El feminismo de Doña Dina Boluarte

En la última conferencia de prensa del 17.12.2022 de Dina Boluarte, se ha observado la utilización sentimental de su posición como madre, mujer e indígena apelando al indigenismo y feminismo para coaccionar y así, defender un golpe de Estado parlamentario.

Se presenta ante el país y a la opinión pública como una mujer maltratada, con la finalidad de lograr solidaridades, pero sobre todo sororidad y ser defendida por otras mujeres en el Perú y en el exterior. Esto no es más que una vil manipulación a través del discurso. Abusa y se vale de la conciencia de género de un país y de un continente que posee altos índices de violencia machista y femicidios, por lo tanto es un tema altamente sensible y que causa conmoción social. El objetivo de esta estrategia es defender las posturas y los privilegios de la élite política, económica, eclesiástica, militar y mediática que han manifestado su talante oligárquico, racista y clasista que durante más de 200 años ha despreciado al pueblo peruano. Igualmente ha utilizado las legítimas luchas de los pueblos indígenas para justificar la matanza de más de 25 peruanos y centenares de heridos hasta este momento.

Si revisamos las redes sociales y atendemos los discursos feministas e indigenistas de quienes defienden posturas y votan desde la derecha pasando por la social-democracía hasta la izquierda, nos permite diferenciar que entre ellas, las une la conciencia de género, pero están completamente divididas por sus posiciones políticas, culturales, sociales, económicas y religiosas. Ponen entonces en evidencia un presunto feminismo indigenista que busca captar la atención, simpatía y empatía de todas las mujeres descencientes o no de indígenas, solo a nivel de género, pero en todo lo demás carecen de conciencia social, popular y colectiva, en otras palabras, carecen de conciencia e identificación de clase.

Por otro lado en Perú existe un racismo de Estado y se utiliza como ejercicio político en contra del pueblo, irrespetando así su propia Constitución que dice: "Todas las personas nacen libres e iguales ante la ley, recibirán la misma protección y trato de las autoridades y gozarán de los mismos derechos, libertades y oportunidades sin ninguna discriminación por razones de sexo, raza, origen nacional o familiar, lengua, religión, opinión política o filosófica", igualmente establece que "toda persona tiene derecho a gozar de un ambiente equilibrado y adecuado al desarrollo de su vida. Se reconocen la libertad de información así como el derecho a participar, en forma individual o asociada, en la vida política, económica, social y cultural de la Nación". Estos derechos son permanentemente violentados, no en vano el 53% de la población es considerada racista, el 28% manifiesta haber sido discriminada por su color de piel, el 20% por su estatus socio-económico y el 17% por sus rasgos físicos. Los mas vulnerables son las poblaciónes indígenas Quechua, Aimara, de la Amazonia y afroperuana, tal como lo evidencia los resultados de I Encuesta Nacional Percepciones y actitudes sobre diversidad cultural y discriminación étnico-racial emitidos por el propio ministerio de cultura del Perú.

Dina Boluarte habló como "mujer, madre, como la primera mujer que logra ser Vicepresidente y Presidente del Perú en 200 años", también lo hizo en el idioma de los pueblos originarios Quechua, exacerbando y abusando falsamente del feminismo y del indigenismo que son el estandarte de muchas de las luchas progresistas a nivel nacional e internacional. Con esto una vez más confirmamos que la conciencia social, popular y colectiva es siempre integral y transversal, por lo que, no puede existir bajo ningún concepto un Feminismo que se acompañe del indigenismo, mientras que simultaneamente, defienda a un sistema liberal capitalista y explotador, que además ha dado un golpe de Estado parlamentario, de corte abiertamente racista, clasista y extremadamente violento, apoyado por sectores de derecha, reaccionarios conservadores y la oligarquia limeña, que ha criminalizado a un pueblo, acusándolos de terroristas, pero a pesar de las amenazas y asesinados, siguen resistiendo en las calles, defendiendo sus derechos al voto popular, a elegir y ser elegido, a la democracia participativa protagónica y popular.

Con este falso "feminismo indigenista" de Dina Baluarte se está usando y abusando de la categoría de "género" y "etnias" como parte de un sistema de dominación explotador, cuando en realidad, el Feminismo real lucha contra la opresión patriarcal, por consecuencia lucha contra todo tipo de dominación, opresión y es profundamente anti-sistema.

Es muy preocupante para cualquier mujer, indo-mestiza y feminista, que se sub-utilice nuestras luchas por la reivindicación de los derechos indígenas y en defensa al derecho a una vida libre de violencia para las niñas y mujeres, con el objetivo de distraer y crear una confusión generalizada en la población más vulnerable.

Con contundencia hay que señalar que Dina Boluarte no es feminista porque defiende los privilegios de los opresores, jamás entendió que la verdadera transformación de una sociedad tan desigual como la del Perú, se hace desde la base, desde ese Perú profundo, tan históricamente maltratado, discriminado, criminalizado, justamente de ese Perú de donde surge el Presidente electo democráticamente Pedro Castillo.

Por todo lo anterior, el feminismo sin conciencia de clase, es la nada, simplemente no existe, todo lo demás "es un saludo a la bandera".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2092 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas