Denunciando ante el mundo la "brutalidad" del hecho

Cuando las cifras indicaban que hasta ayer (sábado 21 octubre) los bombardeos de Israel a Gaza habían dejado en 15 días cerca de 4.500 palestinos asesinados, el 70% de ellos niños, mujeres y ancianos, en Barcelona (España) la Embajadora de Israel en este país denuncia al mundo un hecho "brutal y antisemita".

De inmediato supusimos que la Resistencia Palestina (Hamas), en respuesta a las atrocidades de Israel contra Gaza, habría atentado contra la vida de personas, por lo cual la Embajadora denunciaba la "brutalidad" ocurrida en el Hotel Cortes de Barcelona.

Al verificar las noticias difundidas respecto al hecho nos enteramos que entre 90 y 100 personas (activistas de distintos movimientos políticos) que participaban en una manifestación denunciando las atrocidades cometidas en Gaza por Israel, accedieron al mencionado hotel. Retiraron banderas de distintos países y las sustituyeron por banderas palestinas. Después de una hora voceando consignas en el interior del establecimiento se retiraron. Según el Sindicat de Llogateres el propietario del Hotel es un hombre adinerado natural de Israel.

Así mientras los niños, mujeres y ancianos palestinos en Gaza son asesinados por bombardeos indiscriminados, los representantes del sionismo en España, denuncian como una "brutalidad" una protesta realizada en un hotel, en la que se denuncian los crímenes de Israel y se pide poner fin a los bombardeos contra la población civil de Gaza.

Ya la diplomacia israelí, y sus aliados en occidente, son especialistas en este tipo de operaciones mediáticas en las que las victimas aparecen como victimarios. Como no recordar la noticia de las decenas de bebes degollados por Hamas.

Es claro que el conflicto histórico que por territorios se mantiene en Medio Oriente entre Israel y Palestina no se resolverá por la vía de la confrontación y la violencia, pero no es menos cierto el interés de poderosos en mantener la guerra como medio de influencia y control en una zona geoestratégica para quienes no están dispuesto a perder su preponderancia mundial en el planeta.

Pero la denuncia de la Embajadora de los hechos del Hotel Corte en Barcelona sirvió para enterarnos que puertas adentro de Israel están ocurriendo cosas. Miles de personas plenaron calles de Tel Aviv el sábado exigiendo la dimisión de Netanyahu y su gobierno, muchos de estos manifestantes no dudan en señalar al Primer Ministro de criminal de guerra y culpabilizarlo a él y a su gobierno de los ataques de Hamas contra civiles ocurrido el 7 de octubre.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 919 veces.



Carlos Luna Arvelo


Visite el perfil de Carlos Luna Arvelo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: