Las FARC-EP en crisis profunda, Uribe en crisis política y América esperanzada

La Comunidad Internacional se ha congratulado con la liberación de una serie de “prisioneros de guerra” retenidos por las FARC-EP. La libertad de la señora Ingrid Betancourt, los ciudadanos norteamericanos y los militares, en libertad, le están diciéndole al mundo de sus experiencias vividas, por años, en la selva colombiana junto a guerrilleras y guerrilleros colombianos que consideran que Colombia se merece un futuro promisorio. Por cínico que les parezca, esta situación parece más bien una teleserie norteamericana que una realidad latinoamericana. Es por ello que nos avergüenza tal situación de “cul de sac” que se vive, día a día, en Colombia y en los países vecinos: Venezuela, Ecuador y Panamá.

Analicemos algunos conceptos. “Prisioneros de guerra”. El error táctico cometido por las FARC-EP de tener prisioneros de guerra, por la vía armada o por el secuestro, y el de mantenerlos en cautiverio. Ello ha sido un error militar que una guerrilla no debe cometer. Cuando John McCain fue hecho prisionero en Vietnam, había una logística objetiva que permitía su retención. Cuando el Partido Comunista Chino tomó el Consulado norteamericano en el norte de la China durante la “Guerra Civil”, había una realidad militar objetiva que permitía la retención del personal consular en retención. El haber considerado que el control de un espacio geográfico determinado, les permitía a las FARC-EP retener a “prisioneros de guerra” fue una contradicción por el carácter de la guerra que se estaba desarrollando. ¿Guerrilla o guerra regular?

El concepto de “retenidos”. Aunque es un concepto mas “suave”(sic) para denominar a los “prisioneros de guerra” y justificar el “secuestro”, en última instancia, es un error táctico ya que su “trading” no entra dentro de las reglas de juego de la guerra más cuando se trata de una “guerrilla”.

Cabría la pregunta ¿por qué Marulanda tomó la decisión de ejecutar, militarmente, acciones contraproducentes a la guerrilla como táctica? Algún día el Secretariado, nos informará de las reales razones para tomar tal decisión sobre la base de las experiencias a posteriori. Nos vamos a permitir decir algunas ideas que quizás molesten a algunos “faracos” pero consideramos que son ideas para discutir, analizar y objetivar las realidades de los procesos políticos y militares que se están viviendo en Colombia y que afectan a sus países vecinos.

Tenemos entendido que las FARC-EP lograron un control territorial importante con un número de efectivos considerables. Supuestamente, tenían una economía que les permitía sostener un importante ejército guerrillero lo cual es fundamental en cualquier guerra, sea ésta civil y/o entre estados. ¿Qué ocurrió con las FARC-EP cuando tenían rodeada a Bogotá? ¿Cuáles los factores sico-antropològicos que funcionaron a nivel del Secretariado que no les permitió dar el “salto adelante” en la situación militar favorable para ese momento? ¿Cuáles fueron los análisis del Secretariado cuando la política interna con apoyo internacional comenzó a ganar espacios en la realidad colombiana? ¿Cuál fue la lectura que realizaron de Uribe Vélez, su perfil sicológico y sus propuestas “guerreristas? ¿Cómo interpretaron el apoyo de las derechas internacionales al gobierno de Uribe Vélez? ¿Cuál fue la lección que obtuvieron de los movimientos guerrilleros en Centroamérica, Suramérica, Asia y África? Es verdad que el perfil social de las FARC-EP es de componente campesino, realmente campesino, y que, quizás, ello haya influido en las decisiones temporales que tomaron a nivel del Secretariado. Pero ello nos deja entrever el carácter del propio Secretariado.

Nos vamos a permitir “echar un cuento”. La Revolución china pasó por diferentes etapas importantes. La influencia de Stalin; el putschismo; la copia de la Rebelión Taiping; la “Guerra Civil”. Aunque Mao Zedong fue factor fundamental no dejó de cometer errores importantes. Desde el análisis militar, fueron líderes como Lin Biao, He Long, Zhu De, Deng Xiaoping, como “comisario político”, por nombrar, quienes lograron ir derrotando a las fuerzas militares de la social-democracia china en la persona de Chiang Kaishek. Mao Zedong tuvo que plegarse a las decisiones del sector militar dentro de la estructura del partido comunista. Una vez en el Poder, Mao Zedong, de origen campesino, cometió errores graves que fueron subsanados por el pragmatismo de Deng Xiaoping con sus cambios políticos a partir de 1978. En la actualidad, sin que el gobierno chino se lo proponga, es uno de los factores que han puesto en crisis al sistema capitalista mundial gracias a su crecimiento económico, exportaciones, sus altas reservas, su industrialización gracias al traslado de “bienes de capital” de importantes compañías norteamericanas y europeas al continente chino y lo más importante, las mejoras sociales producto de la permanente horizontalidad de la distribución de las ganancias. Frente a este escenario real y mientras tanto, la crisis interna de los Estados Unidos de América va “in crecendo”. La sociedad norteamericana, incluyendo a los “cuellos blancos”, está en una profunda crisis social estructural; las finanzas en “chaos”. El sector militar en contradicciones internas sobre cómo objetivar la situación real en la cual está incurso el Poder (Mûller Rojas dixit) con su presencia de “efectivos militares” en Iraq y Afganistán. Negar la opinión adversa que las sociedades van asumiendo de las políticas de los Estados Unidos de América sería como “tapar el sol…” Comentemos un simple ejemplo: la cocaína.

Los expertos norteamericanos consideran que el 90% de la cocaína producida en Colombia que entra en los Estados Unidos de América, pasa por Centroamérica, atraviesa Méjico rumbo a la red de distribución nacional norteamericana. Los mismos expertos comentan que el negocio “interno” de la comercialización de la cocaína dentro de los Estados Unidos de América, alcanza la cifra de US$850.000 mil millones de dólares americanos. Cómo se lava ese ingente cantidad de dólares en el aparato económico y financiero de los Estados Unidos de América es el secreto mejor guardado de la “real politik” norteamericana. Miremos el otro lado de la moneda. Si las FARC-EP son los mayores narcotraficantes (según el Gobierno norteamericano) además de “guerrilleros comunistas” (según el Departamento de Estado de EEUU de América) de Colombia y son un movimiento político anti-capitalista, anti-imperialista y antì-burgùes y son nacionalistas, y quieren alcanzar y/o compartir el poder en Colombia sobre la base de un Frente nacionalista y socialista, solamente tiene que comenzar a controlar, efectivamente, el cultivo, la producción, el procesamiento, empaque, traslado y exportación de la cocaína en función de “destruir” toda la red alrededor de la cocaína. Dos serían las variables a atacar: el cultivo y la distribución.

El Poder en los Estados Unidos de América en respuesta al informe de la NNUU sobre el cultivo de la coca y la producción de la cocaína en Colombia, han comentado que a pesar de que el “áreas cultivas” el número ha aumentado, la producción de la cocaína, en Colombia, ha disminuido. Han informado que el precio de la cocaína en “las calles” de las ciudades norteamericanas ha disminuido y que las exportaciones de cocaína hacia Europa han aumentado. Nos alegramos sobre ese escenario descrito por los norteamericanos. Pero si el escenario actual cambia radicalmente ¿cómo va a manejar el Gobierno norteamericano a los consumidores-adictos; la crisis financiera que se generará con la salida de los US$850.000 mil millones de dólares americanos?

El Presidente Uribe Vélez arribará a Caracas en una próxima fecha a sostener conversaciones de Estado con el Presidente Chávez Frías. La experiencia que se tiene de las actitudes y comportamientos del Presidente colombiano no nos deja ninguna “buena fe” en sus palabras y menos en sus accionar político. Consideramos que el Presidente Uribe Vélez debe informarle al pueblo de la República Bolivariana de Venezuela y a la importante y numerosa población colombiana residenciada en la Patria de Simón Bolívar y el Mariscal Antonio José de Sucre cómo va a solucionar el problema interno de Colombia que, día a día, afecta la realidad venezolana. Como dice el Presidente de Ecuador, Rafael Correa, el problema interno de Colombia es colombiano y debe ser solucionado por el Gobierno de Colombia. La República Bolivariana de Venezuela está colaborando, día a día y permanentemente, con el Gobierno y el pueblo colombiano cuando le da refugio y protección, a miles de ciudadanos colombianos, de eso que llaman “paramilitares” o, popularmente, “los paracos”.

A los venezolanos no nos importa cómo fue elegido el Presidente Uribe Vélez; ello es un “asunto interno” de Colombia y de la justicia colombiana; no es de nuestra incumbencia si la sociedad colombiana decide reelegir, una vez más, a Álvaro Uribe Vélez como su Presidente; si nos importa la política guerrerista de Estado del Gobierno del Presidente Uribe Vélez porque nos afecta, cotidianamente, en sus consecuencias, y si vemos con desconfianza que el Gobierno del Presidente Uribe Vélez no busque un “giro político” para “relanzar la democracia”.


delpozo14@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2846 veces.



Miguel Ángel del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N Y ab = '0' /internacionales/a60085.htmlCd0NV CAC = Y co = US