Bolivia un abismo de incomprensión

¿Cómo nos llamábamos antes de que llegara Colon? Nos designábamos en nuestra lengua ñaños, que quiere decir hermanos, gente. “Seres humanos” así nos llamábamos. De modo que cuando llegaron los colonizadores europeos nosotros sabíamos quienes éramos, lo que no sabíamos quienes eran ellos. Por eso los llamábamos los extraños, los extranjeros, eran los desconocidos. Nosotros nos conocíamos todos. Nosotros somos los seres humanos.

Con Evo volvimos a ser humanos. La historia de las Américas durante muchos años se sintetizo en la expresión: La conquista. Las películas evocan la época de los colonizadores, drama tomado de los libros de historia de un solo lado. Las luchas entre los colonizadores y los feroces indios que blandían sus lanzas y hachas. Mientras los hombres blancos “solo” buscaban oro y tierras, los sacerdotes salvar almas.

Con la llegada de los europeos las tribus se encararon al depredador más voraz que jamás había penetrado su entorno, los invasores europeos. Lo que los jefes indios no entendían hasta que fue demasiado tarde, era como veían los europeos a los indios. Para todos los invasores los indios no eran ni blancos ni cristianos, eran solo salvajes, incivilizados y crueles. Solo destinados como articulo para el mercado de esclavos. Tal actitud de superioridad se mantiene hasta ahora, de no preguntémosle a los hermanos en Europa y Bolivia especialmente, país representante de el mayor porcentaje de población indígena en América del Sur. Xenofobia practicada por una aristocracia corroída y sin valores, serviles del imperialismo al cual obedecen sin protestar, títeres carentes de toda dignidad.

El criterio europeo pasado a los norteamericanos es incompresible, media un abismo de incomprensión. Los indígenas no saben que su civilización es inferior sino diferente, con unos valores totalmente distintos, cien por cien socialistas. El concepto capitalista de vender tierras era completamente ajeno a los indios. ¿Puede uno poseer y vender el aire, el agua? Entonces ¿por que la tierra? Esta allí para que todos la utilicen. Por eso los indios no cercaban los terrenos. Ahora la media luna desestabilizadora pretende imponer el separatismo latifundista- político para sostener un sistema corrupto capitalista. En cinco departamentos: Pando, Beni, Sta. Cruz, Tarija y últimamente Chuquisaca, con una oligarquía que se niega a aceptar que su tiempo ya murió.

Con la llegada de los británicos, franceses y españoles el cataclismo llego al nuevo mundo. En América del Norte se pelearon entre ellos, trajeron su envidia y odio a las colonias. Franceses y británicos se disputaron por décadas el exterminio de las tribus indígenas en esa parte de América. Mientras los españoles destruían las civilizaciones mayas, aztecas e Incas, allá por los años 1600.

Pero lo que mas diezmo a los pueblos indios no fueron las batallas, las armas más potentes durante la invasión. No fueron el rifle, ni el caballo ni la biblia, ni la misma civilización europea. Fueron las epidemias y sus pésimos hábitos traídos con ellos. El alcohol, la prostitución, el odio, la traición, la envidia, el racismo. El mal vivir que caracteriza a la mayoría de la gente hoy día. Civilizaciones industrializadas acomplejadas y pre juiciosas.

Ya los derrotamos con Simón Bolívar. Hoy con Chávez, Evo, Correa, los Castro y los pueblos los venceremos otra vez. Empezamos el domingo con el referéndum revocatorio en Bolivia. Nuevamente ustedes hermanos bolivianos son los abanderados de esta nueva cruzada revolucionaria, tienen la palabra de los hechos este 10 de agosto, Evo necesita el 53% de los votos, con los cuatro departamentos los separatistas serán vencidos una vez más. Los votos de La Paz, Oruro, Potosí, Cochabamba darán el triunfo a la revolución, por la libertad, dignidad de todos los pueblos en revolución. Los ojos y esperanza de la gente los miran y espiritualmente están con los bolivianos. Las vigilias en Ecuador, Venezuela los acompañan. No están solos.

Sera una independencia con mucha tensión. Pero ustedes hermanos están habituados a la guerra y a triunfar. Por primera vez en la historia contemporánea los bolivianos eligieron un presidente indígena, eso es valido, enseña los cambios de los pueblos al mundo. Los deseos de libertad y dignidad. Solo nosotros en este caso Uds. Dan la primera batalla. No podemos depender de organismos como la OEA. Solo los pueblos son los dueños de su destino, nosotros construiremos nuestro futuro, no podemos, no debemos depender de nadie.

Necesario es vencer.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2805 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas