Las "sin techo" monjas clarisas reclaman sus derechos sindicales al Vaticano

Un nuevo escándalo sacude al Vaticano, un tsunami, que arrastra a unas 16 monjas en una abadía en España.

Estas monjas dicen abandonar la fe católica y montar tienda aparte con un obispo excomulgado y hereje por parte del Vaticano.

Por lo tanto, el Vaticano, por ordenes cerradas del papá Francisco, ha enviado a una especie de sacerdotes detectives Scherlock Holmes y su ayudante Doctor Watson, a desatar este nudo gordiano, ya que se ha convertido en una dificultad, un obstáculo para la santa paz que debe reinar en una abadía o recinto de Dios.

¿Como explicar la trama y urdimbre de este conflicto?

Elecciones.

La máxima autoridad de estas 16 monjas hermanas Clarisas, Sor Isabel, ya tiene 2 periodos de gobierno y por lo tanto no puede ser reelegida, de acuerdo a los estatutos. Las opiniones obtenidas a través de las redes y YouTube, es que está monja dio una especie de Golpe de Estado Religioso y se auto proclamo para su tercer periodo.

Pero, sus compañeras, una no comparte el auto golpe, y cinco dicen desconocer lo que esta pasando. Solamente diez monjas apoyan el golpe de estado.

El segundo motivo de estas monjas, es que están en rebelión con el papá Francisco y sus reformas. Además de desconocer su autoridad como papá.

Otro motivo, es que solicitan sean reconocidos los derechos de la mujer monja. Están cansadas de que las sotanas hombres, las usen como sus manos derechas, ellas manifiestan que los sacerdotes no son "mochos", por lo tanto ellos deben realizar sus propias labores.

Solicitan sean reconocidas, como máximas autoridades de la iglesia.

Y, un punto, que debe ser aclarado. Es la supuesta compra venta, de una abadía, donde la hermana Sor Isabel, dio la inicial de 100 mil Euros y se comprometió a realizar los demás pagos y nunca los realizo. Estos 100 mil Euros, son las ganancia o ahorros de estas 16 monjas Clarisas por vender dulces.

Y, de paso, la hermana Sor Isabel, pretendía colocar la propiedad en manos de un tercero.

Los servicios de contra inteligencia del Vaticano, venían realizando seguimiento a esta operación compra – venta ilegal de esta abadía.

Ahora lo triste de estos hechos.

Esta congregación de hermanas Clarisas, su doctrina es vivir en pobreza.

Y, hay que ser muy valiente, para realizar votos de pobreza para servirle al Señor.

Cuando se es joven, a lo mejor la cruz no pesa tanto, pero al llegar a viejo y no poder vender, ni siquiera la fuerza de trabajo, es una verdadera angustia y pesadilla que golpea a las ancianas y ancianos.

Pocas, son las monjas que disfrutan de seguridad social, por lo tanto, las más jóvenes, viven de las pensiones de las más viejas.

Sin incluir, que tienen que comprar alimentos, medicinas, pagar la luz – calefacción – aire acondicionado, agua, impuestos.

Además que estas monjas no tienen hijos, que siempre son los que ayudan a sus madres.

Es imposible, que la venta de dulce y las pocas pensiones, además de los costos de mantenimientos sumamente caros de la abadía, den para tanto.

Es posible, que estas monjas, hayan entrado en pánico, al saber que todo este mal entendido, puede originar a que las echen de su hogar de toda la vida y se sientan huérfanas por parte del Vaticano.

De verdad, que estas profesionales de Dios. Que le han trabajado directamente a Dios e indirectamente al Santo Patrono del Vaticano, se sienten no atendidas o escuchadas por el papá Francisco.

Y, como toda trabajadora, están solicitando le sean reconocidos, sus derechos laborales, por ser mano de obra indirecta del rico y poderoso patrón del Vaticano.

Es el derecho a tener y disfrutar de un techo en la vejez.

Igual, son los sacerdotes y sus derechos laborales.

Gracias por leer mi artículo.

Fuente: Intriga Contra El Papá Francisco.

Novela ciencia ficción.

Por X twitter, todos los jueves, a través de páginas digitales de Venezuela.


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 906 veces.



Lucas Pérez


Visite el perfil de Lucas Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: