La camisa negra de Juanes por la paz y la camisa blanca del billete…

Sucedió en el Puente Internacional “Simón Bolívar” que une las fronteras de Venezuela y Colombia, mas específicamente en la ciudad colombiana de Cúcuta. “Un Canto a la Paz sin Fronteras” se llamó el concierto, un gesto loable y hermoso ideado por el artista colombiano Juanes, pero no todo es color de rosas, porque a veces, tras bastidores, se esconden o se ocultan cosas para olvidarlas de “golpe y porrazo”.

Arrancó el concierto con el cantante colombiano Carlos Vives, quien vestido con una camisa blanca y el mensaje de paz respectivo comercialmente promocionado por “Levis” sirvió de abrebocas con sus “vallenatos pops”. Entre otros artistas se presentaron además el ecuatoriano Juan Fernando, el dominicano Juan Luis Guerra, el gaucho-venezolano Ricardo Montaner y los españoles Alejandro Sanz y Miguel Bosé.

La gratuidad del concierto que solo costaba un pago de Bsf. 2,00 para pasar el río en los hombros de “mulas” humanas, provocó una concurrencia masiva de fanáticos. El evento promocionado por empresarios colombianos y autoridades locales, fue para reactivar más las fronteras para el “billete” que mueve la zona, que para otra cosa en realidad. El primer negocio radicaba en la venta de camisas blancas, y la exclusividad mundial para canales de televisión. Por supuesto, el concierto arrojará un disco que seguramente no faltará para ser distribuido en “quemaditos” desde la misma cuna de la piratería latinoamericana.

Detrás del canto del “autovetado” Alejandro Sanz se asomaba coleado “el loco maracucho Juan”, quien gritando consignas, demostró una vez mas, la debilidad en la logística de seguridad de los espectáculos. Luego en un coro de todos los artistas con el “Corazón Partió” de Sanz, su compatriota Miguel Bosé, al pie de la letra se “partía” en un baile al mejor estilo de Juan Gabriel. Tal vez Bosé, quien juró no cantar mas nunca en Venezuela mientras estuviera Chávez, se le derrapó el alma al sentirse cerca de la tierra venezolana. ¡Bien bueno hubiera sido ver música ecuatoriana, venezolana, nicaragüense y colombiana con artistas de esas respectivas naciones involucradas en el conflicto diplomático reciente!

La realidad es que el afectado de la situación, fue el pueblo ecuatoriano, que sufrió una violación territorial convicta y confesa como masacre por el propio Presidente Colombiano Alvaro Uribe, nunca se mencionó en el concierto, al igual que los jóvenes estudiantes mejicanos asesinados y relacionados como guerrilleros por Colombia para evadir la culpa y equivocación. La iniciativa de Juanes por el concierto fue bonita y emotiva; eso hay que decirlo, pero lo que no se puede ocultar es la realidad que tratan de esconder los medios, sobre todo colombianos como Caracol y RCN entre otros.

Se habló de paz y no se mencionó a Irak, se habló de paz y no se mencionó el hecho en la frontera de Ecuador, se habló de paz y mucho menos, se dijo que Bush amenaza a Venezuela como tierra terrorista. Todo esto tiene sentido, la mayoría de estos artistas están residenciados en Miami y ven la realidad por CNN, Fox, Antena 3, Globovisión, etc. De hecho, en este concierto cantó Juanes: ¡Tengo la camisa negra porque negra tengo el alma…te miro con disimulo, tengo la camisa negra y debajo tengo el difunto!

larryubv2004@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4211 veces.



Larry Márquez Peralta


Visite el perfil de Larry Márquez Peralta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a53255.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO