La comunidad europea: arrogante con los débiles servil con los poderosos

  • Observando el panorama, apreciamos que la Unión Europea, juega un papel insignificante en pro de la Paz, la solidaridad con los pueblos y el respeto por los Derecho Humanos, por el contrario, apoyando las sanciones que impone Los Estados Unidos a Venezuela y otros pueblos, financiando guerras y provocando la pobreza extrema en otras naciones, se presenta en la palestra internacional como Un Satélite al servicio de los intereses imperiales norteamericanos.

Cuando en el mundo empieza un despertar con relación a toda la confusión que intencionalmente se creó para estigmatizar a Venezuela, aislarla, desconocer sus instituciones legítimas y constitucionales, con el sólo propósito de apoderarse de sus bienes y recursos naturales, la Unión Europea, en un ejercicio de prepotencia insensata, aprueba prorrogar sanciones contra nuestro país, prolongando también, el cúmulo de calamidades en el orden económico-social que ocasionan a nuestro pueblo en general y en particular a los más necesitados.

Esta postura de la Unión Europea, que vista desde el contexto internacional es ilegal, obedece a su sumisión, frente a los Estados Unidos, país que le dicta pauta en materia de política internacional y eso lo constatamos porque en los conflictos que se generan a nivel del orbe, siempre observamos que siguen al pie de la letra las ordenes que desde el Norte le envían en una especie de Cartilla, para que ellos se la aprendan y la repitan de memoria.

Pero si ellos, quieren ser serviles a los Estados Unidos, si ellos quieren condicionar su soberanía e independencia a los dictámenes de ese país, es su problema y tendrán en cualquier momento que rendirles cuenta a los pobladores de esas regiones que aspiran a ser gobernados por Estados Soberanos y que atiendan en primer lugar a sus propios intereses.

Como la actitud arrogante e ilegal de la Unión Europea nos afecta directamente, observamos, como asumiéndola, se contradicen así mismos. Contradicen sus propios principios y valores, plasmados en los estatutos que han firmado para consolidar esa unión:

Fines de la Unión Europea, de acuerdo a sus propios Estatutos:

"contribuir a la paz y la seguridad y al desarrollo sostenible del planeta; contribuir a la solidaridad y el respeto mutuo entre los pueblos, el comercio libre y justo, la erradicación de la pobreza y la protección de los derechos humanos; el estricto respeto del Derecho internacional".

Si contrastamos, esos valores, plasmados en sus propio Estatutos con la realidad concreta, y en esta caso, con su postura frente a Venezuela, y frente a otros conflictos internacionales, le vemos las costuras, observamos cómo se hace aguas en sus propias narices los pregonados principios y valores.

En materia internacional vemos a sus directivos apoyando conflictos, financiando guerras entre pueblos, nunca mediando, siempre en actitud belicosa. Ejemplo de ello, y lo pongo por lo reciente, en su conducta frente al conflicto Ucrania-Rusia. Allí nunca han mediado, al contrario siguen a pie juntillas la política de los Estados Unidos, que utiliza a la OTAN, como instrumento de guerra para poco a poco acercarse a las fronteras de Rusia, para aislar, y rodearla de armas de guerra muy poderosas, para tener a ese país al alcance de sus misiles.

Entonces nos preguntamos, vendiendo armas, estimulando la guerra, ¿Contribuyen a la Paz del Planeta? O por el contrario, estimulando la guerra y financiando nuevos planes para crear armas más poderosas, ¿No están poniendo al mundo, al borde de una guerra nuclear?

Allí, claramente se observa una gran disparidad entre la Teoría y la Práctica, contradicciones evidentes, palmarias entre los valores y principios que pregonan, con su conducta bélica, prepotente, al margen del Derecho Internacional.

Si nos referimos al caso concreto de Venezuela, un país que forma parte de la Organización de las Naciones Unidas, que tiene los mismos derechos que los Estados agrupados en torno a la Unión Europea, observamos que su conducta no sólo es contradictoria sino, que niega esos principios.

"Contribuir a la solidaridad y el respeto mutuo entre los pueblos".

Y cuál es el respeto mutuo y la solidaridad que tararean, cuando a Venezuela le aplican más 900 sanciones y le impiden incluso, algo inhumano, la posibilidad de importar medicina, como sucedió con el caso de la epidemia de Covid que azotó a la humanidad. ¿Eso es solidaridad? ¿Eso es respeto mutuo?

Acaso es respeto mutuo, desconocer el ordenamiento jurídico como lo han hecho en el caso venezolano, donde desconocieron su representación diplomática, y llegaron incluso a respaldar un supuesto presidente interino con el que suplantaron a quien constitucionalmente fue electo por todos los venezolanos. ¿Es eso el respeto mutuo que pregonan?

Se ve diáfanamente como niegan sus propios valores y principio pero no solamente eso, sino, que se aprecia como siguen al pie de la letra los dictámenes de los Estados Unidos que impone las sanciones y ellos lo secunda, lo que demuestra de alguna manera lo sugerido en el título de esta reflexión, que la Unión Europea es En arrogante con los débiles y servil con los poderosos.

En su seno, tienen a flamantes representantes, europarlamentarios, que públicamente afirman que: " Europa es un Jardín y lo demás es una Selva", con lo que fomentan el racismo y la discriminación y no se ve que la tal Unión Europea, ni alguno de sus máximos representantes, desvirtúen estas declaraciones, sino, que quedan entre ellos como verdades que son consumidas y reproducidas por muchos de sus ciudadanos, como vemos, de acuerdo a los medios, las actitudes racistas que expresan a veces en El Metro, otras veces, en la Calles y hasta en eventos deportivos como el fútbol. Nos volvemos a preguntar, ¿Ese es el respeto por los pueblos, que profesan?. ¿De esta manera protegen los Derechos Humanos?

Podríamos continuar dando ejemplos de esta naturaleza, donde se evidencia que la Unión Europea, no sólo patea sus propios principios y valores, sino, que ante el mundo, por su actitud servil se posicionan como un Satélite de los Estados Unidos, que los pone a bailar al son de sus intereses.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1014 veces.



Jesús Sotillo Bolívar

Docente en la UCV

 jesussotillo45@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Sotillo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Sotillo Bolívar

Jesús Sotillo Bolívar

Más artículos de este autor