Nuevo Orden Mundial en el camino correcto

¿POR QUÉ LATINOAMÉRICA Y EL CARIBE NO PUEDEN QUEDARSE AL MARGEN DEL NUEVO

ORDEN MUNDIAL QUE SE CONSTRUYA AL FINAL DE LA GUERRA DE UCRANIA?

Más pronto que tarde, la guerra en Ucrania va a terminar, y sobre los resultados de ella se tratará de instaurar un Nuevo Orden Mundial. Los líderes de las grandes potencias mundiales ya están haciendo cálculos egoístas sobre el rol que desean jugar en la formación del mismo. Prueba de ello, es la reciente declaración de Angela Merkel, que considera que es necesario continuar «trabajando en una arquitectura de seguridad paneuropea con la participación de Rusia», Los pueblos del mundo no podemos permitir que ahora se repita las desafortunadas experiencias vividas , tanto al final de la Segunda Guerra Mundial, como al concluir la Guerra Fría, cuando las potencias ganadoras diseñaron ellas solas, los organismos y mecanismos del Orden Mundial que se instauró al finalizar las mismas, que dieron lugar a estructuras diseñadas y pensadas, fundamentalmente, en favorecer los intereses de esas potencias, y que al final, han resultado ineficaces a la hora de enfrentar y resolver los gravísimos problemas que enfrenta nuestro planeta.

Es vital que desde ya, el resto de los pueblos del mundo comiencen a elaborar, coordinadamente, la propuesta de un Nuevo Orden Global, inclusivo, democrático, y sobre todo, efectivo y eficiente. Solo así se salvará la humanidad. Para luego es tarde. En atención a los intereses de nuestra región, es que es necesario que las naciones latinoamericanas y caribeñas no permanezcan al margen de esos procesos constitutivos del Nuevo Orden, con una participación determinante, que corresponda al peso de la región. La única forma de lograrlo es con una unión efectiva de nuestros países, que presente una sola voz.

La confrontación existente actualmente entre las naciones de la región, con visiones divergentes sobre cómo debe ser el mundo que nazca, aconseja que la unión que se constituya esté formada,al principio, por aquellos países que comulguen con la idea de alcanzar un mundo democrático y libre de polos dominantes.

Para alcanzar ese objetivo, se debe aprovechar la actual presencia de presidentes progresistas en Argentina, Chile, Bolivia, Perú, Colombia, Honduras, México. etc., y, con bastante probabilidad, de Brasil.

Las declaraciones de los Presidentes de México y Colombia en la búsqueda de la paz en Ucrania, es un atisbo esperanzador de lo antes expuesto. Pero también la apresurada visita del Secretario de Estado norteamericano a varios países latinoamericanos, demuestra por sí sola, el poder e importancia que tiene nuestra región en el escenario mundial. Una unión así integrada, cuyos habitantes suman, según cifras del Banco Mundial, más de 550 millones (que representa un 90% de la población de América Latina y El Caribe) conformaría un organismo con un gran poder de influencia y negociación con el resto del mundo. Pasaría a ser el interlocutor obligado de cualquiera que quiera relacionarse con nuestra región y constituye una garantía de la construcción del Nuevo Orden Mundial en el camino correcto.

Dependiendo del éxito que alcance, no quedaría en la práctica ningún país de la región que no se quisiera sumar a esa Unión. Además, serviría de simiente para alcanzar la definitiva integración regional en las áreas de la ciencia, de la cultura, del deporte, de lo social y de lo económico, y para actuar efectivamente en la defensa del manejo de nuestros recursos naturales y de la soberanía de nuestros países, con todo el impacto que ello conlleva al desarrollo de nuestras naciones.

Pero antes, los países del área que se inscriben como "aliados importantes NO OTAN" (Argentina, Brasil y Colombia) deben entender que esa condición es totalmente incompatible con cualquier proceso de integración. Sobre los hombros de los líderes progresistas de la región descansa una enorme responsabilidad, hacer realidad la Unión Latinoamericana y Caribeña, que constituye el hito más trascendente de la historia nuestra región, después de la independencia del yugo español.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 492 veces.



Antonio J. Rodríguez L.


Visite el perfil de Antonio J. Rodríguez L. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: