El derrumbe de la supuesta democracia norteamericana

Les está pasando lo mismo que le sucedió a Chacumbele. Ellos mismos se están cavando su propia fosa y los enfrentamientos entre las máxima figuras de los llamados demócratas y republicanos, no son más que síntomas del grave deterioro de una dictadura que han mantenido por más de cien años.

Pero como dice el refrán no hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista. Vemos como la otrora vitrina, que se presentaba como modelo de democracia ante el mundo, se resquebraja, se hace añicos, frente a la mirada incrédula del mundo, que todavía acaricia, el cacareado: American way of life.

La verdad, es que el modelo de democracia norteamericana, nunca lo fue, sólo era sostenido por un avasallante poder mediático, que posicionó para el mundo ese espejismo, un mundo virtual, que todavía deslumbra a mucha gente y que impulsa a miles de migrantes a buscarlo como una especie de imán, pero cuando están allá, se ve inmersos en un panorama desolador y empiezan a formar parte de los millones que viven en los umbrales de la miseria.

Así como no había democracia en un país, donde el Presidente no es electo por votación universal, sus cámaras legislativas representantes de poderes empresariales y no populares, donde la política de sus altos ejecutivos la deciden los mandos guerreristas y las poderosas transnacionales, donde la elite demócrata-republicana silenciaba por la vía del crimen cualquier otra alternativa de cambio; donde la política del consumismo desenfrenado era el sustento del modelo de vida; la Americam way of life, también era un espejismo.

La mentira tiene patas cortas. Hoy cuando los Estados Unidos, pierde parte de su poder hegemónico, cuando el águila americana se despluma, vemos como en una especie de pancadas de ahogado, desesperados acuden a cualquier expediente, incluso amoral, para mantener el poder y la hegemonía que disfrutaban.

Invaden pueblos, sobre la base de cualquier justificación, bien sea utilizando las banderas de imponer modelos democráticos, la lucha contra el terrorismo, el narcotráfico, los derechos humanos, en fin, cualquier medio, aunque anti ético, para logar sus fines de dominio, que en el fondo, lo que verdaderamente buscan son los recursos naturales de pueblos que no pueden defenderse, para apropiarse de ellos y continuar con el ficticio desarrollo, del cual se ufanan pero que no es sostenible, por sus propio sistema y sus propios recursos.

Pero esa ilusión óptica, esa realidad virtual que su poder mediático creo y proyectó al orbe, utilizando también el mundo de la fantasía hollywoodense, se desvanece, se va disipando como humo en el viento.

Ya el mundo abre los ojos, todavía parpadeando, como por boca de su propio liderazgo, como la corrupción los carcome, como se trampean en las "libérrimas elecciones" , cómo inundan al mundo y a su propia gente de armas, para obtener dinero y poder sustentarse; como invaden a naciones indefensas para apoderarse de sus recursos y reservas de dinero y oro.

Y mucho más grave aún, es lo social, sus grandes ciudades colapsadas, por carpas donde viven miles de ciudadanos, sin ningún tipo de asistencia social. Otros millares deambulan por las calles de sus vitrinas, como la Ciudad de las Vegas, como zombis, drogados, porque se drogan al verse derrumbados sus sueños de American way of life.

Otros, duermen en sus propios carros, que antes era sancionado en los Estados Unidos, pero ahora como el propio estado se declarado incapaz de resolverles el problema de la vivienda, han buscado una forma milagrosa de resolver el problema y aprueban que dormir en el carro es un derecho, que a lo mejor lo llevan a una enmienda constitucional, para aumentar los derechos civiles.

Y siguen los milagros, ante la crisis económica que los agobia y que el sistema ya no le aporta salida, han encontrado una salida milagrosa, las drogas para resolver los problemas económicos, sin importarle el daño que puedan causar a su propio pueblo.

Si Ud. va a las Vegas, observará esta cruda realidad y la de miles de personas que viven en los ductos de aguas negras y donde se mantienen gracias a la venta de diversidad de drogas. Observará también como en el famoso paseo donde firman los encumbrados artistas de Hollywood, a cientos de personas mendigando o de buhoneros imitando personajes de películas famosas para poder medio sostenerse. Muchos de ellos también fueron víctimas del espejismo, American way of life.

Esa es la realidad, no virtual, sino, cruda, sin tapujos, de la sociedad norteamericana, una Águila que se despluma y da picotazos a diestra y siniestra en busca de recursos, que su propio sistema es incapaz de producir. Esos picotazos continuaran y muchos pueblos sufrirán el embate, hasta que definitivamente el Águila se desplume totalmente o algún poder la dome y controle.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1210 veces.



Jesús Sotillo Bolívar

Docente en la UCV

 jesussotillo45@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Sotillo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: