Francis Fukuyama: el "fin de la historia", camarada Bush y el "cambio de era"

Los televidentes que hayan disfrutado del programa “José Vicente hoy” del domingo, próximo pasado, y aquellos que han leído en su columna en “Ultimas Noticias”, “ElEspejo”, del 03 de noviembre, p. 23, el escrito bajo el titulo: “Obama, el enigma”, habrán disfrutado del dialogo de dos intelectuales, Luis Britto García y José Vicente, jugando con las previsiones políticas sobre el impacto de una muy posible elección de un afro-americano a huésped de la Casa Blanca y la acuciosas preguntas que propone JVR para despejar la incógnita sobre Barack Obama.

Los lectores(as) tienen todo el derecho a indagar sobre el curriculum de José Vicente Rangel porque en la “viña del Señor” siempre hay despistados, particularmente, entre los jóvenes cuadros revolucionarios del PSUV que desconocen su trayectoria política. José Vicente Rangel es político de “old vintage”. Defensor de los Derechos Humanos cuando surgieron los opositores a un régimen que propagaba: “Disparen primero y averigüen después”. Fue el primer candidato presidencial, a principios de los años 70, que congregó a la izquierda revolucionaria y dura, en aquellos tiempos, en la avenida Bolívar desde las torres del Silencio hasta el Hilton. Con el triunfo de la Revolución Bolivariana ha ejercido responsabilidades en la Cancillería, en el Ministerio de la Defensa y la Vicepresidencia de la República Bolivariana. Amigo solidario, respetuoso de las derechas venezolanas y “enemigo feroz” con aquellos que traicionan a la Patria. Es decir, tiene la suficiente experiencia y criterio para proponer a sus televidentes y lectores, preguntas que obligan a pensar con objetividad.

En ese marco, es verdad que la frase de Fukuyama se acopla a las realidades obscenas de las políticas de George W. Bush. Nada personal. Pero hay que reconocer que no ha habido un Presidente de los Estados Unidos de América que haya logrado tanta “barbarie” como el “camarada” Bush. El pueblo norteamericano ha perdido, no solo la “brújula” de su futuro y sus esperanzas sino está viviendo las consecuencias sociales de dichas políticas “bushianas” y está comenzando a comprender como esas consecuencias están impactando en cualquier país que usted, lector(a), quiera mencionar.

El Presidente de Ecuador ha señalado con precisión que Suramérica está viviendo un “cambio de era”. Pero ¿Qué significa esa frase política adobada con “ideología”? ¿Qué significa, a nivel de todo el continente americano, que un aimara, Evo Morales, haya sido, democráticamente, elegido Presidente de Bolivia y cual es y será el impacto de esa realidad objetivada con respecto al resto de las comunidades de pueblos originaros en América? ¿Qué impacto tendrán las tesis de Lewis Henry Morgan y el comentario de Federico Engels en “El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado” sobre dichas propuestas intelectuales de Morgan cuando comencemos a objetivar el “eurocentrismo”? ¿Seguiremos siendo el “patio trasero” o “vecinos del mismo patio”?

Regresemos a José Vicente y su artículo: “Obama, el enigma”. José Vicente propone preguntas: ¿Qué nos depara este personaje [Barack Obama] convertido en presidente de la primera potencia mundial, un tanto abollada e insegura y, por consiguiente, más peligrosa? (Ultimas Noticias, JVR, “ElEspejo”, 03 noviembre, 2008, p23). Es evidente que quien pregunta no es el periodista sino el político de ahí que tengamos que desglosar la pregunta para su explicación y comprensión. José Vicente nos dice que los Estados Unidos de América es la “…primera potencia mundial…” pero “…un tanto abollada e insegura…” producto, decimos nosotros, de dos factores objetivos: las situaciones que se vienen desarrollando en Iraq y Afganistán producto del significado de la política de Bush de la “seguridad democrática”, es decir, “combatir y perseguir el terrorismo”, llamase Osama Bin Laden, talibanes, Iran, Kim Jon Il, Siria, Evo Morales y/o Hugo Chávez. Cabría la pregunta: ¿Qué hay detrás de todo ese accionar demencial de la política del Poder? El segundo factor es la llamada “crisis financiera” cuyas consecuencias estamos conociéndola ya algunos pueblos y, por supuesto, sufriéndola, y cuyas consecuencias nadie nos ha precisado.

José Vicente precisa que una potencia de la naturaleza de los EEUU de América, en esas condiciones objetivas, es “…más peligrosa…” ¿Por qué JVR nos señala esa aseveración tan delicada mas proviniendo de un político de su experiencia? No es una aseveración que se debe tomar a la ligera. Si los EEUU de América es una potencia que, en las actuales circunstancias, se convierte en una potencia con tendencia a la violencia ¿hacia donde dirigiría esa peligrosidad?

El matutino norteamericano considerado uno de los medios de comunicación más serios, el New York Times, nos señala en su página web del 03/11/2008 (http://www.nytimes.com/2008/11/03/opinion/03mon1.html?_r=1&th&emc=th&oref=slogin) sobre la importancia de la reunión convocada por George W. Bush, a celebrarse en Washington, el próximo 15 de noviembre, precisando que “…he [Bush] will not be around to implement any policy changes he proposes or agrees to…” (“…[Bush] no estará ejerciendo como Presidente de los EEUU de América para ejecutar cualquier política de cambios que se proponga y se alcance [en un acuerdo en el segundo “Conceso de Washington]”…”) Pero el mismo matutino precisa cual debería ser la actitud del Gobierno de Bush en la llamada reunión: “…What this first meeting should not do is try to impose any real policy changes. With the crisis still unfolding, it’s too soon for extensive reforms. Philosophical differences are also too deep and with Mr. Bush on his way out, the Americans are in no position to sign anything...” (“...En esta primera reunión [Bush] no debería tratar de imponer cualquiera de las propuestas políticas para la reforma [del sistema en crisis]. Tomando en cuenta que la crisis aun no se ha desarrollado en toda su magnitud, es muy pronto para [llevar a cabo] reformas profundas. Las diferencias filosóficas son profundas y conociendo los días que le restan a Bush en su ejercicio [como Presidente de los EEUU], los norteamericanos no están en posición de firmar ningún acuerdo…”) Es decir, Barack Obama y el partido demócrata, hablando por intermedio del New York Times, le está diciendo tanto a George W. Bush como a los presidentes participantes que prefieren la prudencia y que podrían revisar cualquier tipo de acuerdo que acuerden con Bush y su política neoliberal. Cabria la pregunta ¿a cuales diferencias filosóficas se está refiriendo el NYTimes?

Sigue precisando que “…Given the country the next president will inherit — heavily indebted, oil-dependent and the source of the prevailing financial calamity — he will be in no position to dictate terms to the rest of the world. If the Nov. 15 meeting can set the stage for real collaboration, it will be a success...” (“...Tomando en cuenta la situación que el próximo Presidente heredará –[un país] profundamente endeudado, dependiente del petróleo, y siendo el origen [y la causa] del desastre económico mundial- no estará en posición de dictar los términos de un acuerdo al resto de los países. Pero si la reunión [de Washington], del próximo 15 de noviembre, logra alcanzar acuerdos para una colaboración objetiva [entre los diferentes actores presentes en la reunión], entonces dicha reunión se la podría calificar como exitosa…”)

De lo precisado por el NYTimes y por JVR podríamos sacar varias conclusiones. Son evidentes las diferencias “filosóficas” entre el “status quo” del Poder (Mûller Rojas dixit) y las propuestas políticas del Partido Demócrata de los EEUU de América; profundas diferencias, como lo precisa JVR: “…desaparecen Bush y Chenny de la escena, cierto, pero no lo que ellos encarnan…[los EEUU de América es] una nación donde el poder no admite vacios porque siempre alguien los llena, y donde cualquier método para preservar su intangibilidad, incluyendo los más abyectos, se justifica…” (ElEspejo, p. 23)

Así mismo, el NYTimes nos precisa que los EEUU mantendrán su “…dependencia del petróleo…”; es decir, seguirá importando crudo del Medio Oriente y de Venezuela. Pero hay una diferencia fundamental a tomar en consideración y es que los EEUU son los causantes de la profunda crisis del sistema capitalista y están, por lo menos, en recesión. Ello significa que para que la economía mundial y, particularmente, la de los EEUU comiencen a “echar humo” de nuevo, necesitan tanto del petróleo como de otras materias primas; ello significa que, obviamente, dichas materias primas deberán tener “costos de producción y precios de mercado” que permitan acordar, en su demanda, un equilibrio en el “valor de cambio”. En este orden, resulta, por demás, muy interesante el significado de algunas ideas que viene expresando en su campaña Obama para sacar a los EEUU de la profunda crisis en la cual está sumergida la nación norteamericana.

¿Se podría “echar mano” de El Capital de Carlos Marx para analizar la crisis que se está desarrollando en los Estados Unidos de América?

delpozo14@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3151 veces.



Miguel Ángel del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a66577.htmlCd0NV CAC = Y co = US