Harakiri económico de la Europa Occidental

Las sanciones económicas de Occidente contra Rusia han puesto en marcha una serie de eventos que inevitablemente conducirán al fin del dólar, el euro y el fracaso de Estados Unidos como el proveedor de energía a Europa que pretende ser.

Al ordenar a Europa Occidental que impusiese severas sanciones económicas a Rusia tales como eliminar las plataformas bancarias, Estados Unidos sólo demostró el genio táctico de Putin y desató una serie de eventos que inevitablemente significarán la desaparición del dólar, del Euro y el colapso económico final del endeudado Estados Unidos.

Ahora hay una carrera global que se aleja del dólar y de los sistemas de control financiero basados ​​en él dólar, como SWIFT. Es casi como si Biden y las naciones occidentales en realidad estuvieran tratando de detonar el dólar y ponerlo de rodillas, poniendo fin a los 75 años (1971) de dominio del dólar como moneda fiat, una moneda sin fondos ni respaldo en un tardío salto suicida por un precipicio.

El precio del petróleo Brent ya superó los US$118/ppb. Un hecho que llenará en gran medida las arcas del Kremlin y vaciará las de Alemania, el vasallo más obediente de Estados Unidos. Que Berlín se niegue a activar el gasoducto North Stream2, Europa tendrá que pagar un 40% más por el gas licuado, producido por el oneroso fracking al que están obligadas las petroleras estadounidenses que explotan los pozos exhaustos si que ese gas de esquisto licuado alguna vez logra cruzar el Atlántico, algo que en el clima internacional actual está muy lejos de ser seguro.

Las contrasanciones rusas golpearon a Europa y a Estados Unidos que ahora están desabastecidos de hidrocarburos y Estados Unidos ya está operando sólo porque recurrió a sus reservas de petróleo, para evitar una parálisis económica cuando está aún recuperándose del desastre económico que resultó de los confinamientos ordenados con el pretexto del COVID. La situación es tan grave que Washington olvidó el guión de su comedia ``Guaidó Presidente Encargado y mandó una comisión a negociar con Nicolás Maduro una renovación del suministro petrolero.

Es que tal como en la Segunda Guerra Mundial el petróleo de Venezuela es de gran importancia para abastecer de energía a Estados Unidos más que a Europa, porque Alemania se desabastece ella misma y al resto de Europa porque el democrático gobierno Federal alemán, sigue por órden de Victoria Nuland, Subsecretaria de Estado USA,no autoriza la entrada en funcionamiento del gasoducto bajo el Baltico conocido como North Stream2, recién terminado que desemboca en Alemania para llevar gas ruso barato por vía directa no solo a Alemania sino a toda Europa. Quos vult perderé Jupiter dementat



Esta nota ha sido leída aproximadamente 716 veces.



Umberto Mazzei


Visite el perfil de Umberto Mazzei para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: