El lomito para Australia

Mis conocimientos sobre Australia se limitan a ciertas leyendas estereotipadas. Tal parece que la colonización del sexto continente la
iniciaron los ingleses llevando presidiarios cuyas condenas fueron conmutadas para que poblaran el inmenso territorio del nuevo país.

Al menos en este caso se trataba de delincuentes reconocidos y no como los navegantes del Caribe que, dándoselas de hidalgos, eran piratas de la peor calaña. Ello indica que, entre los conquistadores, los que portan títulos son más rapaces que los plebeyos.

Australia también es conocida por los canguros, la reproducción de los conejos y por el Cocodrilo ³Dundee², protagonista de varios films
exitosos.

El caso es que el gobierno australiano solicita voluntarios dispuestos a emigrar hacia esas latitudes. Curiosamente un delegado de ese
país llegó a Venezuela buscando candidatos a mudarse a las antípodas. Digo que es curioso pues, hasta hace poco, éramos receptores de inmigrantes.

La actitud de los australianos contrasta con la del gobierno gringo, que construye un muro fronterizo para que los mugrosos latinos no
contaminemos áreas anglosajonas como Texas, California, Arizona y otros estados con pedigrí del bueno.

En el olvido yace la alegoría que se lee al pie de la Estatua de la Libertad, dando la bienvenida a los cansados, los pobres, los sin techo y
demás seres desamparados.

En realidad los australianos tampoco quieren emigrantes que pertenezcan al bajo perraje criollo. El delegado fue claro al señalar que
deben tener entre 20 y 44 años, siendo preferible que posean títulos universitarios.

Es decir, que el país donde adonde llegan extranjeros indocumentados y les permiten trabajar como buhoneros, jíbaros y malabaristas de semáforos, sigue siendo Venezuela. A cambio de los depauperados que recibimos, ahora, para colmo, nos piden que dejemos ir a los profesionales que egresan de nuestras universidades públicas.

Entiendo que los australianos sean selectivos, pero, ¡coño! ¿por qué no reclutan en las cárceles de El Rodeo o de San Juan de los Morros? A fin de cuentas sus colonos fundadores eran de la misma estirpe.

augusthercantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4757 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor