los sótanos de Venezolana de Televisión, con niñas, niños, jóvenes, damas embarazadas, damas sin pareja con hijos y para colmo, operadas; mediando para ello, violencia, coacción, acoso, trampas, hechas todas por parte de personal que dijo actuar por orden de Freddy Ñáñez?

¿Protegen a esas familias dejándolas en la calle, en desamparo, sin importarles adónde irán a parar, en plena pandemia y en plena cuarentena, y sin siquiera coordinarse un serio plan alternativo y de protección para su instalación en algún lugar mientras pasa la pandemia?

¿Se supo del caso de una joven refugiada en VTV quien llegando de su trabajo a las 10 de la noche y, como todas las noches, pidió acceder a su refugio en VTV, y que no le permitieron la entrada sino que la dejaron en la calle, sola, a esa hora y sola, en forma sorpresiva, sin previo aviso?

¿Los dejaron a todos en la calle? ¿A todo un grupo de refugiados, y en situación de calle?

¿Quién, en verdad, ordenó tamaña infamia?

¿Tenía un funcionario el deber de ejecutar esta brutal orden?

¿Funcionaron los Consejos de Protección del Niño y del Adolescente?

¿Funcionó la Ministra de la Mujer?¿Funcionó la Fiscalía con competencia en cuestiones de género en función de protección a la mujer?

¿Funcionó la supuesta Defensoría del Pueblo?

¿Funcionó el MInisterio de la Juventud?

El ministro de Información y Comunicación Jorge Rodríguez supo de ese caso? ¿O las autoridades de VTV actuaron por su cuenta?

¿El Presidente de la República habrá sido informado de esta aberración?

Si esa "protección" se la aplicaron a esas niñas y niños y a esas familias en situación de calle, refugiadas, ¿qué tratamiento de "protección" puedo esperar de esas gentes para mi persona?

Lo que me ha sido aplicado: la censura contra mi programa a través de su sacada del aire en forma indefinida con la coartada de la indefinida pandemia y cuarentena dejándome en un limbo y como para que las usuarias y usuarios de medios públicos se acostumbraran y se desprendieran psicológicamente de mi trabajo, fueron ideadas y ejecutadas por las actuales altas autoridades del Ministerio de Información y Comunicación que desde Noviembre de 2017 que ominosamente ocupan el Despacho de El Panteón. tratada en el más alto despacho del Ministerio de Información y Comunicación.

Y estaba como decimos en Venezuela: "como caimán en boca´e caño", esperando la milagrosa oportunidad para desde ese alto despacho tratar de ponerme un "tapabocas" ya que no pudo ponerme el "bozal de arepa". Porque a ello también se suma mi decisión de participar más activamente en la vida interna de mi país Venezuela y de referir lo que en mi concepto debe y tiene que ser cuestionado. ¿Funcionarios de la Revolución Bolivariana me están cobrando caro mi derecho a la opinión y a expresarla?

No sé si se consultó con el presidente de la República o si éste lo aprobó.

En cualquiera de los dos casos, evidentemente el señor Presidente no creo que esté informado de todas estas mezquindades de quien o quienes le propusieron esa censura, al igual que otras situaciones de censura y represión como la cometida contra campesinas y campesinos de la Marcha Campesina Admirable a la cual brevemente aludiré más adelante; y muchas otras más.

¿Estará el señor Presidente consciente de lo que todo eso significa para su gestión y para la imagen de su gobierno. Esas censuras y represiones DEMUELEN gobiernos.

Y si seguimos la referencia bíblica "Por sus frutos los conoceréis", revisen, pregunten a los trabajadores, investiguen, oigan, vean, visiten, exploren, el horrendo estado físico y de funcionamiento de nuestras radios, televisoras y medios web públicos; el desplome moral de sus trabajadores, y que no los cierran porque sería un escándalo, y la orden es que sigan funcionando aunque sea así: en la carraplana; y la idiosincrasia decadente del reggaetón-Karina-Montaner-salsaerótica-vallenato-bachata-merengue, que sustituyó a la increíble belleza de nuestros cultores venezolanos que mayoritariamente ocupaban a nuestras radios,y a los de la música latinoamericana-caribeña, y música académica sobre todo la de Venezuela. Están "sin un medio donde caerse muertas" mientras el canal NO multiestatal sino CANAL ESTATAL DE VENEZUELA Telesur ya que el 87% de sus acciones son de Venezuela y además, el 100% es financiado por divisas de VENEZUELA no sólamente ha obedecido a línea editorial adhoc extranjera sino que ha sido privilegiado por financiamiento de PDVSA, CITGO Y FONDEM; y donde se hace abierta y descarada discriminación monetariamente a favor de no nacionales y en detrimiento de nuestros propios venezolanos, y también discriminación en el trato, incluso denunciado esto por periodistas en la red social Twitter; todo, cometido en nuestra propia Venezuela, violándose varios principios tanto universales como constitucionales, pero el principal: LA NO DISCRIMINACIÓN.

Y, en abyecto y odioso contrastre: en Venezolana de Televisión hay una muy severa desinversión que ha llegado a niveles impresionante de malfuncionamiento de cualquiera de sus obsoletas máquinas, donde no se compra ni siquiera un "pendrive", y donde hasta nuestros baños están en un estado tan deplorable que da dolor la impresión que causan en trabajadores, invitados no nacionales e invitados nacionales, por lo cual el Inpsasel debería haberla clasurado hasta que se pusiera a resguardo los derechos de los trabajadores a un ambiente de trabajo higiénico y de condiciones seguras; y destituidos y fuertemente multadas tanto sus autoridades como los jefes de sus autoridades.

No es mi intención afirmar demagógicamente que si me censuran a mí "es censurar a la democracia" como dicen algunos en referencia a que decir las verdades sobre alguna persona con algún cargo o posición signifique atacar la institución que dirige. No es así.

Pero en verdad, censurar un programa, e intentar acabarlo, aplastarlo, desaparecerlo, hacerle guerra económica a su productor y presentador, precarizar por todos los flancos posibles las condiciones de su producción, y amenazarlo, como se hizo, con sacarlo del aire, sí es faltar a la Constitución y a las Leyes. Eso ES censura y sí va contra los Principios Constitucionales contenidos en los artículos 57: derecho a comunicarse, a informar y a expresar libremente sus pensamientos ideas y opiniones por cualquier forma de expresión y a través de cualquier medio de comunicación y de difusión: SIN CENSURA; y 58: derecho a estar informado y a la información oportuna veraz e imparcial: SIN CENSURA.

Y hay que aludir al terror de muchas y muchos colegas periodistas del sector público a ejercer su derecho a expresar sus opiniones, tanto editoriales como personales.

Tres ejemplos sobre ese "molde":

1) En 2020: con motivo de mi presente propio caso: se le prohibió y se presionó a colegas periodistas venezolanos expresar apoyo a mi persona, y fueron amenazados;

2) En 2018: prohibición bajo apercibimiento de despido inmediato a periodistas si se atrevían a comentar el desarrollo de la Marcha Campesina Admirable en la que campesinas y campesinos marcharon desde el 12 de Julio al 1º de Agosto de ese año, 400 kilómetros desde el Estado Portuguesa hasta Caracas, contra cuyo desarrollo se ejerció desde el Ministerio de Información y Comunicación contra todo los periodistas y presentadores de todas y todos los medios públicos incluyendo Telesur, la máxima censura; y, de paso, fueron recibidos con represión policial y de la Guardia Nacional.
Y alguna productora fue acremente regañada por la autoridad del Minci o de VTV por haber colocado en pantalla un simple insert relativo a la Marcha Campesina Admirable.
Ella tuvo lugar por cuanto los campesinos venían denunciando una serie de asesinatos, atropellos y acoso realizado por parte de algunos integrantes de los poderes Judicial, Ciudadano y Ejecutivo, y nadie del alto gobierno les prestó ni atención ni ayuda.

3) En 2014: con motivo de la masiva protesta popular revolucionaria con su respectiva etiqueta la cual duró 7 1/2 días contra la Alcaldía de Caracas Municipio Libertador: "#NoAChinoYNachoEnElFestivalSuenaCaracas": tanto desde el Ministerio de Información y Comunicación, por grandes presiones desde esa Alcaldía, aunque también por amiguismo entre funcionarios del Minci y Alcaldía, se ejerció la misma amenaza a periodistas del sector público: "O borras el tuit o ya tú sabes..."
Y no revelaré las fuentes de estas últimas afirmaciones.
¿Qué dirán a todo lo expuesto, las personas foráneas, no nacionales, que están por el mundo dando la cara por la Revolución Bolivariana?
¿Qué opinión le merece al Pueblo de Venezuela estos desaciertos?
Y lo que es muy importante: con todo respeto a su investidura, señor Presidente: ¿Qué opinión le merece a usted todo este deprimente panorama?
¿En verdad las y los periodistas de Venezuela hoy 27 de Junio 2020 REALMENTE tenemos algo que celebrar?

 

*Periodista, Productor, Analista y Presentador del Programa DOSSIER sobre información internacional

 

walterdossier@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 24358 veces.



Walter Martínez

Periodista, corresponsal de guerra y analista internacional. Productor y conductor del programa Dossier, que por muchos años se transmitió por Venezolana de Televisión (VTV) y luego por Telesur.

 @WalterDossier

Visite el perfil de Walter Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: