¿Hacia un capitalismo salvaje o neoliberal en España?

Tras las próximas Elecciones Generales, podríamos asistir a la formación de un Gobierno monocolor del PP que contará con el apoyo externo de Vox y que buscará implementar en España una "democracia no liberal" siguiendo la estela de Viktor Orbán, democracia iliberal que beberá de las fuentes del centralismo bonapartista, del neoliberalismo ayusiano y del paternalismo de las dictaduras blandas.

En el plano económico, el futuro Gobierno procederá a la implementación de las recetas neoliberales siguiendo la estela del llamado "milagro económico del paraíso neoliberal madrileño".Así, dicho recetario neoliberal incluirá la supresión o drástica reducción de impuestos para atraer a incontables empresas y fortunas extranjeras, así como la repatriación del talento joven expatriado, con el objetivo confeso de ser «una aspiradora de talentos y fortunas» que terminen convirtiendo a España en el paraíso económico neoliberal de Europa.

Otra de las clásicas recetas neoliberales sería privatizar la educación en aras de la sacrosanta libertad de elección, condenando de paso a los centros educativos públicos a convertirse en guetos de inmigrantes. Igualmente, se procederá al fomento de los seguros privados sanitarios, quedando la sanidad pública condenada a la obsolescencia y al saturamiento de las listas de espera, fruto de una progresiva reducción de las inversiones públicas en Sanidad.

En el paroxismo neoliberal, se procederá a la reducción del SMI y a la aprobación de una Reforma laboral que incluirá el libre despido, así como una restrictiva Ley de Huelgas, lo que significará en la práctica la perdida de derechos adquiridos por la clase trabajadora en las últimas décadas. Finalmente, siguiendo los dictados de Troika europea, se instaurará el retraso de la edad de jubilación, así como una drástica reducción de los subsidios de paro, jubilación y viudedad acompañado de una intensa campaña para adquirir Planes y Fondos privados de Pensiones.

Dichas recetas neoliberales tendrán como efectos colaterales el incremento desmesurado del trabajo precario, la progresiva pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores, el incremento galopante de la economía sumergida y del número de personas que se verán obligadas a vivir hacinadas debido a la escasez de vivienda nueva y a la escalada brutal del precio de los alquileres, todo cual significará de facto el retorno a escenarios económicos de los años 60.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 989 veces.



Germán Gorráiz López

Analista de temas económicos y geopolíticos

 germangorraiz@gmail.com

Visite el perfil de Germán Gorráiz López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: