¿Sorpresas en Davos?

"La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida, ay, Dios" (Canción Pedro Navaja de Rubén Blades y Willie Colón)

Anualmente se reúnen en Davos, Suiza, los grandes magnates de la política, la economía y las finanzas, convencido como están, que el mejor mundo se construye bajo la lógica del capital, con sus expresiones actuales: neoliberal y globocolonizador.

Allí, en ese foro, no se habla de moral y de ética y la unanimidad siempre está presente.

Entre el 15 y el 19 de enero, se acaba de realizar la 54° reunión anual, con el lema: "Reconstruir la confianza", en un momento de fuertes turbulencias globales, con dos grandes guerras en curso, la que tiene que ver con Ucrania y el genocidio que lleva a cabo el sionismo israelí contra el pueblo de Palestina.

Dentro de ese paraguas, fueron cuatro las "prioridades temáticas interconectadas" que funcionaron como guía para los encuentros: lograr la seguridad y la cooperación en un mundo fracturado; crear crecimiento y empleos para una nueva era; la inteligencia artificial como motor de la economía y la sociedad; una estrategia a largo plazo para el clima, la naturaleza y la energía.

Un presidente icono de lo que allí se defiende, fue el nuevo inquilino de la Casa Rosada, en Argentina, Javier Milei, quien no tuvo "pepitas en la lengua" para expresar lo que piensa y defiende.

Dijo el capitalismo es el único modelo posible porque, según él, cualquier otra vía conduce al socialismo, y éste representa "un fenómeno empobrecedor" que ha matado a millones de "seres humanos".

Javier Milei, quien insistentemente se autocalifica de "libertario", dice que la única vía para lograr el éxito económico es el capitalismo de empresa, que considera como "el único sistema moralmente deseable" para erradicar la pobreza. "El capitalista es un benefactor social que, lejos de apropiarse de la riqueza ajena, contribuye al bienestar general".

Tras hacer un análisis personal a la historia del mundo, expresó que pudo comprobar que desde el año 0 hasta el 1.800, el Producto Interno Bruto (PIB) global estuvo estancado. Situación que cambiará radicalmente con la llegada del capitalismo en el siglo XIX, al registrar el planeta un crecimiento económico acelerado. Para esto acudió a cifras con las cuales dirá que la tasa de pobreza a nivel mundial cayó del 95 % en 1.800 al 5 % en 2020. "La conclusión es obvia: el capitalismo es la única herramienta que tenemos para terminar con el hambre, la pobreza y la indigencia, la evidencia empírica es incuestionable".

Abogando, como buen representante del capital, por la tesis del estado mínimo, y atacó toda regulación estatal, al socialismo, los feminismos y los "experimentos colectivistas" que, a su parecer, ocasionaron que los liderazgos occidentales abandonaran "el modelo de la libertad".

Más claro, diría mi madre en vida, imposible y, por eso decimos e insistimos, para quienes le hacen carantoñas: la ontología del capital está bien clara.

Pero este año, ocurrió una grata sorpresa. Resulta que hubo una voz disidente y para más señas, fue de América Latina. Se trató del presidente de Colombia, Gustavo Petro, quien, en ese espacio, tuvo la osadía de abogar por el restablecimiento del verdadero respeto al derecho internacional, que a su parecer "se ha vuelto pedazos", y lograr que el mundo haga un cambio efectivo al sistema financiero mundial.

Y para ello, dijo Petro, el mundo debe dejar atrás el "capitalismo de fortaleza, que levanta muros y arroja bombas", como "el genocidio" y el bombardeo contra niños palestinos por parte de Israel, en sus ataques sostenidos contra la Franja de Gaza, donde han muerto al menos 10.000 infantes.

Este cambio de paradigma, que para Petro es causante de la desigualdad y la pobreza, requiere también una atención debida a los retos actuales que representa la agravada crisis climática, que ahora necesita más fondos para ayudar a los países emergentes a enfrentar los efectos del cambio climático. Sobre esto dijo que los 100.000 millones de dólares anuales estipulados a partir de 2020 en el Acuerdo de París, "ya no son nada", porque la cantidad que se necesita anualmente sería "30 veces superior", lo que implica el necesario "cambio del sistema financiero mundial". Esa transformación podría comenzar por condonar las deudas de los países pobres y emergentes, para que inviertan en acción climática.

Petro también criticó la postura divisoria del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que se ha dedicado a separar "políticamente al Norte y al Sur" y lamentó la existencia de una "crisis civilizatoria", que comienza con la crisis climática, pero que tiene otras vertientes como la "barbarie" a la que está sometida Palestina o como la "relación comercial" que se impuso durante la pandemia del coronavirus para la compra de vacunas.

El presidente colombiano también indicó que el cambio que necesita el planeta, debe hacer a un lado la cooperación de "limosnas" que han ejercido los países ricos del Norte contra los pobres del Sur global. Para ello, es fundamental el uso de la tecnología de forma igualitaria y compartida, lo que sí generaría un cambio en la geopolítica mundial.

"Colombia paga una prima porque se le considera riesgoso como Brasil, Ecuador, Venezuela, como todos los países de la selva amazónica. Lo riesgoso hoy no son los países que tenemos la selva amazónica, son los países del norte".

Por eso, podemos decir, con Rubén Blades y Willie Colón, "la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida".

Como conclusión, diríamos lo siguiente, sin ser pitoniso:

-En el próximo año, con toda seguridad, será invitado Javier Milei, si logra superar el descontento creciente del pueblo argentino.

-En esa próxima reunión, probablemente Gustavo Petro no será invitado, si logra superar la cacería que le tiene montada la derecha colombiana y quienes de afuera son sus amos.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1052 veces.



Franklin González

Doctor en Ciencias Sociales, UCV. Sociólogo, Profesor Titular, Ex Director de la Escuela de Estudios Internacionales de la UCV. Profesor de Postgrado en la UCV, la Universidad Militar Bolivariana de Venezuela y en el Instituto de Altos Estudios ?Pedro Gual? del Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Exteriores. Fue embajador en Polonia, Uruguay y Grecia.

 framongonzalez@gmail.com

Visite el perfil de Franklin González para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Franklin González

Franklin González

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad