Raúl Reyes fue asesinado con un misil

¿Cómo se puede construir una paz verdadera en Colombia con más muerte? Cómo se puede conseguir la liberación de los presos de las FARC con semejante acto de muerte por parte del Presidente Uribe, que de paso se responsabilizó de la acción, violando la soberanía de Ecuador, sin ningún respeto a las leyes, a tratados Internacionales. Actuó de la manera más brutal, con todo su odio, tirando por la borda una leve posibilidad que tenían los secuestrados y sus familiares de abrazar nuevamente a sus familiares. El gobierno Colombiano le interesa muy poco la vida de los secuestrados, por eso este acto de guerra, es más que claro, viendo las sonrisas cínicas por televisión, como celebraban la muerte de Raúl Reyes, “se podrá llamar civilizado este gobierno Colombiano que preparó con dedicación y tiempo “esta hazaña” para tirar por la borda un posible plan de paz”. La prensa colocó el cadáver todavía sangrante de Reyes, lo mostró sin ningún tipo de escrúpulo. Es claro que el Gobierno de Francia debe estar muy preocupado por estos últimos actos, alejan la posibilidad de la liberación de Ingrid Betancourt, el gobierno de EEUU también tiene prisioneros que están en poder de las FARC, ni siquiera por eso, pienso que EEUU le importe muy poco la vida de sus soldados o la vida en general de sus ciudadanos, son gobiernos muy parecidos, cortados con la misma tijera. Es claro que el gobierno Colombiano vive de la guerra, en un caso hipotético de paz en este país, no recibiría ayuda militar, el plan Colombia se haría trizas, la posibilidad de tener EEUU sus garras metidas en Latinoamérica se reduciría a cero. La venta de armas a Colombia se caería , el entrenamiento militar, el control político en una zona tan conflictiva, todo esto es vital para el Imperio. Realmente EEUU quiere grandes extensiones de tierras para producir energía, las de Colombia son vitales, también las de Venezuela son necesarias, como también su petróleo y agua, con el conflicto y guerra en Colombia, nos hacen la guerra también, nos mantienen en jaque. Venezuela está en el ojo del huracán del conflicto, no puede escapar de él. Raúl Reyes, el segundo de a bordo de las FARC fue asesinado por un misil lanzado por los militares Colombianos. Realmente Raúl Reyes, miembro del Estado Mayor de las FARC ni siquiera supo que había muerto, un acto cobarde e indigno. Eso se llama asesinato, esto no es legítima defensa, Uribe quiere tierra arrasada en Colombia, esa es exactamente la guerra de EEUU, la que aplicó a Irak, la misma guerra que hace Israel a Palestina, además tiene Colombia sus asesores militares Israelitas, expertos en enseñar a como matar, como torturar, destruir pueblos enteros, producir desplazamientos, miles de ciudadanos Colombianos han tenido que huir para salvar su vida, por los métodos crueles de guerra que realizan los paramilitares preparados por asesores Norteamericanos e Israelitas. Muy difícil que se llegue a la paz en Colombia, porque el gobierno Colombiano vive de la guerra, EEUU la necesita para que a través de su país hermano Colombia, que podría convertirse en el Caín del continente, destruir a Venezuela, sobre todo necesita su Energía, el petróleo, su agua, que es un recurso estratégico para la humanidad, y sobre todo necesita tierras para producir energía. Uribe y su guerra es un peligro para América Latina, los países Latinoamericanos deben tomar una posición crítica a esta violación del territorio de Ecuador por parte de Colombia en su guerra contra las Farc, de paso no fue en respuesta a una agresión, fue un acto grotesco de cobardía, un vil asesinato mientras el comandante Reyes dormía. Así actúan los cobardes en la política y en la guerra, lo demostró el Presidente Uribe, le queda muy grande este título de Presidente y menos de estadista que se quiere endosar.

sedelu@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3630 veces.



Sergio Delgado


Visite el perfil de Sergio Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Sergio Delgado

Sergio Delgado

Más artículos de este autor