El problema del plan "dos velocidades" de la Unión Europea va en dirección errada

Traducción desde el inglés por Sergio R. Anacona

Strategic Culture Foundation 

http://www.strategic-culture.org

/La visión de Macron sobre un nuevo club de la Unión Europea es como él, no impresiona y no original. El problema de cómo superar el dilema de oriente frente a occidente, aunque está eclipsado por un nuevo y preocupante fenómeno./

Aunque a veces resulta bastante exigente definir qué es una superpotencia a menudo resulta más fácil explicar qué no es una superpotencia. Pero ¿por qué alguien se molestaría en hacerlo cuando tenemos a la Unión Europea que de manera tan formidable nos lo demuestra? Ciertamente la historia se está repitiendo cuando la pretendida superpotencia que sufre vanas ilusiones de adecuación al escenario mundial y evidentemente es adicta a su propia narrativa. El plan "Europa Dos Velocidades" es una expresión que sigue apareciendo cada ciertos intervalos en la historia corta del bloque, muy a menudo de parte de dirigentes franceses que anhelan más poder que el club de la Unión Europea podría darles. Primero fue Francois Mitterrand en el año 1989 y luego mucho más tarde Valerie Giscard d´ Estaing en el 2000 en el Parlamento Europeo.

Y luego, recientemente por Emmanuel Macron que no emplea la expresión como tal pero cuyos recientes llamados por una segunda Comunidad Europea construida con los miembros de la Unión Europea y otros factores periféricos (quizás Turquía el Reino Unido y la Ucrania) que está obteniendo alguna atención de parte de los medios corporativos.

El basamento del plan es sencillo. Francia desea que sus propias iniciativas por una Unión Europea más federal que ella más o menos dirigiría, y para no seguir siendo bloqueada por el sistema de votación con derecho a veto. Este inconveniente data desde fines de la década de los ochenta cuando el Reino Unido habitualmente bloqueaba todas las grandes ideas de superpotencia—armonización de los impuestos, el ejército de la Unión Europea y Bruselas por lo general apuntando por encima de su peso en el escenario mundial—cuando se emitieron los votos finales.

Actualmente se mantiene el mismo problema pero ya no es el Reino Unido haciendo el bloqueo sino lo que Francia y Alemania consideran estados fallidos dentro de la Unión Europea que no comparten la visión federalista y se inclinan más por el campo Atlanticista, prefiriendo a la OTAN y a Estados Unidos como el hermano mayor a quien la Unión Europea debe seguir. Últimamente la guerra de Ucrania y el Covid han puesto en evidencia la división que actualmente es mayor más que nunca dentro de la Unión Europea y que grandemente divide a oriente y occidente dentro del bloque. Y son los federalistas recién nacidos como Macron que ven a estos países y algunos disidentes bloqueando el "progreso" que grandes pensadores se refocilan en él. Muchos de estos países del Este Europeo son miembros reacios de la Unión Europea pero no ven otro modelo de bloque comercial que les brinde tales beneficios anuales, particularmente para sus sectores agrícolas; y algunos de estos países tienen un feral desdén por los franceses a quienes aluden con una mueca en la cara como si tratara de excremento de perro colocado deliberadamente en su paleta mientras hablan.

Pero la vieja idea de una "Europa de dos Velocidades" ahora no funcionará con Macron y sus planes. El viejo modelo sencillamente eliminó el sistema de votación por unanimidad en los temas de alta política. Macron sabe que conseguir que países como la República Checa, Hungría y Polonia siquiera apoyen semejante nuevo sistema de votación, sería difícil de conseguir. La idea es que una nueva agrupación de países de la Unión Europea con algunos amigos agregados, no necesitarían de tal sistema de votación estando ellos en el mismo lugar cuando se trate de pensar en la pantalla grande de la política exterior. Lo genial de esto es que en primer lugar impediría el ingreso de estos países y una vez armado y funcionando poder formar un ejército denominado de la Unión Europea y acordar algunos despliegues internacionales en misiones de paz e iniciar guerras en las ex colonias de Francia, todo al servicio de los objetivos del Elysee. Conocemos ese tipo de pensamiento.

El problema es que estos astutos diablos de la Europa del Este lo han preparado y es improbable que siquiera voten a favor del plan para en primer lugar obtener el sello de aprobación de la Unión Europea dejando que esta se vea disfuncional, irrelevante y el plan de Macron de dirigir un super estado de la Unión Europea que dirija la batuta por una nueva y reluciente doctrina en política exterior, viéndose como un croissant cuyo vecino marroquí acaba de aplastar con su Renault 15 diesel.

Pero ese no es el único problema con la idea de una Europa de dos velocidades.

Lo que realmente está haciendo retroceder mucho más la idea del pobre Emmanuel es que el nuevo sistema ad hoc de Europa que trabaja en dos niveles está emergiendo por las razones más equívocas amenazando con descarrilar todo el proyecto.

Mientras la Unión Europea se congratula a si misma por adoptar una nueva reglamentación que prohibirá que el gas y el petróleo ruso se venda a los estados miembros –lo hizo—aparte de las palmadas en la espalda en Bruselas de parte de los diplomáticos de Alemania e Italia cuyos funcionarios de estos mismos países en casa parecieran desafiar las normas que ellos señalan haber firmado. De acuerdo con informes de prensa la Unión Europea adoptó una Directiva que solamente Hungría acata. Aunque en realidad, cuando Ud. deje de reírse de los informes de parte de los países candidatos como Serbia que recientemente firmó un nuevo acuerdo gasífero con Rusia, está Alemania e Italia que están insinuando que ellas no tienen ninguna intención de respetar la prohibición de la Unión Europea. Y, justamente cuando Ud. pensó que Ud. comprendió la euro jerigonza de la directiva misma, los funcionarios de la Unión Europea parecieran haber realizado un retroceso masivo sobre estoicas exigencias anteriores y actualmente admiten que la vaga terminología de la misma directiva está diseñada para permitirle a los estados miembros una "puerta de escape" para comprar gas y petróleo ruso, incluso pagando con rublos, si lo prefieren.

Eso no es exactamente lo que tenían en mente Mitterand, Giscard d´Estaing o Macron cuando pensaron en una "Europa de dos velocidades" pero la vacilación y la falta de unidad continúa manteniendo al rublo en alto nivel y el dinero fluyendo desde los países hacia Rusia. Uno tendría que preguntarse cuánto tardarán los ciudadanos de la Unión Europea en darse cuenta, abrir sus ojos y ver que la Unión Europea necesita hacer el cambio y mudarse a su velocidad menor si quiere sobrevivir dada la inflación que hoy es la mayor amenaza a su supervivencia ya que sus propias elecciones están a dos años plazo. La guerra de desgaste le parece a muchos una movida inteligente, pero, ¿pueden los países de la Unión Europea y Bruselas misma permitirse ese lujo? Hasta ahora la Unión Europea ha sido completamente servil con su maestro Estados Unidos cuando se trata de Ucrania. Pero el plan de derribar a Putin pareciera auto indulgente para aquellas elites políticas y aún mucho peor que otro anteriormente más alocado donde todos participaron pero que también fracasó espectacularmente: el derrocamiento de Assad.

Resulta interesante el fracaso de Occidente en derribar a Assad lo cual incluyó el pago a una "docena sucia" de grupos yijadíes en Siria que básicamente eran de Al Kaida o del ISIS. Resulta curioso como ahora tropas británicas y norteamericanas en el sudeste de Siria están actualmente entrenando a aquellos mismos yijadistas para combatir en Ucrania. Uno tiene que preguntarse cuál será la próxima movida de parte del Biden diciendo tonterías cuando este plan le reviente en la cara y tenga que enfrentar palabras de cuatro sílabas en el apuntador que ni siquiera sabe pronunciar y cuyo significado ignora.

Nota.- Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidos en

www.strategic-culture.org



Esta nota ha sido leída aproximadamente 272 veces.



Martin Jay

Periodista británico.


Visite el perfil de Martin Jay para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: