EEUU pierde su naturaleza imperialista

La debilidad del imperialismo de EEUU y de sus pretensiones agresoras o coercitivas sobre otros países radica en la fortaleza antiimperialista del resto de países del mundo y, a la inversa, la fortaleza del imperio americano radica en la debilidad antiimperialista de los pueblos del mundo. La paz es producto, pues, de la fortaleza política de la soberanía de las naciones del mundo y las posibilidades de sufrir guerras de agresión o preventivas, de su debilidad política como pueblos soberanos. Javier Colomo Ugarte

El camino de la paz imperecedera

La estrategia militar imperialista, aunque no se ponga en funcionamiento, radica en la disposición militar que se tiene de las fuerzas de combate y la de apoyo, estas se fundamentan en tres elementos básicos:

1. El despliegue de fuerzas militares en numerosos países del mundo asentadas en bases de apoyo. Actualmente EEUU es el único país del mundo que tiene esa distribución estratégica de sus fuerzas militares.

2. El desarrollo de una inteligencia militar distribuida por todos los países del mundo en función de asegurar la sostenibilidad de las bases militares en los diferentes países que están instaladas, interfiriendo si es preciso en la política interna de una país si la instalación de las bases corren peligro de desmantelamiento por decisión soberana del país respectivo.

3. La invención o magnificación de enemigos mundiales que permitan propiciar guerras o confrontaciones de guerra fría locales para mantener operativo el sistema económico militar y de inteligencia.

Si se quiere avanzar hacia un orden internacional mundial donde las guerras no puedan prosperar, el camino pasa inevitablemente porque EEUU pierda su naturaleza imperialista, y para conseguir tal objetivo las naciones del mundo amantes de la paz deberían colaborar entre ellas en los siguientes pasos:

1. Ningún país deberá disponer de fuerzas militares o bases de apoyo en otro país si no es por acuerdo de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

2. Simultáneamente se debería negociar la eliminación de las armas ofensivas de medio y largo alcance en todos los países del mundo. Si bien EEUU las tiene por su naturaleza imperialista, otros países en prevención de ser agredidos las tienen como estrategia defensiva ofensiva, pero su eliminación debiera ser gradual y simultánea en todos los países. Con esta medida el armamento nuclear dejaría de tener sentido.

Si se avanzará en ese nuevo orden militar mundial, necesariamente todas las fuerzas armadas de todos los países se situaría en una estrategia militar defensiva. Las posibilidades de guerra ofensiva y preventiva desaparecerían.

Llegado a ese estadio la confianza entre naciones aumentaría y las posibilidades de una paz mundial imperecedera también, de tal manera, que sería posible dar un nuevo protagonismo a las Naciones Unidas en la gestión de las fuerzas armadas en el mundo, para asegurar la paz ante posibles conflictos locales.

Si bien, el imperialismo, debido a la fortaleza política alcanzada por las naciones no imperialistas, han muerto históricamente, y la globalización económica hace inviable el recurso al proteccionismo y al desarrollo económico basado en la confrontación por áreas de influencia, la disposición militar y geoestratégica para una agresión militar mundial se mantiene principalmente por parte de EEUU y la posibilidad de utilizar esa fuerza en función de la necesidad de apropiarse de recursos energéticos estratégicos también; por ello, para alumbrar una nueva civilización donde la Paz mundial se asegure por siempre, es necesario acabar, en primera instancia con los mecanismos que pueden propiciar la guerra ofensiva, y en un segundo estadio todas las guerras.

El inicio de la guerra entre Rusia y Ucrania: la ‘operación militar especial’ de Putin

Vladimir Putin anunció la ofensiva militar que inaugura la guerra entre Ucrania y Rusia: una "operación militar especial" que tiene como objetivo "defender a las personas que durante ocho años han sufrido persecuciones y genocidio por parte del régimen de Kiev", a través de lo que llamó "la desmilitarización y desnazificación de Ucrania".

Horas después, las alertas de bombardeos se activaron en Kiev y aparecieron las primeras imágenes de explosiones en la capital y otras ciudades como Járkov, Odessa y Mariupol, mientras guardias fronterizos alertaban de la entrada de tropas rusas al país de forma simultánea.

El homólogo ucraniano de Putin, el presidente Volodimir Zelenski, llamó al mundo a «crear una coalición anti-Putin para obligar a Rusia a la paz«, una solicitud que de ser respondida por Estados Unidos y otros miembros de la OTAN, podría poner en marcha un escenario bélico de magnitudes inéditas desde 1945, cuando la Alemania nazi aceptó su rendición y la Segunda Guerra Mundial llegaba a su fin. El presidente de Rusia, Vladimir Putin, confirmó este viernes la anexión de cuatro zonas de Ucrania ocupadas por el ejército de su país.

 

El anuncio lo realizó durante una ceremonia en Moscú. En un discurso, el mandatario ruso dijo que las regiones de Jersón, Zaporiyia, Donetsk y Lugansk votaron a favor de unirse a su vecino. "La gente ha escogido", afirmó.

Los llamados referendos han sido ampliamente condenados por Occidente y Ucrania.

"Estoy seguro de que la Asamblea Federal apoyará a las cuatro nuevas regiones de Rusia (...) porque es la voluntad de millones de personas", dijo Putin en medio de un gran aplauso.

Aunque hizo un llamado a Ucrania a negociar, el mandatario ruso agregó que la anexión de las cuatros regiones . Las regiones ucranianas de Lugansk, Donetsk, Zaporiyia y Jersón se encuentran ocupadas en gran parte por el ejército ruso desde que se iniciara la invasión el pasado febrero.

Putin justifica la decisión de anexar estos cuatro territorios al haberse realizado unos cuestionados referendos ."No subestimes la habilidad de Ucrania para sorprender", me dijo un alto funcionario militar estadounidense a comienzos del verano, cuando Rusia continuaba avanzando en el Donbás.

La capacidad de Ucrania para sorprender se ha convertido en una insignia de esta guerra. Primero forzaron la retirada de Rusia de Kiev, la capital, y luego realizaron ataques en Crimea, península bajo dominio ruso.

Ahora está ocurriendo una sorpresa más en el este del país.

A pesar de un avance lento, agotador y costoso para su ejército, Rusia había conseguido sus mayores conquistas en esta zona. Ahora es Ucrania quien avanza aquí, recuperando miles de km² de territorio en cuestión de días.

 

 


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1351 veces.



Antonio J. Rodríguez L.


Visite el perfil de Antonio J. Rodríguez L. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: