El Bibi Sionista religioso" Benjamin Netanyahu responsable del desastre de Israel y Palestina

El desastre que sufrió Israel durante la celebración de Simjat Torá es claramente responsabilidad de una sola persona: Benjamín Netanyahu " El Bibi Sionista religioso" . El Primer Ministro, que se enorgullece de su vasta experiencia política y de su insustituible sabiduría en materia de seguridad, fracasó por completo en identificar los peligros a los que conducía conscientemente a Israel al establecer un gobierno de anexión y expropiación, al nombrar a Bezalel Smotrich e Itamar Ben-Gvir a posiciones clave y adoptando, al mismo tiempo, una política exterior que ignoraba descaradamente la existencia y los derechos de los palestinos.

Netanyahu ciertamente intentará evadir su responsabilidad y culpar a los comandantes del ejército, la inteligencia militar y el servicio de seguridad Shin Bet. Al igual que sus predecesores en vísperas de la guerra de Yom Kippur, vieron una baja probabilidad de guerra y sus preparativos para un ataque de Hamás resultaron defectuosos.

Despreciaban al enemigo y sus capacidades ofensivas militares. En los próximos días y semanas, a medida que salga a la luz el alcance de las fallas de las fuerzas de defensa y de inteligencia de Israel, sin duda surgirá una demanda justificada para reemplazarlas y hacer un balance.

Sin embargo, el fracaso militar y de inteligencia no exime a Netanyahu de su responsabilidad por la crisis en general, ya que, en última instancia, es el árbitro de las cuestiones de seguridad y política exterior de Israel. Netanyahu no es nuevo en este papel, como lo fue Ehud Olmert en la Segunda Guerra del Líbano. Tampoco ignora los asuntos militares, como afirmó serlo Golda Meir, en 1973 [cuando estalló la guerra de Yom Kippur], y Menachem Begin, en 1982 [el año en que Israel invadió el Líbano por primera vez].

Netanyahu también dio forma a la política adoptada por el efímero "gobierno de cambio" liderado por Naftali Bennett y Yair Lapid: un esfuerzo multidimensional para someter el movimiento nacional palestino en ambos flancos, en Gaza y Cisjordania, a un costo que parecería aceptable para el público israelí.

"Netanyahu está acorralado. Todo el mundo lo presiona, incluso dentro de su partido", dijo un reconocido experto de la política israelí, Akiva Eldar.

Según este especialista, ni siquiera el apoyo brindado a Netanyahu por el presidente estadounidense, Joe Biden, constituye un "cheque en blanco".

"Bibi [apodo popular de Netanyahu] se ve obligado a destruir la infraestructura de Hamás. Pero si eso implica que los niños de Gaza empiecen a morir de hambre, la opinión pública mundial estará en su contra.

En el pasado, Netanyahu vendió la imagen de un líder cauteloso que evitó guerras e innumerables bajas del lado de Israel. Tras su victoria en las últimas elecciones, sustituyó esta cautela por la política de un "gobierno de plena derecha" y tomó abiertamente medidas para anexar Cisjordania y llevar a cabo la limpieza étnica de la Zona C definida en Oslo, incluidas las colinas de Hebrón. y el Valle del Jordán.

Este plan también incluía la expansión masiva de los asentamientos [ilegales] y la expansión de la presencia judía en el Monte del Templo, cerca de la Mezquita de Al-Aqsa, además de alardear de un inminente acuerdo de paz con los saudíes en el que los palestinos no recibirán nada. . , con conversaciones abiertas sobre una "segunda Nakba" en su coalición de gobierno. Como era de esperar, surgieron señales de una ola de hostilidades en Cisjordania, donde los palestinos comenzaron a sentir la mano dura de la ocupación israelí. Hamás aprovechó la oportunidad para lanzar su ataque sorpresa el sábado.

Sobre todo, se comprendió plenamente el peligro que se cernía sobre Israel en los últimos años. Un ministro denunciado en tres casos de corrupción no puede hacerse cargo de los asuntos de Estado, ya que el interés nacional necesariamente estará subordinado al objetivo de liberarlo de una posible pena de prisión.

Éste fue el motivo de la creación de esta terrible alianza y del golpe judicial llevado a cabo por Netanyahu, y del debilitamiento de los altos oficiales de las fuerzas armadas y del servicio de inteligencia, que eran percibidos como adversarios políticos. El precio lo pagaron las víctimas de la invasión en el Negev occidental, y la población civil de Palestina.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1439 veces.



Antonio J. Rodríguez L.


Visite el perfil de Antonio J. Rodríguez L. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: