El mal llamado Unilateralismo en la Geopolítica Mundial

La aberración del unilateralismo es una práctica criminal que aplican los regímenes imperialistas conjuntamente con sus sucedáneas instituciones como el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Organización Mundial del Comercio (OMC), el Banco Mundial (BM), y cuatro hojas más de etcétera.

De ahí que el unilateralismo sea una práctica generalizada en el sistema internacional, asociada al ejercicio de la política exterior de un régimen fascista que impone su voluntad e intereses a contrapelo de otros, y subestima, ignora e incluso viola reglas o normas jurídicas establecidas en el sistema internacional, afectando consensos y tratados fijados por la comunidad mundial, cuyo arbitro es la inoperante Organización de los Estados Unidos (ONU), que ni tan siquiera ha podido contener el bloqueo estadounidense contra el pueblo de Cuba, después de más de 60 años.

EEUU ha ubicando a países como la República Islámica de Irán y la República Popular Democrática de Corea como países vinculados al terrorismo, igualmente Cuba y la República Bolivariana de Venezuela.

En resumen, la política exterior norteamericana evidencia en la actualidad más continuidades en su criminalidad imperialista que cambios, a pesar de que en ocasiones las apariencias de determinada retórica demagógica, de declaraciones grandilocuentes, pomposas o espectaculares, parezcan indicar antinomias entre liberales y conservadores, rupturas o cambios esenciales entre demócratas y republicanos o entre liderazgos personales. En el fondo opera la la lógica imperialista.

Hay un punto de inflexión que se ubica con el golpe de Estado de nuevo rostro, el 28 de junio de 2009, en Honduras, a partir del cual se desarrollaron, refinaron y aplicaron los métodos subversivos de carácter judicial, legislativo, mediático, junto a los tradicionales de guerra económica, cultural, psicológica, presión diplomática y militar.

Insistimos sobre esto, a manera de ejemplo, los casos de Nicaragua, Irán, Palestina, Venezuela, incluyendo hoy el caso de Pedro Castillo, en Perú, entre otros gobiernos de corte socialistas, democráticos, protagonicos y participativos.

El unilateralismo que emplean los régimenes fascistas, incluyendo la Unión Europea, están obcecados no ven más allá de su propia nariz, por controlar al mundo. Es ésta la criminal realidad del mal llamado unilateralismo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 536 veces.



Alberto Vargas

Abogado y periodista, egresado de la UCV, con posgrado en Derecho Tributario y Derecho Penal. Profesor universitario en la cátedra de Derechos Humanos

 albertovargas30@hotmail.com

Visite el perfil de Alberto Vargas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: