Aplaudo feliz denuncias de AMLO contra ricos y ladrones; pero enfurece su miedo a castigar

1. Son miles de miles de millones, es decir billones de pesos, los que año tras año, sexenio tras sexenio, se han llevado y siguen acumulando los grandes empresarios y políticos en México. Son dos siglos, en particular desde el gobierno de Miguel Alemán (1946-52) -el presidente que de manera descarada se vendió a Truman- el presidente yanqui que en 1945 firmó el fin de la segunda guerra mundial. Antes los robos y desfalcos de funcionarios y políticos no se contaban en billones, pero hoy la acumulación es gigantesca; basta contabilizar las grandes denuncias de López Obrador. Lo grave es que parece de risa porque no se piensa que los despojados son el 80 por ciento de la población que sufre pobreza, miseria y hambre.

2. Sin esos despojos no habría tantos millonarios ladrones, habría muchas fuentes de trabajo, así como ningún desempleado y los salarios no serían los más miserables del mundo. Es decir habrían menos ricos con menos dinero y menos pobres desesperados, por tanto una tendencia hacia la igualdad. Pero en México sucede lo contrario a pesar de la pandemia: más millonarios y por tanto más miserables, profundizando la desigualdad. ¿Cómo carajos servir a los pobres si el dinero lo tienen los ricos millonarios? Por ello se dice: hay que expropiar parte de la riqueza de los poderosos para crear empleos bien pagados. ¿Cómo hacerlo? Obligándolos a entregar parte de sus ganancias y elevándoles los impuestos.

3. Obviamente, vendría de inmediato una campaña argumentando que "no hay libertades" para robar, explotar, saquear, a un país que tienen que los ricos tienen en la miseria desde hace muchas décadas. Se abriría una feroz campaña anticomunista exigiéndole a EEUU que intervenga para derrocar al gobierno. ¿Qué amenazarán los empresarios con irse del país y harán campaña para que ya nadie invierta? Si el gobierno se prepara bien nadie podrá llevarse su fábrica, sus negocios, sus residencias y sus capitales de los bancos. No faltarían profesionistas jóvenes que se encarguen de la administración de las empresas y la comercialización de los productos; ni tampoco faltarán los consumidores internacionales de nuestro comercio. Pero México no puede castigársele como a Cuba.

4. ¿Cómo no aplaudir denuncias, el recordatorio, contra la corrupción en la UNAM, en Conacyt, el desfalco de inversionistas de paraísos fiscales en España, las denuncias contra los que deben y no pagan impuestos, de los miles de funcionarios que cobran más que el presidente, la continuidad del robo de petróleo y los negocios de empresas extranjeras, el control de la electricidad, que INE y jueces sigan imponiéndose, las burlas de Salinas Pliego, del general Cienfuegos y de los expresidentes? Todas esas denuncias han sido positivas por ayudar al desarrollo de la conciencia; pero de muy poco servirán si todo queda en palabras que –como dicen por aquí- muy pronto se las llevarán el viento y se olvidarán.

5. La 1T es la Independencia de México respecto al imperio español; la 2T es la Guerra de Reforma contra el clero católico dueño de riqueza y poder, también contra el imperio francés en México; la 3T es la Revolución Mexicana que derrocó la dictadura de Porfirio Díaz; la 4T es la lucha contra el conservadurismo y el neoliberalismo. Ninguna de las llamadas transformaciones se planteó nunca –ni logró- aminorar los pobreza y la miseria de la población mexicana; sólo dieron el poder a una nueva o distinta clase dominante. De 1810 a 2021 son más de 200 años que políticos y empresarios dominan en todos los campos. Del sistema esclavista y feudal pasó México al capitalismo. Siguen las denuncias y todo sigue igual. (23/X/21)

Gracias Asamblea Popular (Aporrea) por publicarme)

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 654 veces.



Pedro Echeverría


Visite el perfil de Pedro Echeverría para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: