La responsabilidad del Mercosur y Venezuela con Palestina

El parlamento del Mercosur, a reunirse los días 8 y 9 de febrero próximos, está obligado moralmente a dejar sin efecto el proyecto de Tratado de Libre Comercio del bloque sureño con el Estado de Israel. Esta propuesta debería corresponder moralmente al protagonismo venezolano en el repudio al genocidio de Israel contra Gaza.

La avanzada de Israel en el Mercosur

Como parte de los acuerdos Mercosur/Israel, se espera la visita en Argentina del canciller sionista en el primer semestre de 2009, con el objetivo de preparar un viaje de la Presidenta Cristina Fernández durante la segunda mitad del año 2009 a Tel Aviv.
Israel invitó al Secretario de Agricultura de Argentina a la Feria Internacional Agritech y a la ministra de Salud para la Biomed, además de visitas de los gobernadores, para tener más llegada comercial a las provincias donde invierte Israel. La visita programada del presidente israelí, se postergó por las elecciones israelíes de febrero 2009.
Desde la firma del proyecto de Tratado de Libre Comercio con el Mercosur (dic. 2007), Israel ha marchado sobre las economías de Argentina, Uruguay y Brasil, en avanzadas sucesivas.
El TLC fue aprobado, hasta ahora, por el parlamento uruguayo. Según el programa de relaciones del Mercosur, el resto de los países miembro lo firmaría en el primer trimestre del 2009, en la reunión de los días 8 y 9 de febrero.
Por su parte, el canciller argentino, Jorge Taiana, ya envió el proyecto de TLC al Congreso argentino, para su discusión y resolución. Los ocho senadores y ocho diputados que representan a Argentina en el ParlaSur, deberán pronunciarse entre el 5 y el 8 de febrero, antes de la reunión del ParlaSur en Montevideo.
Israel y Argentina incrementaron su comercio en 7% en los primeros diez meses de 2008 contra igual período de 2007. Con Uruguay creció en 140, y con Brasil: 97%.
A partir de abril 2009 se abrirá un vuelo directo cada día entre el Estado de Israel y la ciudad de San Pablo en Brasil.
Mediante el TLC, el proyecto israelí es avanzar desde los sectores de tecnología agrícola y seguridad para expandirse a otros de actualización tecnológica en el país.
Durante los años anteriores, el comercio bilateral estuvo centrado en carne, soja y seguridad, pero ahora hay más empresas que están tomando la decisión estratégica de invertir en la infraestructura de una planta local.

El sionismo en cifras

Las empresas multinacionales sionistas con proyectos desarrollados en los últimos 10 meses en Argentina son estas:
Netafim –empresa de riego por goteo– inauguró una planta en Campana,
Electra, en Tierra del Fuego.
El Grupo Mer entró en la infraestructura de telefonía con la firma comercial Claro,
Telrad, otra telefónica, ya abrió sus oficinas en Buenos Aires.
Mekorot Water Company, la empresa estatal de aguas de Israel, presentó una propuesta para la construcción de una planta potabilizadora de agua en La Plata.
ITP, empresa de software para el sistema educativo, entró en algunas provincias de la Argentina.
Una de las ramas en la que más ha invertido Israel en los últimos años, es la seguridad, aplicada a varios rubros, industrial, policial, pero no se conocen las firmas o representaciones comerciales.

El ejemplo venezolano

Venezuela, está a la vanguardia en Amèrica latina, en la defensa del pueblo palestino, como lo concretó su presidente, el comandante Chávez, al expulsar al Embajador y parte del cuerpo diplomático, y lo más importante: su llamado al pueblo judío dentro y fuera de Israel a rebelarse contra su propio Estado. Con esta exigencia, Chávez retomó una de los principios más importantes del marxismo revolucionario del siglo XX, aunque él no lo haga desde esa escuela, lo que da mayor mérito a su llamado.
Los bolcheviques llamaron al llamado “derrotismo revolucionario” de las tropas rusas durante la Iª Guerra Mundial, así mismo, los revolucionarios franceses repitieron esa buena lección durante la guerra de Argelia contra Francia y luego en Vietnam contra el ejército yanqui. Con su llamado a la rebelión del pueblo judío, Chávez convoca al “derrotismo revolucionario” del ejército y el Estado sionistas. Ese es el mérito político de su declaración.
Tal exhortación es incompleta sino se complementa conla ruptura de todo el comercio binacional, que en el caso de Venezuela con Israel no pasa de los 47 millones de dólares en el último año, donde Venezuela compra 9 veces más de lo que le vende.
Pero sobre todo, el gobierno venezolano debería retirar tres de los grandes negocios que tiene el sionismo en Venezuela: A) una parte de la banca comercial, B) su apoyo a la cadena de shopings conocidos como Sambil y C) el uso del bono llamado Cesta-tiket con el que le abonan a los empleados y trabajadores parte de su salario. Además de ser un sistema de robo parcial al salario venezolano, es una fuente de ganancia millonaria que usa el sionismo para asesinar palestinos, de la misma manera que entre 1969 y 1974 las compañías yanquis de automóviles trasladaban sus gigantescas ganancias desde Venezuela a Vietnam.

(*) Corresponsalía Buenos Aires.

modestoguerrero@gmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 3100 veces.



Modesto Emilio Guerrero (*)

Periodista venezolano radicado en Argentina. Autor del libro ¿Quién inventó a Chávez?. Director de mercosuryvenezuela.com.

 meguerrero00@gmail.com

Visite el perfil de Modesto Emilio Guerrero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Venezuela en el Exterior


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Poder Popular